Nicaragua celebró este miércoles el 45 aniversario de la Victoria de la Revolución Islámica de Irán, que está marcada por la historia y la significativa trayectoria de su pueblo y Gobierno.

En el magno evento, que se realizó en el Teatro Nacional Rubén Darío (TNRD) en Managua, estuvieron presentes distinguidos funcionarios de ambas naciones (de Nicaragua y de la República Islámica de Irán), así como embajadores de varios países e invitados especiales.

También estuvieron presentes, Laureano Ortega, Asesor Presidencial para las Inversiones, Comercio y Cooperación Internacional; Camila Ortega, coordinadora general de la Comisión Nacional de Economía Creativa y Directora de Nicaragua Diseña; así como Daniel Edmundo Ortega, Coordinador de Medios del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

El compañero Laureano Ortega, transmitió el saludo fraterno y caluroso de, "nuestro Presidente el Comandante Daniel, nuestra Vicepresidenta la Compañera Rosario; nuestro firme reconocimiento al heroísmo, a la gloria que ha demostrado el pueblo iraní, la resistencia ante los embates del imperialismo".

En ese sentido, Laureano elogió que el pueblo y Gobierno de la República Islámica de Irán, "son un ejemplo para el mundo de cómo el amor es más fuerte que el odio, saliendo adelante en medio de tantas dificultades, como un país ejemplar en el desarrollo de su pueblo y, en compartirlo con los pueblos del mundo".

Por ello, Laureano afirmó que a 45 años de la Revolución de la República Islámica de Irán, igual que la Revolución Popular Sandinista, "nos mantenemos firmes con la frente en alto, unidos como hermanos que somos y victoriosos bajo la guía de Dios. Gracias compañero", finalizó sus palabras de aliento.

El doctor Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua, en nombre del pueblo y del Gobierno Sandinista, envió las más sinceras felicitaciones a la gloriosa Revolución Islámica de Irán.

"45 aniversario, 45 años, igual que la Revolución nicaragüense, fue en 1979, año de Revoluciones, año en que los pueblos, por determinaciones divinas y del destino, los pueblos de Irán y Nicaragua triunfaron, triunfamos para cambiar las cosas, fue un 11 de febrero, son 45 años. Y revoluciones que comparten los mismos sentimientos nacionalistas, sentimientos antiimperialista, sentimientos de dignidad de pueblos dignos y, también desde 1979, entre ambas Revoluciones se establecieron oficialmente las relaciones diplomáticas, entre nuestros países, entre nuestros estados", hizo la remembranza el doctor Porras.

El presidente de la Asamblea Nacional de Nicaragua, expresó que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha venido, junto con el Gobierno de la República Islámica de Irán, fortaleciendo esos lazos.

"Nacimos como Revolución, nos tomamos de la mano como pueblo y, 45 años después, aquí estamos, aquí estamos unidos frente al mismo enemigo, frente a los mismos enemigos colonialistas, imperialistas, enemigos de la verdadera democracia, enemigos de los pueblos y aquí estamos unidos", resaltó.

Porras reiteró a los hermanos de la República Islámica de Irán, al compañero hermano Sr. Moslem Chenarí, Encargado de Negocios A.I., de la Embajada de la República Islámica de Irán, "que tenga la seguridad esta Nicaragua Bendita y Siempre Libre, mantendrá su voluntad firme, inalterable, de continuar fortaleciendo nuestros lazos, nuestra hermandad, nuestra solidaridad, nuestra mutua cooperación y nuestro respeto entre nuestras naciones".

Nicaragua es un país amigo y hermano

El Sr. Moslem Chenarí, Encargado de Negocios A.I., de la Embajada de la República Islámica de Irán, expresó en su discurso muy emotivo, "tengo el honor de dirigirme a ustedes en nombre de la nación y Gobierno de Irán, en el país de Nicaragua, un país amigo y hermano".

Chenarí recapituló un poco sobre la Revolución de su nación, "hace 45 años el levantamiento del pueblo iraní bajo el liderazgo del ayatolá Ruhollah Jomeini, contra la tiranía interna y la dominación extranjera, resultó victoriosa".

Según el Sr. Moslem Chenarí, el factor más crucial en la victoria de la Revolución Islámica Iraní, fue confiar en Dios, prestar atención a la espiritualidad y dar la bienvenida al martirio.

"Tras el triunfo, los enemigos de la Revolución Islámica han continuado sus acciones hostiles contra Irán, mediante la creación de caos e inseguridad, agresiones territoriales, imposición de la guerra, bloqueo económico y crueles", comentó el Sr. Moslem Chenarí.

Agregó que, a pesar de eso, el pueblo y el Gobierno de la República Islámica de Irán ha sabido salir adelante en todos los ámbitos: político, tecnológico, científico, salud, educación, innovación, de luchas para llevar estabilidad a la nación, entre otros muchos logros.

"Agradecemos a Dios, que durante este período, las relaciones entre la República Islámica de Irán y la República de Nicaragua se han desarrollado más que nunca en los ámbitos políticos, parlamentarios, económicos, culturales y de cooperación internacional", valoró.

El Señor Chenarí reconoció que ha habido encuentros entre funcionarios de ambos países, en los más elevados niveles.

"El año pasado, la visita oficial del Excelentísimo Doctor Ebrahim Raisi, Honorable Presidente de la República Islámica de Irán, y su distinguida delegación visitó al amigo país de Nicaragua, marcó un punto de inflexión en las relaciones entre ambas naciones", valoró.

Para finalizar su discurso, el Señor Chenarí expresó, "considero necesario expresar mi sentido agradecimiento por el apoyo y la atención del Comandante Daniel Ortega, Honorable Presidente, y de la Señora (Compañera) Rosario Murillo, Honorable Vicepresidenta. Sin lugar a duda, el éxito alcanzado en las relaciones entre ambos países, es por el resultado del respaldo y la voluntad de los líderes de alto rango de ambas naciones".