La Vicepresidenta de Nicaragua Compañera Rosario Murillo, reflexionó sobre el significado de dos importantes pasajes bíblicos que muestran la convicción de cristianismo y solidaridad, que promueve bien común y derechos para todos.

El primer pasaje bíblico se encuentra en Mateo 34. “El mandamiento más importante”:

34 Los fariseos se reunieron al oír que Jesús había hecho callar a los saduceos. 35 Uno de ellos, experto en la ley, le tendió una trampa con esta pregunta:

36 —Maestro, ¿cuál es el mandamiento más importante de la ley?

37 —“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente”[a] —le respondió Jesús—. 38 Este es el primero y el más importante de los mandamientos. 39 El segundo se parece a este: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.[b] 40 De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas.

“Cuánto para meditar. Amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y al prójimo como a ti mismo. Toda la ley está condensada en esos dos preceptos que debemos cumplir y amar a Dios es amar al prójimo y amar al prójimo es ser íntegro, es llenarse el corazón de cariño, de bondad, de generosidad y sobre todo nunca más de odio y nunca más usar el odio para agredir, para asesinar, para matar, para destruir al servicio de intereses extranjeros y de los mezquinos, miserables intereses de unos cuantos”, valoró la Compañera Rosario Murillo.

“Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo. El gran mandato de nuestra convicción de cristianismo y solidaridad, que promueve bien común y derechos para todos”, agregó.

El segundo pasaje se encuentra en Mateo 23:23-39

23 Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.

24 Guías ciegos, que coláis el mosquito, y tragáis el camello!

25 Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque limpiáis lo de fuera del vaso y del plato, pero por dentro estáis llenos de robo y de injusticia.

26 Fariseo ciego! Limpia primero lo de dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio.

27 Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.

Sobre esto, la Compañera Rosario Murillo dijo que “parece un retrato de algunos que se acicalan para salir en fotos, demandando males para Nicaragua, demandando desgracias para Nicaragua, demandando oscurana, más oscurana todavía para Nicaragua. Hipócritas, se muestran como si fueran justos, pero por dentro llenos de hipocresía,y de iniquidad”.

“Y bueno, ya sabemos que son sepulcros blanqueados, los maquillados y acicalados, los mismos que ayer levantaban la mano para exigir que siguiera secuestrada la patria de todos, que cometen crímenes, que secuestraban, que torturaban, que violaban. Esos mismos los vemos ahora todos pintaditos, perfectitos quieren ser en fotografías que ni les lucen porque todos podemos ver debajo de la máscara, debajo de los maquillajes, la perversión, los huesos de los muertos, nuestros muertos y de toda la inmundicia”, indicó.

“Son serpientes, generación de víboras. Cómo escaparán de la condena del infierno dice la Biblia, cómo. Ayer hablábamos de la carga terrible que debe ser en las conciencias de los terroristas todo ese montón de crímenes que cometieron contra un pueblo bueno, generoso, tranquilo, trabajador. Una carga enorme debe ser. ¿Cómo escapareis de la condenación del infierno?, agregó.

“Hay que saber ver más allá del maquillaje, más allá del artificio, más allá de la falsificación, más allá del fingimiento, más allá de lo que parecen y no son, porque ya los conocemos y sabemos lo que son y sabemos cuánto hicieron sufrir al pueblo nicaragüense”, concluyó.