El Mocito, una réplica de Santo Domingo de Guzmán inició este domingo 4 de agosto un recorrido de unos 2 kilómetros dentro de la comarca Sábana Grande.

Los devotos del santo milagroso acompañados de carretas de caballos y una banda de filarmónicos partieron a las 2 de la tarde desde el campo de Sábana Grande hacia el barrio La Curva.

En el referido la imagen milagrosa fue llevada en hombros sobre una peña cargada por mujeres con cotonas color morado e integrantes de comité tradicionalista Los Indios.

MOCITO1

A eso de las 4 de la tarde los devotos con la imagen en hombros ingresaron a una plaza del barrio La Curva, donde está ubicada la iglesia Santa Margarita.

Es el quinto año en que El Mocito visita Sábana Grande, tradición religiosa que beneficia a los pobladores de Ciudad Belén, barrio Concepción de María, Villa Dignidad y alrededores, según dijo el compañero Helmuns Estrada miembro del comité organizador Los Indios.

La mayor parte de los pobladores de Ciudad Belén vivieron en los escombros de Managua y venían demandando la inclusión de ese sector en las celebraciones de Santo Domingo de Guzmán.

MOCITO1

Devotos del Santo cumplieron promesas

Reyna Vélez iba bailándole al santo y dijo que ella cumple con la promesa año con año, porque el Santo sanó a su pequeña hija de una enfermedad que le estaba afectando el crecimiento.

Jerigelda Martínez Matamoros, con más de 70 años de edad, muy emocionada le iba bailando al santo del que dijo le ha hecho muchos milagros en el transcurso de su vida.

La señora Ventura Susana Castro, de 80 años, en una esquina lloraba porque debido a su avanzada edad ya no cuenta con energías para ir bailándole Santo Domingo de Guzmán.

MOCITO1

Al finalizar el recorrido del Mocito los pobladores disfrutaron de carreras de carretones de caballos, en las que compitieron 20 jinetes con 30 carretones. Esta tradición lleva tres años que se realiza después del recorrido del Mocito.