La red de hidrantes en Managua compuesta por unos 1 mil 200 aparatos, será reemplazada a través del proyecto que ejecuta la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados Sanitarios (Enacal) en conjunto con los Bomberos Unificados.

El compañero Ervin Barreda, presidente ejecutivo de Enacal, mencionó que la primera etapa de la sustitución de la red de hidrantes se contempla hacer en unos tres meses, con un costo aproximado a los 3 millones de córdobas.

Lo novedoso es que "se está haciendo uso de nuevas tecnologías para el tema de hidrantes", dijo Barreda, lo que, según explicó, tiene varias ventajas.

enacal-agua-potable

Los nuevos hidrantes serán diferentes a los convencionales, pues contarán con una tapa metálica y una llave bien señalizada de uso estricto para bomberos, quedando toda su estructura bajo la acera, por lo que elimina lo que son barreras arquitectónicas para las personas ciegas, evita que se obstruyan por los niños o accidentes de tránsito.

“Estamos iniciando con aquellos lugares de mucha concentración poblacional y en coordinación con los bomberos también, estamos identificando los puntos más importantes en cuanto a afluencia de personas, estamos hablando de mercados, hospitales y centros donde se concentra gran cantidad de población”, señaló el presidente de Enacal.

“Creemos que todo el esfuerzo que hace nuestro gobierno, por preservar vida, por trabajar siempre en función de la familia, en este caso de los incendios y ahora desde Enacal, creemos nosotros que va a ser una contribución muy importante para ser más eficientes en el momento que se den estos siniestros”, apuntó.

Barreda dijo que posteriormente, mediante un plan de forma sistemática, se podrá hacer la sustitución de hidrantes a nivel nacional.

La inversión de este proyecto fue financiada por fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), gobierno de Nicaragua y Enacal.