Tenía tan solo 18 años, cuando las dificultades que se vivían en su hogar obligaron a Cindy Dayana Abarca a buscar un trabajo que le permitiera ayudar a su madre y a sus 5 hermanos.

En el barrio de Santa Ana el único trabajo que encontró fue de ayudante de mecánica, sin imaginar que allí descubriría su pasión por esta labor.

Aunque su mamá le decía que estudiara una licenciatura y que la mecánica era para hombres, Cindy decidió seguir un curso de técnico en mecánica para ampliar sus conocimientos.

MECANICA3

Yo estoy orgullosa de mi mamá, porque ella es madre soltera y en mi casa muchas veces no teníamos ni que comer, es por eso que ella me motiva y me inspira a seguir adelante, es mi ejemplo a seguir”, señaló.

Quizás por cosas del destino, el amor lo encontró en un taller de mecánica donde conoció a su esposo Raúl Antonio Rodríguez Reyes, mecánico de profesión que logró robar el corazón de esta mujer pencona y luchadora.

Mi esposo ha sido el que siempre me motiva a seguir adelante en este trabajo y en ser mejor en la mecánica, siempre me decía que no tuviera miedo y que no me importaran los ‘qué dirá’ de la gente”, subraya.

Su anhelo era ser madre

Aunque todo parecía marchar bien para esta pareja, en 8 años de estar juntos Dayana no lograba quedar embarazada.

La verdad es que después de tantos intentos, mi esposo y yo ya estábamos resignados a que no íbamos a tener hijos, pero cuando menos lo pensamos por gracia de Dios, salió mi niño Raúl Isaac Rodríguez Abarca, convirtiéndose en mi mayor motor”, relató.

Hoy a sus 33 años, esta joven es madre de un bebé de 1 año y cuenta con un trabajo digno en el Taller Central de la Alcaldía de Managua.

Cuando salí embarazada yo me aparté de la mecánica porque mi embarazo era de riesgo, pero luego de unos meses de dar a luz me encomendé a Dios y fui a meter papeles al plantel de la Alcaldía Jackson Jácamo y me dieron la oportunidad de trabajo”, relata.

MECANICA

Valoró que el Gobierno sandinista ha venido a restituir los derechos de la mujer, “porque ahora nos pone en primer lugar, y podemos ser la cabeza de familia que aportamos también al sustento del hogar”.

Como yo ya había trabajado en otros talleres con varones, no tenía temor de iniciar mi nuevo trabajo. Sin embargo, para mis compañeros era primera vez laborar con una mujer”, agrega.

Siempre he trabajado en taller de mecánica, porque me apasiona reparar cada equipo, es como un objetivo o una meta a cumplir”, dice.

Un mundo de tuercas y biberones

Aunque esta mujer era una experta en la mecánica, se estrenaba como madre y tenía que saber manejar su trabajo rodeada de tuercas, llaves, tractores, aceite, y grasa con su rol de madre y el mundo de pañales, pachas y leche.

En el área de línea amarilla trabajan 7 varones, Dayana es la única mujer.

MECANICA16

Dayana dijo que la mezcla del rol de madre con su trabajo ha sido un poco dura y hasta podría decir difícil,“pero gracias a Dios tengo el apoyo de mi mamá que me apoya a cuidar a mi niño”.

Su día a día inicia a las 4:00 a.m. para dejar cocinado y alistar las cosas de su bebé, deberes que se repiten luego de la jornada laboral.

Su bebé es su motor

Destacó que se siente orgullosa de ser mamá, ya que su niño es su fuerza y motor, que la motiva a seguir adelante y velar siempre por su bienestar. “Mi hijo es mi miel, mi sol, mi luna, porque cada mañana al despertar miro sus ojos, cada noche me levanto allí está él, y mi miel, porque es el dulce que me complementa”, suspira Dayana.

Mencionó que hay días que son duros y cansados, pero ese sacrificio ahora lo hace por su hijo, “para ser una mecánica se necesita de interés, empeño, motivación e ilusión y toda esa fuerza hoy me la da mi tierno”.

Por su trabajo de mecánica, cualquiera diría que esta joven madre es de carácter fuerte, pero ella se describe de carácter, muy sentimental y frágil.

MECANICA16

El sueño de ella y su esposo es tener su propio taller de mecánica. También le gustaría profesionalizarse más en la línea de hidráulica.

Además aprovechar su tiempo libre para practicar natación. Dayana es ganadora del primer lugar en la competencia de Kayak “Mujeres activas, Mujeres Deportistas”, que organizó la Alcaldía de Managua el pasado 14 de marzo.

La única mujer mecánica de la Alcaldía

Su compañero de trabajo, Carlos Rodríguez, dijo que el desempeño de esta mecánica ha sido excelente, ya que ha demostrado su fuerza, porque trabajar con equipo pesado no es fácil.

Quizás más que sorprendernos, durante el tiempo que ha estado con nosotros, la apoyamos en todo y siempre estamos de la mano con ella en la labor asignada. Ella es carismática y se desempeña muy bien en lo que hace”, afirmó.

Carlos describe a esta mujer como una madre esforzada y luchadora, “le gusta salir adelante y siempre está preguntando para estar en un amplio aprendizaje.

MECANICA16

Resaltó que es importante que ahora sea un 50‑50, y resalta la igualdad y empoderamiento de las mujeres.

Lourdes Sevilla, administrativa del Taller Central de la Alcaldía de Managua, destacó que Dayana, es la única mujer que se desempeña en el área de mecánica. 

Su trabajo lo realiza en el área de línea amarilla, donde se ven todos los equipos pesados de la alcaldía.

Antes se estigmatizaba que una mujer trabaje en este tipo de oficio, pero con el Gobierno sandinista todo cambió y esta muchacha ha mostrado su ímpetu, entereza, porque esta labor es difícil y ella ha sabido ordenar su tiempo, porque es madre, esposa, líder de barrio, compañera sandinista, expresó.

Dayana es un ejemplo de la mujer nicaragüense, que gracias a este Buen Gobierno hoy tienen más oportunidades de trabajo para llevar el sustento a su hogar y demostrar sus capacidades y habilidades en cualquier labor.

MECANICA16