El comandante Edén Pastora Gómez evocó este miércoles en la revista En Vivo de Canal 4, el inicio y la fundación del Frente Sandinista de Liberación Nacional, momentos históricos de los cuales fue partícipe directo.

Relató que todo comenzó a sus 14 años y cuando estudiaba en el Colegio Centroamérica de Granada regentado por los jesuitas. "Venía de un hogar conservador. Mi padre y mi padre, los oía a hablar de Sandino como la época de los bandoleros, de los bandidos", refirió.

"En las gavetas ahí andaba el libro de Somoza El Calvario de Las Segovias. Entonces cuando llego, en la clase de Historia de Nicaragua y Centroamérica, el padre llega y dice ‘aquí no aparece el Héroe de Las Segovias, el más grande patriota nicaragüense Augusto César Sandino’ y empieza a hablar bellezas de Sandino", dijo.

"Claro, en mí hay un shock: Por un lado, mi padre de que Sandino era un bandido y por otro otro lado el padre Fernando Guardia, un panameño, de la aristocracia panameña pero antigringo por la cuestión del Canal, hablando el representante de Cristo, hablando bellezas de Sandino", prosiguió.

 

"Al terminar la clase lo abordé en la puerta y le digo, padre ¿cómo es eso? Y empezó unas conversaciones largas y el padre me hizo sandinista. Cuando regreso a mi casa de vacaciones está el choque entre mi madre y yo", añadió.

"’Mamá ¿cómo es posible que te hayas puesto de lado del invasor extranjero?’. Y era un choque tremendo: la vieja y el cipote, el niño, el hijo. Llega un momento que la tengo derrotada, que me dice mi madre: ‘¿Vé? Bien decía tu padre (ya muerto, lo había mandado a matar Camilo González, jefe del estado mayor, el general somocista) bien decía tu padre que a los hijos no había que darles mucha educación porque después se volteaban contra los padres’", recordó como si la conversación fuese ayer.

"Me dio un pesar tremendo mi madre, me propuse no volver a hablar de política con ella y nunca más volví a contradecirle en asuntos de política", confesó el comandante Pastora.

Reflexionó: "Así me hice sandinista. Después, el profesor Edelberto Torres en México. Cuando voy a México a estudiar medicina vamos a visitar a un gran hombre, santo laico, el profesor Edelberto Torres, y pone en mis manos (el libro de) Gregorio Selser, ‘Sandino y su pequeño ejército loco’. ‘Sandino, General de Hombres Libres’ y ahí me embebí".

 

Recordó que uno o dos años después, formaron un movimiento armado, el Frente Revolucionario Sandino. "Ahí está Andara Úbeda, está Virgilio Godoy, está Bayardo Altamirano, un viejo como yo que anda ahí, está Harold Martínez, Alejandro Martínez, que era el jefe, y ahí formamos el Frente Revolucionario Sandino en 1959. En el 60 ya estamos en la montaña, en la guerrilla".

"Ahí empezó, y me tocó una larga lucha de 60 años, éramos 75 entonces, teníamos el dedo sobre el renglón, no lo quitamos, no lo quitamos, se fueron muriendo, se fueron desertando, se fueron yendo y por último, yo llegué el único en el 79", dijo.

1959 fue un año agitado, se dieron los hechos de Olama y los Mollejones, en Honduras y el Movimiento Julio Alonso, venían donde venían como 40 cubanos y es un hecho poco conocido. En el 59 también hieren a Carlos Fonseca Amador en El Chaparral.

"1959 fue un año de movimientos inspirados por el triunfo de la Revolución cubana", indicó el comandante Edén

Cerca de la fundación del Frente Sandinista de Liberación Nacional

"La verdad es que Carlos era sandinista y decía que era un camino que teníamos que andarlo dentro del materialismo histórico y el materialismo dialéctico, y no caía bien porque el comunismo en ese momento no veía a Sandino como revolucionario", recalcó Pastora luego de repasar muchas incidencias ocurridas en aquellos años.

"Entonces Carlos ya era sandinista, había estudiado el sandinismo y decía que era un camino que teníamos que andarlo", reiteró.

"Y en El Patuca, en el río Guineo, en una conversación de unidad entre el Frente de Liberación Nacional que se había llamado la Nueva Nicaragua, con el Frente Revolucionario Sandino en pláticas de unidad, porque en el Frente de Liberación Nacional estaban todos los que habían estado en el Frente Revolucionario Sandino y esos presionaban, del lado de nosotros presionaban la unidad", relató.

"Estoy hablando de 61, ahí en la desembocadura del Patuca, Carlos Fonseca, el coronel Santos López y otro que no recuerdo, nos reunimos con Luciano Vílchez por el lado de nosotros, Dora Doña y yo, que era el jefe del grupo y en dos días no llegamos a nada".

 

"Habíamos aceptado que la jefatura fuera del otro lado, nadie podía discutirle la jefatura a Santos López, que la forma de lucha fuera el foco, nosotros no estábamos de acuerdo en el foco; habíamos aceptado todo, menos el nombre", dijo.

Porque uno de los temas era que el nombre debía llevar el sello sandinista.

"Después de tres días de estar platicando, no habíamos llegado a acuerdo sobre como se debía llamar el movimiento, de ahí nos habíamos puesto de acuerdo en todo", continuó el legendario guerrillero sandinista.

"Le dije: ‘Bueno, Carlos, no hacemos nada. Agarré mi saco de macen, un garand y tengo el pie metido en el bote cuando me dice Carlos (no usábamos seudónimo), me dice: ‘Vení Edén, no te vayas’. Y tomó un papel y me dice, ‘¿Qué tal si aquí pone una S, deja un espacio y pone L, N, Frente de Liberación Nacional, aquí le intercalamos la S y que se llame Frente Sandinista de Liberación Nacional?’. ‘Trato hecho ¿y la bandera?’ ‘La roja y negra de Sandino’, me dice.  ‘Trato hecho’", siguió relatando.

"En un papel ahí Carlos hizo los acuerdos. Firmamos y salió en carrera para Tegucigalpa, donde lo estaban esperando Noel Guerrero, Tomás Borge, Silvio Mayorga y Rodoldo Romero", dijo el comandante Edén Pastora.

Y así nació el Frente Sandinista de Liberación Nacional.