Un total de 13 embajadores concurrentes de igual número de países presentaron la noche de este miércoles sus Cartas Credenciales ante el Presidente comandante Daniel Ortega y la compañera vicepresidenta Rosario Murillo.

Los embajadores son: Embajadora Rut Krüger Giverin, del Reino de Noruega, concurrente desde México; embajador Anders Kompass, de Suecia, concurrente desde Guatemala; embajador Valentin Modev, de la República de Bulgaria concurrente desde México; embajador de la República de Zambia, Ngosa Simbyakula, concurrente desde Washington; embajador de la República de Polonia, Hermano Leszek Bialy, concurrente desde Panamá; embajador de Yemen, concurrente desde Cuba; hermano Mohamed Saleh Nasher; embajador de la India; Hermano Ravi Thapar, concurrente desde Panamá; embajadora de Irlanda, Barbara Jones, concurrente desde México; embajador de Osetia del Sur, Narim Kozaev, concurrente desde Moscú; Abjasia.

cartas-credenciales-daniel-ortega

Asimismo, entregaron cartas credenciales el embajador Zaur Konstantinovich Gvadzhava, concurrente desde Venezuela; el embajador de Hungría, Iván Pál Medveczky, concurrente desde México; el embajador de República Socialista de Vietnam, Nguyen Trung Thanh, concurrente desde Cuba y el embajador de la República de Filipinas, Demetrio R. Tuason, concurrente desde México.

Presidente Ortega: Todos los pueblos necesitan paz para enfrentar los grandes retos que tenemos

El presidente de la República, comandante Daniel Ortega Saavedra, en el acto de entrega de las Cartas Credenciales de los embajadores concurrentes de 13 naciones, dio la bienvenida a los diplomáticos en nombre del gobierno y pueblo nicaragüense, destacando que es una honra contar con su presencia en el país, tomando en cuenta que son parte de la comunidad de naciones y estados que representan a los pueblos del mundo.

Les damos la bienvenida con la palabra paz, que palabra más repetida a lo largo de la historia de la humanidad, por eso, nuestro poeta Rubén Darío, cuando venía de retorno a Nicaragua venía con un poema que decía ‘Yo voy gritando paz, paz, paz’ y no se cansaba de repetirlo, y esa ha sido la historia de la humanidad y ninguno de nuestros pueblos y ninguna de nuestras naciones, por muy avanzadas y desarrolladas que sean escapan a esa terrible historia del desarrollo de la especie humana, que ha sido una confrontación, la muerte, la violencia, la guerra, pasando por la esclavitud, pasando por el colonialismo, pasando por la explosión de la bomba nuclear y pasando por guerras entre los países más desarrollados de la época”, señaló.

cartas-credenciales-daniel-ortega

El comandante Ortega recordó que en siglos pasados existió la disputa por la hegemonía para hacerse dueños de Europa, provocando guerras entre hermanos, situación vista en Europa y las sociedades más avanzadas de la época.

Basta leer la extraordinaria novela La guerra y la paz, y ese es un pequeño ejemplo de las enormes disputas, alianzas por un lado y otro, entre las mismas naciones europeas, recomponiendo las alianzas para lograr el dominio de toda Europa para adueñarse de Asia, África, América. Eran épocas en las que estaban legitimadas las políticas colonialistas estaban legitimadas, porque así lo habían decidido los grandes poderes de la época para luego crear lo que se conoce como colonias de las potencias europeas y luego Europa se trasladó a América y al norte de nuestra América, se trasladó la Europa más desarrollada de la época”, refirió.

La lucha por la paz y la madre naturaleza

El Presidente Daniel señaló que no existe rincón del planeta donde no se hayan y se estén produciendo tragedias producto de los actos de la humanidad, los que han conllevado a la destrucción de pueblos, naciones enteras y ocasionando como efecto secundario daños al medio ambiente.

No hablo de las tragedias provocadas por la naturaleza, donde ahora también entra de forma acelerada la mano del desarrollo no sostenible provocando mayores daños en la naturaleza, en nuestro habitat, destruyendo los cimientos de nuestra casa, el planeta tierra, el calentamiento global está ya a la vista con todos sus efectos, los que provocan muerte, cataclismos, hambrunas, sequías, inundaciones y luego los esfuerzos de las naciones y estados para aproximar posiciones en búsqueda de ganar un tiempo más”, dijo.

cartas-credenciales-daniel-ortega

El Comandante Ortega remarcó que muchos de los acuerdos a los que se llegaron en tiempos anteriores como los de Kioto, han quedado como un punto de referencia de buenas intenciones, siendo actualmente los más recientes los Acuerdos de París.

El Acuerdo de París fue un esfuerzo muy grande para aproximar posiciones, pero luego han venido siendo debilitados los Acuerdos de París, mientras los científicos de las naciones, de los estados, que incluso ya desconocen los acuerdos de París, afirman y aseguran que la destrucción provocada por el calentamiento global ya no es una amenaza de largo o mediano plazo, sino que es una amenaza que está provocando daños y que va a provocar daños mucho mayores en el mediano plazo”, expresó.

Ya no solo en los pequeños estados insulares del Caribe o Asia o África, ya no solo aquí en esta zona de Centroamérica, que es una zona la más angosta de todo el continente, que por lo tanto está más expuesta, sino que hay pronósticos demostrados por científicos de los Estados Unidos de Norteamérica de los daños, de los destrozos que estará provocando también en esos pueblos y familias que habitan en esta gran nación, es decir, estamos hablando de un verdadero cataclismo del cual no escapan ni los países más desarrollados ya no digamos los países en menor desarrollo”, añadió.

El compromiso con la paz

El presidente Daniel destacó el compromiso de Nicaragua con la paz, una paz basada en el respeto de las otras naciones, sin acciones interventoras y amenazantes que ponen en riesgo la seguridad de las familias y del pueblo en general.

Nosotros estamos comprometidos con la paz, en todos los campos, queremos paz con seguridad, con estabilidad, libre de amenazas, del uso de la fuerza, qué país puede desarrollarse en paz si está bajo la amenaza del uso de la fuerza y Naciones Unidas tiene un artículo bien claro que es un compromiso de todos los países que estamos adheridos a Naciones Unidas, donde nos comprometemos a no usar la fuerza y a no amenazar con la fuerza tampoco”, expresó.

cartas-credenciales-daniel-ortega

Todos los pueblos necesitan paz para poder enfrentar los grandes retos que tenemos, para poder enfrentar los daños del cambio climático, para poder reforestar y para crear las condiciones en nuestro país se necesita paz, si no hay paz, sencillamente no es posible construir una carretera, o arborizar o fortalecer las cuencas hidrográficas, no es posible, la violencia y la guerra no crean condiciones para eso, hay más destrucción y si recorremos país por país vamos a encontrar la necesidad de la paz, la urgencia de la paz, porque aún aquellos países que no están directamente involucrados en hechos de guerra y violencia, de agresión, también sufren el impacto de un entorno que amenaza también la estabilidad”, señaló.

En este sentido el Comandante Daniel Ortega se refirió a la presión que genera el inmigrante, que incluso arriesga la vida, no porque quiera ir a disfrutar, sino porque quiere sobrevivir y no encuentra en su espacio, en su lugar en sus países, las condiciones para poder sobrevivir.

“La emigración no es más que la búsqueda con toda razón, con toda justicia de mejorar sus condiciones de vida de familias que se encuentran encerrados en zona donde con facilidad son víctimas de las diferentes modalidades de terrorismo que existe en el mundo y tienen derecho, en la desesperación a buscar esa ruta”, subrayó.

cartas-credenciales-daniel-ortega

Hizo referencia que antes fue la gran inmigración que llegó de Europa hacia América, pero no para beneficiar a los pueblos originarios que eran los dueños de estas tierras. Sino que fue una gran inmigración que llegó en búsqueda de riquezas. “Con tanta más razón debería entenderse el comportamiento, la actitud del pueblo que en África y que aquí en América Latina y Caribe, y sobre todo la región de Centroamérica, México, en la zona mesoamericana, buscan el camino hacia el norte con la esperanza de mejorar sus condiciones de vida”, dijo.

“¿Solución a este problema?, existe, claro que existe, como que también existe solución a la política de contención para detener el avance del calentamiento global. Existen y están bien marcadas, las decisiones, los compromisos, las inversiones que hay que hacer, porque hay que hacer inversiones para salvar la vida en el planeta”, agregó.

El Comandante Daniel Ortega igualmente señaló que la migración demanda de inversiones ¿para qué?, para que los pueblos que se encuentran en las condiciones de mayor exclusión, de mayor pobreza, puedan insertarse, fortalecerse culturalmente, contar con las herramientas para combatir la pobreza. Pero eso demanda de una inversión.

cartas-credenciales-daniel-ortega

No obstante, dijo que “no se trata, fíjense bien, de una ayuda, no es ninguna ayuda, simplemente es una inversión, sino quieren corrientes ríos, de pueblos yendo sobre Europa, yendo sobre Norteamérica, hay que invertir para que se detenga esa corriente, tomando en cuenta que estos pueblos vienen de continentes, de zonas, que han sido históricamente destruidas, que han sido históricamente despojadas, expropiadas, confiscadas, de sus riquezas, de sus recursos. Y no es más que una pequeña compensación, que en este caso no se trata solamente de compensar o de indemnizar, sino también de parar el flujo de la emigración que sienten que los amenazan”.

El narcotráfico y su camino de horror y terror

“Ustedes saben queridos hermanos y hermanas, embajadores, embajadoras, que aquí en Centroamérica, Mesoamérica, desde Colombia hasta los Estados Unidos ahí hay un camino de horror y de terror, que tiene que ver con un gran mercado de consumidores de droga en Norteamérica y eso alienta y alimenta la producción de la droga en Suramérica y hace víctimas a los pueblos que estamos en el camino, donde se transporta esa droga del Sur hacia el Norte, nos hace víctimas del narcotráfico, del crimen organizado, de las pandillas, todo lo que viene multiplicándose, simplemente para satisfacer la demanda de los consumidores de droga en el primer mundo, en el Norte, y mover parte de esa droga hacia otras regiones del planeta, pero en particular el problema lo tenemos aquí. Y de nuestros limitados recursos tenemos que invertir para combatir el narcotráfico, el crimen organizado, evitar que se instalen aquí las pandillas, las maras”, expresó el presidente comandante Daniel Ortega.

Reparó en el hecho que en Nicaragua tenemos el presupuesto más pequeño de la región, el más pequeño de toda América y el Caribe, pero que con gran esfuerzo se ha logrado contener la presencia, el control del narcotráfico y el crimen organizado. Nicaragua ha logrado defender los índices de seguridad del pueblo.

También resaltó que en Nicaragua se ha logrado crecimiento económico envidiable para toda América Latina y el Caribe, hasta el mes de abril del año pasado, donde, bueno, hubo una explosión de terror, terror, terrorismo, que se manifestó con toda claridad después, como una acción dirigida a derrocar al gobierno y eso traía como consecuencia lógicamente una amenaza seguridad, a la estabilidad, a la paz, al bienestar. A los índices que Nicaragua había logrado alcanzar en el combate a la pobreza. Una conspiración”.

El comandante Daniel afirmó que los nicaragüenses buscan siempre el camino del diálogo, una vez más buscando el camino del diálogo para alcanzar, seguridad, estabilidad, paz. “Lo intentamos una vez, se frustró, lo estamos intentando nuevamente, se está logrando avanzar, se están logrando acuerdos, pero están siempre las fuerzas que no quieren paz, que no quieren estabilidad para Nicaragua. Siempre están esas fuerzas, es normal, en todas partes del mundo existen esas fuerzas extremistas que irrumpen amenazando el bienestar y la estabilidad, ya no solamente de países como Nicaragua, sino que también amenazando la estabilidad y seguridad en países desarrollados. Se van posicionando extremistas, radicales, con discursos terroristas, fascistas y estamos en esa lucha”.

Dijo que los nicaragüenses están en esa lucha, buscando la paz, buscando la estabilidad, sin ignorar que en la región no somos los únicos que estamos en esta lucha, pueblos hermanos se encuentran también enfrentados, a lo que es la agresión, a la desestabilización.

El caso de Cuba y Venezuela

El Presidente de Nicaragua mencionó el caso de Cuba, un país ya bloqueado, un bloqueo que recrudece contra Cuba, a pesar de que, en Naciones unidas, en la Asamblea General de Naciones Unidas, se queda un voto, dos votos a favor del bloqueo. La inmensa mayoría votan porque se levante el bloqueo a Cuba.

El caso de Venezuela, una agresividad, contra un país, que no le ha hecho daño a ningún Estado, a ningún pueblo latinoamericano, muchos menos al pueblo norteamericano.

“¿Cuál fue el pecado de Venezuela? ¿El pecado del Comandante Chávez, y ahora de Nicolás al darle continuidad? Simplemente desarrollar programas en beneficios de los países de mayores dificultades, con más fragilidad económica social de nuestra región. Abrirles la mano a todos, incluso llevándole a familias norteamericanas, llevándoles de forma gratuita energía para que pudieran darse un poco de calefacción en la época de frío y no fuesen a morir de frío. Porque en Estados Unidos hay gente que muere de frío, que está en la pobreza. Todavía existe eso que vio Darío cuando paso por Nueva York, y que lo llevó a escribir “Casas de cincuenta pisos... viendo aquellos enormes edificios de la época, y a la par decía: Debajo de los puentes y en las calles hay gente, Dios mío, que muere de frío. Y lo que es más triste Dios mío, de dolor, dolor... Eso fue lo que vio Darío. Y a esas familias, a las cuales, no les daba cobertura el mismo gobierno norteamericano, les llevó programas Venezuela. Y ya no digamos en la región del caribe, cuantos programas, ¿A cambio de qué?, a cambio de nada. De forma incondicional”, explicó.

cartas-credenciales-daniel-ortega

Dijo que son situaciones que realmente provocan también mucho dolor, cuando son ejemplos que deberían de tomarse, deberían de seguirse, “y nosotros reconocemos que de parte de la comunidad internacional que tiene esa sensibilidad, esa responsabilidad, hay programas y sigue habiendo programas hacia países que se encuentran en condiciones muy frágiles, programas para darles herramientas a estos países para salir de la pobreza”.

Pero también señaló que a la par están aquellos que más bien piensan que hay que retirar todo tipo de cooperación y eso sencillamente lo que va a hacer es más grandes los problemas.

“Hoy que los hemos recibido a ustedes queridos embajadores, queridas embajadoras, les hemos dado la bienvenida en nombre de nuestro pueblo, reconociendo la buena voluntad de todos ustedes. Nosotros tuvimos la oportunidad y el privilegio de conocer a muchos de sus dirigentes, de sus gobernantes, de visitar sus países, tantos países como desarrollados en Europa como en vías de desarrollo, en Asia y otras regiones de nuestro planeta y ahí encontramos siempre el principio de la solidaridad que es determinante para poder trabajar por la paz”, reiteró.

El Comandante reiteró que estamos haciendo un esfuerzo más por la paz. Se ha logrado tomar acuerdos y siempre una negociación es compleja. Que los plazos de esta negociación es un verdadero desafío porque es un plazo corto el que se estableció para esta negociación, para llegar a acuerdos. 

“Y esperamos, sí, que exista la disposición, la voluntad como se ha venido demostrando en esa mesa de negociación, que también exista esa misma voluntad de los factores externos que siempre inciden en este tipo de negociaciones, donde hay factores externos que quieren realmente que Nicaragua restablezca nuevamente la estabilidad, la seguridad, la paz, que fortalezca la democracia. Y están aquellos que no quieren que eso suceda, pero estoy seguro que tomando en cuenta que la voluntad de nuestro pueblo, de la inmensa mayoría de los nicaragüenses, más allá de posiciones políticas e ideológicas, de credos religiosos, es la paz, estoy seguro que vamos a alcanzarla y estoy seguro que ustedes con sus pueblos y sus gobiernos también están acompañando este esfuerzo por la paz en Nicaragua. ¡Bienvenidos en nombre de la paz!