El compañero Carlos Fonseca Terán, hijo del comandante Carlos Fonseca Amador, señaló este lunes que con los Golpes de Estado violentos en América Latina, la derecha pretende recuperar el poder conquistado por la izquierda en las urnas.

En declaraciones a la revista En vivo del Canal 4, Fonseca Terán dijo que la derecha está abandonando su propio modelo de “democracia” burguesa porque sencillamente ya no le sirve.

Señaló que el movimiento revolucionario comienza a acceder al gobierno y a los espacios de poder a partir de la vía electoral dentro del modelo democrático burgués.

Es decir, con las reglas del juego hechas por la burguesía, la oligarquía, pro imperialista en su propio beneficio. Es decir, las reglas del juego de la democracia burguesa responden a los intereses de la burguesía, a los intereses de las clases históricamente dominantes, dijo.

Resaltó que aun así la izquierda logró derrotar a la burguesía electoralmente, con las propias reglas del juego puestas por la burguesía. No es gracias a la democracia burguesa que la izquierda llega a los gobiernos en diferentes países de América Latina. Es a pesar de la democracia burguesa, añadió.

Reseñó que es gracias a la lucha popular, porque en todos los países donde la izquierda llegó al gobierno, esa llegada al gobierno de la izquierda, fue precedida de luchas populares fuertísimas que hasta derrocaron gobiernos en Suramérica.

Sin embargo, vemos ahora que la burguesía, que la derecha proimperialista, las oligarquías, ya prácticamente están haciendo a un lado su propio modelo político, que es la democracia burguesa, indicó.

Están haciéndolo a un lado, porque ven que no les está sirviendo. Ven que la izquierda, ven que las fuerzas populares, le están ganando la batalla con sus propias reglas del juego, con la propias reglas del juego que están diseñadas para que siempre gane la derecha, aun así le gana la izquierda las elecciones, prosiguió Carlos Fonseca Terán.

Entonces ellos comienzan a dar Golpes de Estado, Honduras, Paraguay, Brasil, los intentos en Venezuela, Nicaragua, Ecuador, y ahora está el caso de Bolivia, detalló.

Derecha desesperada con modelo agotado

Si vos te fijás en la mayor parte de países donde la izquierda ha perdido el gobierno en América Latina, lo ha perdido por Golpes de Estado y no por elecciones, acotó.

Vos tenés un hecho y es que la derecha está renunciando a su propio modelo político. Cuando esto sucede es por que hay desesperación. La derecha está desesperada, Bolivia es la mejor muestra de eso, dijo.

El descaro con el que hicieron este Golpe de Estado, las barbaridades que han hecho. Los otros Golpes de Estado, tuvieron digamos cierto cuidado en guardar las apariencias institucionales, que no hacían que dejaran de ser Golpes de Estado, añadió.

Sin embargo, cuidaron más la forma. En este caso de Bolivia atropellaron todo, fue una cuestión increíble el descaro con el que hicieron este golpe, indicó.

Este golpe demuestra el nivel de desesperación. Señaló que esa nivel de desesperación viene de los avances de la izquierda: llegamos al gobierno en México, se levantó Ecuador, Honduras, Chile, ganamos en Argentina y ahora en Bolivia, y en Uruguay quedamos en primer lugar y vamos a ver lo que pasa en la segunda vuelta, recalcó.

Hizo ver que en Bolivia Evo Morales gana en primera vuelta. Ya es un nivel de histeria el que tiene la derecha, frente a este año victorioso de la izquierda en América Latina.

Contexto victorioso de la Izquierda en América Latina

En ese contexto victorioso de la izquierda en América es que la derecha llega al acto desesperado de crear un Golpe de Estado con esta característica, que es una victoria pírrica de la derecha, porque está clarísimo que el pueblo de Bolivia, está movilizado, está dispuesto a dar la batalla, está dando la batalla, ahorita no es que volveremos y seremos millones como dijo Túpac Katari, es que ya son millones, solo falta volver, dijo.

Ya están ahí las condiciones dadas para poder plantear esa batalla. Claro, habría que referirse también a las características propias que tiene Bolivia que son distintas a las nuestras, distintas a las de Venezuela, distintas a las de Cuba, que fueron digamos, esas diferencias las que permitieron que la derecha lograra derrocar temporalmente al gobierno de izquierda, señaló.

Sobre el reciente planteamiento del comandante Daniel Ortega de que con este tipo de acciones golpistas “los pueblos se sentirán con todo el derecho, la obligación de buscar las armas para tomar el poder por la vía revolucionaria”, Fonseca Terán explicó que el mismo está vinculado precisamente con el hecho de que, cuando la derecha renuncia a la democracia, ¿qué nos queda a nosotros?, la lucha armada, no hay de otra, pero no porque nosotros queramos, sino porque ellos lo están planteando.

Los revolucionarios nunca somos los que decidimos si vamos a la lucha armada o no, las clases oprimidas no son las que deciden si hay violencia o no hay violencia, la violencia comienza con la explotación, con la opresión, y con mucha más mayor razón si la violencia la ejerce la clase dominante a través de Golpes de Estado y a través de dictaduras militares, enfatizó.

Entonces en esas circunstancias las clases populares no tienen de otra que defenderse de esa violencia, de esa agresión violenta de las clases dominantes, a través de la violencia revolucionaria, reiteró.