Son guardianes de la naturaleza, porque están en permanente monitoreo y verificación de los puntos de calor y zonas de amortiguamiento en la Reserva Biológica Indio Maíz y Refugio de Vida Silvestre Río San Juan.

La principal labor que realizan los guardianes, de muchas que hacen, es el monitoreo ambiental para prevenir afectaciones a los recursos naturales, por posibles incendios y otras amenazas antropogénicas (perteneciente o relativo a lo que procede de los seres humanos que, en particular, tiene efectos sobre la naturaleza).

Estos guardianes de la madre tierra están integrados por el personal del Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) y el batallón ecológico del Ejército de Nicaragua, quienes mantienen una vigilancia permanente a través de un monitoreo en los puntos de calor, a través de un sistema satelital, de cara a proteger los ecosistemas y la madre naturaleza.

RESERVA

En esta labor están otros guardianes que trabajan desde el terreno, atentos ante cualquier incidencia que vaya en contra de la madre naturaleza; se trata del observador ambiental comunitario que juega un papel fundamental en la preservación y protección del medio ambiente, además con la capacitación recibida ayudan a fortalecer y promover buenas prácticas agrícolas en las áreas protegidas.

No se puede obviar a los comunitarios, entre ellos, líderes y productores quienes también hacen una labor de guardianes en el cuido y preservación de la madre naturaleza.

RESERVA

Recorridos por ambas reservas

El Marena realizó dos recorridos sobre la Reserva Biológica Indio Maíz y Refugio de Vida Silvestre Río San Juan, donde visitó algunos puntos de calor localizados a través del GPS, constatando si esos puntos de calor son incendios forestales o quemas agrícolas; con este trabajo se mantiene monitoreo sistemático de la biodiversidad.

Esa labor contó con el apoyo del batallón ecológico del Ejército de Nicaragua, quienes los acompañó en los sitios que visitaron; también fueran asistidos por los líderes comunitarios y habitantes de los sitios, quienes desde el terreno tienen conocimiento de lo que ocurre en el sitio.

El personal de Marena para hacer los recorridos se apoyó del monitoreo, para ello, cuentan con un equipo satelital y GPS, para ir a verificar los puntos de calor, si hubo un incendio, un conato o si fue falsa alarma.

Las coordenadas de los puntos de calor las introducen en el GPS, después se van a través de las rutas que les indica el aparato, las ubican en el mapa y van al sitio para verificar si el posible incidente es: quema agrícola, incendio o si es una falsa alarma.

RESERVA

El personal del Marena, batallón ecológico del Ejército de Nicaragua y comunitarios realizaron el recorrido terrestre, por la Reserva Biológica Indio Maíz; primero llegaron en camionetas a la comunidad La Quezada; después se trasladaron a caballo para llegar a la comunidad Aguas Zarcas, pues tenían que llegar hasta los puntos arrojados por el GPS, y de esa manera constatar que sean correctos y tener la certeza que no existen incendios forestales.

Fernando Maldonado, delegado territorial del Marena en Río San Juan, manifestó que están enfocados en la Estrategia Nacional del Monitoreo Ambiental, con el propósito de prevenir incidencias en los recursos naturales y la conservación de los mismos.

Maldonado valoró que el Marena realiza acciones como: recorridos terrestres, acuáticos, monitoreos de incidencias ambientales, charlas de educación y sensibilización ambiental, congresos con la familia, asambleas, encuentros comunitarios, en función de motivar la prevención de los incendios forestales y quemas agropecuarias.

“Ahorita nosotros vamos en la ejecución del recorrido terrestre. Estamos en este momento en la zona de amortiguamiento de la Reserva Biológica Indio Maíz, con la intención de monitorear las incidencias ambientales provocadas por los incendios o quemas agrícolas en este territorio”, comentó.

RESERVA

Para la actividad de monitoreo y verificación, Maldonado destacó que tienen hermanamientos con los líderes comunitarios y las personas que tienen amor por la madre tierra.

“Participan como colaboradores voluntarios del Marena, con la función de observadores ambientales, que son los ojos y oídos en cada territorio, comunidad y áreas protegidas, son los que están en la primera línea”, resaltó.

El delegado territorial del Marena en Río San Juan dijo que también usan herramientas tecnológicas como el GPS, para llegar al punto donde se presente cualquier incidencia ambiental.

RESERVA

Recorrido acuático

En el recorrido acuático se navegó sobre el Río San Juan, desde San Carlos hasta El Castillo, Isla Diamante y comunidades como Bartola, Boca San Carlos y sectores aledaños, donde se encuentra un centro de gestión ambiental para verificar algunos puntos de calor y que todo estuviese con normalidad.

Emiliano Zavala, coordinador de área técnica del Marena en Río San Juan, expresó que realizaron un patrullaje acuático sobre el Río San Juan, con el objetivo de verificar y monitorear puntos de calor e incidencias ambientales, sobre las áreas protegidas del departamento de Río San Juan.

“Trabajamos con un monitoreo satelital que realiza Marena en todo el país, donde diariamente el satélite detecta los puntos de calor que ocurren en nuestro territorio, nos mandan a través del correo o WhatsApp, nos comparten esto a nivel central, entonces, nosotros nos encargamos, nos damos a la tarea de irlos a verificar al punto”, explicó.

Zavala mencionó que también en este trabajo se apoyan de los colaboradores ambientales del departamento, que es una red comunitaria que les brinda información del lugar, porque ellos están en el sitio.

También se trabaja en la prevención de los incendios forestales, no solo en la verificación de los puntos de calores, en ese sentido Zavala puntualizó que, “la prevención la trabajan a través de charlas, talleres ambientales, asambleas y encuentros con los productores”.

RESERVA

Héroes en el terreno

Elmer Sirias, guarda de áreas protegidas en Bartola, indicó que en esta época de verano siempre realizan una campaña para evitar incendios forestales agrícolas, para ello, están en constante monitoreo de la flora y fauna.

“Es una campaña que se planifica anualmente para que no ocurran incendios que vayan más allá”, agregó que por eso realizan también actividades como: charlas ambientales y ecológicas a los ciudadanos y productores, para la conservación de la flora y fauna.

En tanto, Santos Burgos, observador ambiental de la comunidad Quezada, expresó que mediantes reuniones con el Marena, han logrado hacer prevenciones de incendios forestales y de esa manera mitigar las quemas indiscriminadas.

RESERVA

“Que cada productor se haga responsable para la siembra y sus cosechas, prevenir esas quemas que se venían dando en años anteriores que arrasaban con los bosques”, comentó.

Burgos aseguró que también le avisan al Marena, de los puntos de incendios y también los apoyan con mochilas a mitigar el incendio.

Aconsejó que es importante conservar las reservas y las cuencas hidrográficas de la zona, “para la vida de nuestros futuros hijos y nietos”.

Como observadores ambientales, Burgos manifestó que cuidan, protegen y avisan al Marena, en el momento preciso antes que ocurra una catástrofe; eso es gracias al trabajo que realiza el Gobierno Sandinista, a través del Marena.

“Felicito al Comandante Daniel y a la Compañera Rosario por invertir tiempo y dinero en lo que es la protección del medioambiente de este departamento de Río San Juan y el municipio de El Castillo”, valoró.

RESERVA

Manuel Sandoval, guarda de áreas protegidas de la Reserva Indio Maíz, expresó que la responsabilidad que tienen como guardabosques, es un control y monitoreo de los recursos naturales, “nuestra función principal es resguardar los recursos naturales dentro de las áreas protegidas como en este sitio que nos encontramos, la Reserva Indio Maíz”.

Como guardabosques mantienen constante monitoreo porque se presentan incidentes como: las quemas, despale, la caza, entre otros.

Las visitas a las áreas protegidas del Refugio de Vida Silvestre de Río San Juan y La Reserva Biológica Indio Maíz, no se realizó por capricho, sino porque son los sitios donde se han detectado los mayores puntos de calor; pero después del monitoreo y verificación se constató que todo está en normalidad, tanto la flora como la fauna.

RESERVA

RESERVA

RESERVA

RESERVA