El Teatro Nacional Rubén Darío se vistió de gala con la excelente presentación del Ballet Folklórico Nicaragüense, bajo la dirección del maestro Ronald Abud Vivas, rindiendo homenaje a todas las madres de Nicaragua.

Este evento también fue en celebración al 50 aniversario del Ballet y del Bicentenario de Managua, por lo que el público disfrutó de varias piezas musicales en honor a la capital.

La presentación cultural se ha convertido en una tradición en el mes de mayo, a través de la  cual se le rinde tributo a la reina de la casa con un derroche cultural de danzas, luces y colores.

"Es un espectáculo que se ha aposentado en el corazón de todo el mundo y ahora con mayor fuerza porque esta es la jornada 50 aniversario de existencia permanente, continua, sistemática y exitosa del ballet", afirmó Abud.

Antes de iniciar la presentación las madrecitas fueron recibidas y agasajadas por el Mariachi Garibaldi con piezas musicales alusivas a las reinas del hogar.

BALLET1

El espectáculo que duró una hora con 45 minutos abrió con la danza del Toro Huaco, precedido por un ramillete de danzas folcklóricas, entre ellas: Managua Linda Managua y Barrio de Pescadores y del folklore nicaragüense.

Contó con la participación de la Orquesta Sinfónica de Masatepe y la Rondalla de Marimba Nicaragua Mía, "hacemos un ensamble musical danzario", indicó.

“Es un ramillete de celebraciones, celebrando la vida, celebrando la paz y el amor y estar en victoria, porque no siempre uno llega con vida, energía y éxito a los 50 años de labor artística cultural", expresó el director de Ballet.

Acompañamiento histórico del gobierno sandinista

A la vez que resaltó el acompañamiento histórico que él ha tenido por parte del gobierno sandinista desde los años ochenta, principalmente de la compañera Rosario Murillo desde que estaba en la Asociación Sandinista de Trabajadores de la Cultura.

"La labor ha sido fructífera porque, como he dicho Rosario no me dio los pescados me dio las redes, nos brindó asistencia técnica, artística, nos mandó al exterior y aquí estamos fruto de ese gran esfuerzo", apuntó.

Agregó que desde su ballet han surgido otros grupos y la juventud es lo más importante de ello porque lo pone vigente y permanente, “la juventud es el alma, es el nervio, el ser, el por qué ser del grupo y este ballet está lleno de juventud”, manifestó.

BALLET1

Asimismo, el maestro Ronald Abud agradeció a Dios por haber llegado a estos 50 años y recordó que aproximadamente hace un año impartió una capacitación a maestros en Rivas, donde en 1979 le agarró la guerra, “y entrar en ese auditorio ahora que regreso, cuarenta años después, se me erizaron los pelos, porque venir en salud, en vida, energía a volver a hacer lo que hice cuarenta años en este salón, es grande. Yo le di gracias a Dios por ello”, relató.

Doña María Barberena, de 82 años, asistió acompañada de sus hijas y nietas y expresó: “Me pareció lindo, bello para todas las madres”.

“Me parece excelente festejar a la madre, porque es el ser que nos dio la vida”, dijo su hija Sandra Barberena.

Agregando: “aquí estamos orgulloso de nuestra cultura y celebrando en paz”.

BALLET1

BALLET1

BALLET1

BALLET1

BALLET1

BALLET1

BALLET1