El comandante Juan José Úbeda, veterano guerrillero sandinista que sufrió cárceles y vejámenes en las mazmorras somocistas, afirmó hoy que a 40 años de Revolución, el Gobierno sandinista continúa cumpliendo con el Programa Histórico del FSLN.

En declaraciones al programa En Vivo de Alberto Mora, en el Canal 4 de televisión, Úbeda permaneció tres años en las cárceles del somocismo y salió libre con el operativo del asalto al Palacio Nacional de Managua, ejecutado por un comando del Frente Sandinista.

El comandante Úbeda dijo que la lucha comenzó el 4 de mayo de 1927, con Sandino cuando se opuso al pacto de la ignominia en El Espino Negro en Tipitapa.

Ahí empieza la lucha por la verdadera emancipación de Nicaragua, resaltó Úbeda, quien estuvo en las filas del antiguo Ministerio del Interior con el comandante Tomás Borge y en importantes cargos en los años 80.

 

Añadió que ahí inició la lucha por la verdadera soberanía y por tener un ideario como Nación.Sandino es el que conforma la nacionalidad del pueblo nicaragüense, este pueblo que hoy se encuentra con valores de Nación.

Dijo que el coronel Santos López pasó la estafeta de Sandino a las nuevas generaciones como las de él. Santo López fue uno de los fundadores del Frente y era del Coro de Ángeles en el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional.

Él transmitió a las primeras generaciones de combatientes del Frente Sandinista su experiencia y el ideario de Sandino.

Añadió que la lucha contra la dictadura costó mucha sangre y la vida de muchos combatientes.

 

Desde que asesinan a Sandino, el crimen es una constante de parte de la dictadura, por lo mismo las condiciones de lucha se intensificaran para lograr erradicar esa peste, esa dictadura de nuestro país, refirió.

Resaltó que no hubo día en que la dictadura no asesinara a alguien durante 45 largos años que sufrieron los nicaragüenses ese calvario.

A lo largo de los años, los combatientes del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional fueron prácticamente cazados y aniquilados. Igual sucedió con las siguientes generaciones de sandinistas, recalcó.

Úbeda se integró desde muy joven a la lucha sandinista y dijo que desde esa época igualmente eran perseguidos y cazados como animales por los guardias somocistas.

Dos hermanos de Úbeda cayeron en la lucha sandinista y a la gente le daba temor visitar su casa y a su familia, por el solo hecho de ser sandinistas, de estar marcados por una dictadura criminal y eso generaba temor entre sus conocidos.

Era una casa proscrita entre parientes y amigos. Sin embargo, destacó que hubo gente valiente, que cuando fue juzgado por un Consejo de Guerra, se ofrecieron a declarar a su favor y para dar fe de que era un hombre de buena voluntad.

 

Hacer esas cosas en tiempos de la dictadura podría significar la muerte, agregó.

Relató que en el último encuentro que había tenido con su compañera de vida en la clandestinidad, a la que veía esporádicamente, ella le dijo que había quedado embarazada y la guardia se la llevó presa con cinco meses de embarazo.

Fue sometida a golpizas salvajes hasta que la hicieron abortar y la dejaron libre para que muriera fuera de la cárcel, refirió Úbeda.

Sobrevivió de puro milagro y con la ayuda de médicos que apoyaban al Frente Sandinista.

Dijo que Alma Nubia Maradiaga era una mujer valientísima, que fue torturada y golpeada y la hicieron abortar y casi se muere.

Esa es la brutalidad de la dictadura, a una mujer embarazada la hicieron abortar, reiteró.

Reveló que él estuvo 64 días desnudo, aislado y encapuchado en un cuarto con aire acondicionado a bajas temperaturas con el fin de destrozar su moral con el aislamiento.

Igual hicieron con el comandante Tomás Borge, pero no lograron doblegarles su moral.

Juan José Úbeda reiteró que el Frente Sandinista continúa cumpliendo su Programa Histórico a 40 años de Revolución y resaltó los logros de la Campaña Nacional de Alfabetización que logró reducir el índice de analfabetismo al 12 % en los años 80, entre otros logros como educación gratuita, salud gratuita, igualdad.