Nicaragua será parte de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 25), a realizarse el próximo 2 de diciembre en España, razón por la que el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) realizó el Foro Ambiental Expectativas, Avances y Desafíos Nacionales, a fin de mostrar el trabajo que se realiza en el país partiendo de las Políticas de Cambio Climático y el sistema de respuestas ante el mismo.

El compañero Javier Gutiérrez, viceministro de Marena, refirió que Nicaragua estará llevando un mensaje bien claro y contundente a la COP 25, en el que se demuestren las exigencias a los países que aún emiten gases de efecto invernadero y así lograr un planteamiento claro en cuanto a la reducción de los mismos.

Añadió que la posición de Nicaragua sigue enfocada en exigir mayores recursos financieros, para los países más vulnerables del planeta, así como la capitalización de los mecanismos de pérdidas y daños, cómo una forma de indemnización por los daños históricos causados por las emisiones de gases de los países desarrollados.

Uno de los temas abordados en el foro fue El Cambio Climático y las Finanzas del Clima, a cargo del doctor Paul Oquist, secretario privado para políticas nacionales, quien señaló que actualmente Nicaragua ha planteado un sinnúmero de mecanismos que estarían reduciendo los daños del cambio climático, entre ellos reduciendo el uso de combustible fósil a través de energía renovable.

Añadió que otro aspecto importante son las labores de reforestación en suelos degradados y enfatizó que Nicaragua cuenta con metas de trabajo trazadas y de esa manera paliar los efectos secundarios del cambio climático.

Hemos avanzado mucho, pasamos del 25% de energía renovable en 2007 al 62% en 2018 y vamos a seguir avanzando en más de un 90% en energía renovable. Además, nos hemos comprometido en la iniciativa 2020 a captar 2.8 millones de hectáreas de árboles que estarán captando CO2, en los próximo años, enfatizó.

Oquist, refirió que aún hace falta voluntad política de países como Estados Unidos, que niegan la presencia del cambio climático, aun cuando es el mayor productor y exportador de hidrocarburos en el mundo.