El Presidente de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega, dijo que el Frente Sandinista de Liberación Nacional está comprometido a seguir garantizando los derechos de los trabajadores como la salud, la educación, el empleo, “es decir, multiplicar esfuerzos en estos tiempos que son de enormes desafíos”.

El Comandante Daniel Ortega, junto a la Vicepresidente de Nicaragua, Compañera Rosario Murillo, presidieron el acto en conmemoración al X aniversario del paso a otro plano de vida del Comandante Tomás Borge, uno de los fundadores del Frente Sandinista de Liberación Nacional y acto también en saludo al Día Internacional de los Trabajadores.

“Y saludar pues a todos los trabajadores nicaragüenses que pasen bien con las familias este primero de mayo, deseándoles, siempre con el mayor cariño, deseándoles que a medida que el país, en estas condiciones adversas logra mantenerse y logra desarrollar programas en beneficio de los trabajadores, que esto ellos,  con todo derecho lo sigan recibiendo, y nosotros  estamos comprometidos a seguir garantizando esos derechos de los trabajadores, desde la salud que es un derecho elemental, la educación, el trabajo, es decir, multiplicar esfuerzos en estos tiempos que son de enormes desafíos”, subrayó.

MI NOTA

“Y veo aquí una nutrida representación de jóvenes sandinistas y aquí en la primera fila está, ahí y aquí, estamos los veteranos sandinistas, y ustedes saben muchachos, muchachos, en sus manos va quedando la bandera de la Patria, la bandera del pueblo trabajador de las familias trabajadoras, del campesino, de los productores, en sus manos va quedando esa bandera, poco a poco ustedes la van tomando, y esto es un tránsito, un tránsito, si, donde debe haber armonía y no confrontación, el relevo va llegando  en armonía, se va dando en armonía, y no en confrontación, porque que el que alimenta la confrontación atenta contra la unidad de la familia sandinista y de la familia nicaragüenses y de la Patria”.

Así que queridos jóvenes aquí presentes, queridos jóvenes que nos escuchan y nos ven por la televisión, ya saben, ese es el reto que tenemos caminar juntos desde los niños, los jóvenes, los de mediana edad, los de tercera edad, los de cuarta edad, todos juntos caminando hacia nuevas victorias”.

MI NOTA

Conciencia de clase

Para el Comandante Daniel Ortega, Presidente de la República el Primero de Mayo es una fecha que tiene un doble significado, “en primer lugar, sabemos que lo que significó el primero de mayo: asesinato, trabajadores, trabajadoras en los Estados Unidos de Norteamérica. Y aquí en Nicaragua, se fue articulando, se venía organizando un movimiento obrero, campesino, que cobró fuerza con el triunfo de la revolución y entonces se multiplicaron los sindicatos”.

“Aquí veo la cara de muchos compañeros que estaban al frente de distintos sindicatos por sectores, y ahí se fue cobrando conciencia de clase, porque bien sabemos, que la conciencia de clase hay que forjarla, porque desgraciadamente el capitalismo ha tenido un instrumento poderoso que son los medios de comunicación y ahora las redes, para buscar cómo alimentar en los pueblos la ilusión de que todos pueden ser multimillonarios, y hay gente ingenua que se lo cree”, subrayó.

“Y entonces, hay gente pobre que, aunque esté en la pobreza no tiene conciencia de que, en esa pobreza lo tiene el capitalismo, pero se ha venido forjando la conciencia de clase, y aquí a partir del triunfo de la Revolución cobró fuerza esa conciencia de clase”, explicó el mandatario.

MI NOTA

Prueba de fuego

En este sentido dijo quepasamos una prueba de fuego, que no puedo olvidar, en 1990, el 26 de febrero exactamente, ese día, aquí en este centro de Convenciones Olof Palme, dijimos que íbamos a respetar la decisión del pueblo, más allá que estábamos todos convencidos que una parte del pueblo, dio su voto a la derecha con lágrimas en los ojos, porque la disyuntiva era, que si ganaba el Frente continuaría la guerra”.

Prosigue relatando el Comandante Daniel: “Yo recuerdo que me encontraba a madres, cuando andábamos en la campaña, y Tomás lo recordaba en una entrevista que pasaba Marcio Vargas, en el Canal 4, lo recordaba Tomás, cuando yo le llegué a decir a la dirección: vean compañeros, me preocupa lo del Servicio, porque donde voy llegando me salen las madres, y son sandinista, y me dicen: Por favor tráiganlos a mis hijos, ya tengo un muerto y están dos más en el Servicio, ya di uno, ya dio su vida. Y así eso se iba repitiendo. L as madre sandinistas que tenía hijos en el Servicio, madres que tenían hijos en el Servicio, esas madres con el dolor de su alma, votaron para salvar la vida de sus hijos, porque por otro lado estaba la amenaza del imperio que decía: Si el frente gana continuará el bloqueo, continuará la guerra, fue una elección que no se puede llamar elección, ¿Por qué?, porque sencillamente, le decían al pueblo, poniéndole un cañón en la cabeza, dicho por el propio Presidente de los Estados Unidos de ese entonces, y que llamaba a respaldar a la señora Chamorro”.

“Entonces, nosotros entendemos, tenemos que entender y lo entendimos muy bien y lo asumimos con firmeza, ¿Por qué?, porque somos revolucionarios, no tenemos un Frente Sandinista que es de carácter electoral, si fuésemos un partido electorero nos hubiésemos desintegrado después de esas elecciones, comentó.

MI NOTA

Faltaron a la lealtad

No obstante, señaló que claro, siempre como es normal, en momentos difíciles compañeros y compañeras que habían acompañado la lucha, y luego en el gobierno, habían hecho un buen trabajo, sencillamente decidieron retirarse, unos lo hicieron respetuosamente, sentían que ya no podían dar la batalla, en esas condiciones desde abajo, otros traicionaron, faltaron a la lealtad, ¿Por qué? Por qué empezaron a hablar como si ellos habían sido mansas palomas en todo el periodo de lucha contra la tiranía somocista y luego en los años del gobierno sandinista de los 80 a los 90”.

“Y empezaron a despotricar, a criticar, ¿Por qué no criticaron en su momento? Ah, pero ya después comenzaron a criticar, total que ellos nunca hicieron nada malo, y lógicamente eso fue del beneplácito de los yanquis, y por eso Sandino hablaba de los traidores, y Tomás también hablaba de los traidores, Tomás no podía perdonar a traidores”.

“Y después de ese resultado electoral ¿qué dijimos?, nos reunimos y dijimos, vamos a seguir luchando, y vamos a gobernar desde abajo, porque con el pueblo se gobierna desde abajo. Y en ese momento, no teníamos nada que ver con el gobierno, el gobierno pasó a mano del imperio, manejado por el imperio, en ese momento no teníamos instrumento de poder en el gobierno, algunas alcaldías, sí, teníamos alcaldías y el Frente Sandinista lógicamente un poder bien instalado, pero ¿quiénes eran los más amenazados por ese Gobierno, el nuevo gobierno neoliberal? Los trabajadores, porque empezaron a lanzar a la calle a miles y miles de trabajadores, trabajadores de la salud, trabajadores de la educación, del transporte, de la aduana y ese fue el momento de pasar a una nueva etapa de lucha”.

MI NOTA

El FNT y los 17 años de batalla

Y destaca el máximo líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional y Presidente de Nicaragua que en ese momento “constituimos, y digo constituimos, porque ahí con el Frente Nacional de los Trabajadores dijimos, vamos adelante a dar la batalla para defender el derecho de los trabajadores , el derecho a la tierra de los campesinos, el derecho a la propiedad que le había sido entregado, viviendas a las familias, es decir el derecho a empresas que le habían sido entregada a trabajadores, que se las estaban robando, y fuimos con el Frente Nacional de los Trabajadores, y con el Frente Sandinista a dar la batalla para defender los intereses de los trabajadores”.

“Y fueron 17 años de batalla, y veo rostros aquí de los compañeros, con los cuales, en aquel entonces nos reunimos y para preparar la lucha que había que darla, todos los días. Y 17 años. Y en  esos 17 años, el Frente Nacional de los Trabajadores, y el Frente Sandinista se mantuvieron con toda la fuerza de la unidad que da el compromiso del ser revolucionario, tal y como lo decía nuestra comandante Borges y el Comandante Carlos Fonseca”.

Cariño del pueblo a la familia de Tomás Borge

El Comandante Daniel también aprovechó para, en nombre de los hermanos nicaragüenses, de las familias nicaragüenses, expresar “nuestro cariño, nuestro amor, para las hijas del Comandante Borges, las nietas del comandante Borges, que aquí nos acompañan y para los hijos del Comandante Borges y las hijas del Comandante Borges que se encuentran allá en Perú con Marcela, y también nuestro recuerdo, nuestro cariño para Josefina que nos dejó, pasó a otro plano de vida”.

“En este décimo aniversario del tránsito a la inmortalidad de nuestro comandante Tomás Borge Martínez, cuánto lo sentí y viví ahora viendo el programa, escuchándolo, me detuve a ver todo el programa para ver a Tomas hablando, con toda su energía, con toda sus fuerzas, porque realmente era un ser extraordinario, tan extraordinario porque es difícil hacer comparaciones, como Carlos, porque Tomás era mayor de edad que Carlos, y Tomás ya era perseguido por la guardia, cuando Rigoberto ejecutó al tirano, y como Tomás ya era perseguido por la guardia lo capturan y Carlos  que era un estudiante ya en Matagalpa, ya con el sentimiento revolucionario también, anduvo dando la lucha por la libertad de Tomás. Tomás, Carlos, Silvio, todos los compañeros fundadores del Frente Sandinista”.

El acto finalizó al grito de las consignas en la voz del Comandante Daniel Ortega:
¡Qué viva el día de los trabajadores!
¡Qué viva el primero de mayo!
 ¡Sandino vive! ¡La lucha sigue!
¡Patria Libre o Morir!,
¡Qué viva la paz!
¡Qué viva la paz!
¡Qué viva la paz!