Al conmemorarse el séptimo aniversario del paso a la inmortalidad del comandante Tomás Borge Martínez y el Día de los Trabajadores, la compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, expresó que la fuerza del espíritu está puesta sobre el pueblo de Nicaragua que quiere paz y reconciliación.

“No pudieron ni podrán porque este pueblo de fe y amor va por más victorias. Cada día es de consolidación de la paz y de la convivencia armoniosa de las familias nicaragüenses, es un día de victorias por lo que agradecemos a Dios, Dios quiere paz, Dios quiere entendimiento, Dios quiere reconciliación, hay que trabajar duro en la reconciliación, Dios quiere fraternidad porque somos hermanos”, manifestó la compañera Rosario Murillo.

La compañera Rosario resaltó que en los corazones de los verdaderos nicaragüenses no tiene cabida el odio puesto que solo lo poseen quienes carecen de amor y humanidad.

Este es un pueblo en el que todos nos conocemos en la comarca, en la comunidad, en el barrio, nos conocemos todos y en este pueblo sencillo, trabajador, alegre, agradecido a Dios, no tiene cabida en absoluto el odio, por eso decimos ‘no pudieron ni podrán’, porque no nos identificamos con el odio. Sí sufrimos, sufrimos la perversidad como decía el comandante, la condición miserable de algunos seres humanos, pero aquí no anida el odio porque somos un pueblo de buenos sentimientos, somos un pueblo de buen corazón y somos un pueblo lleno de esperanza, subrayó.

Resaltó que “todos los días yo confirmo y reafirmo la capacidad, la laboriosidad, la confianza que tenemos en Dios porque sabemos que vamos adelante y decimos con nuestro hecho, con nuestro trabajo, con nuestra obra vamos adelante y esa es la mejor respuesta al odio porque vamos adelante con amor y vamos adelante porque creemos creando la nueva historia y los nuevos tiempos en nuestra Nicaragua”.

Agregó que quien tiene en su ser sentimientos tóxicos primero se envenena él.

Creo paso a paso en el fortalecimiento de la seguridad, en el fortalecimiento de mejores sentimientos del pueblo nicaragüense se está mostrando a esos poquitos, esas migajas y esos puchos de personas que todavía quedan por ahí empeñados en algo que no corresponde, que no conecta con la identidad nicaragüense, pero nuestro pueblo da grandes lecciones cada día, sentenció.

Nicaragua es un pueblo piadoso

Aquí nadie quiere distracciones malévolas, aquí nadie quiere perversidad a como dice la Biblia de los impíos, aquí nadie quiere impiedad. Somos un pueblo piadoso, un pueblo compasivo y un pueblo generoso, y un pueblo laborioso. Todos los días nosotros admiramos esa laboriosidad del pueblo nicaragüense y como decía el comandante aquí trabajamos todos y aquí nos quedamos todos”.

El pueblo valiente trabaja sin descanso

Trabaja en su casa la madre que cuida su hogar, trabajan las mujeres en todos los espacios donde es posible trabajar, trabajan los varones, los productores, las comerciantes, las productoras y una cantidad de mujeres organizadas en cooperativas o trabajando por cuenta propia en el campo. Trabajamos sin descanso y sin flaquear porque somos valientes, somos un pueblo valiente, apuntó la vicepresidenta de Nicaragua.

daniel-ortega-nicaragua

Igualmente enfatizó: “Yo no me canso de darle gracias a Dios por ese corazón noble, aguerrido, valioso y valeroso de todos los nicaragüenses que trabajamos para avanzar y que invocamos a Dios todos los días para implorarle bendiciones y la principal bendición son estos corazones que se mueven con energía victoriosa de confianza en él y de amor porque desde esos corazones es que construimos como artesanos la paz todos los días, porquela paz no es algo que uno puede construir un día sino que se tiene que construir, fortalecer y consolidar todo los días”.

“Nos sentimos orgullosos de ese pueblo libre y cuando decimos libre es de un pueblo que sabe que su país le pertenece y que en estas tierras sagradas donde nacimos tenemos que construir fortaleza todos los días para ir adelante y para abundar en paz y prosperidad”.

Hoy es treinta y he hablado tanto de Tomás, ayer, hoy, admirable e inquebrantable Tomás que tras semanas de tortura nunca se rajó a como dice la gente y siempre mostró ese espíritu que le caracterizaba y le caracteriza porque es el legado que nos deja, esa fuerza, esa confianza de victoria, y en la victoria, en los días más duros de la siembra como decía Leonel, Tomás supo que la victoria era cierta, y ese es el legado nuestro, que las victorias son de cada día, de todos los días y de los nuevos tiempos que Dios dispone para nuestra Nicaragua”, recordó.

La compañera manifestó estar orgullosa de las mujeres y de las madres que entregan su amor.

“Esa cultura, ese amor de madre nos distingue. No en todas partes del mundo a estas alturas las mujeres quieren tener hijos, esa es la verdad, se priorizan otras cosas materiales", dijo.

"La condición maternal que tenemos en Nicaragua y ese espíritu amoroso de las madres no solo nos ayuda a construir mejores seres humanos sino que se extiende a familias ampliadas y a la misma comunidad, porque como madre y entre madres nos entendemos. Yo les hablo a todas las madres de nuestra Nicaragua que sé queremos paz, tranquilidad, armonía y que tenemos buen corazón. Aquí no puede anidar maldad alguna, la miseria humana que conocemos, que ahí está porque también es parte de la vida, nosotros con la fortaleza del amor podemos atajar esa miseria humana y trascenderla y construir a pesar de la miseria humana. Ojalá las personas que tienen esa grave enfermedad que se llama miseria espiritual, miseria humana, ojalá sanen y se liberen de los venenos, de los tóxicos y alcancen paz interior y de esa manera ofrezcan a Dios su contribución a la paz y a la prosperidad en Nicaragua”, afirmó.

La vicepresidente enfatizó que al celebrarse el Día Internacional de los Trabajadores pide a Dios que derrame bendiciones en los hogares de Nicaragua.

Mañana primero de mayo, y es un mes lleno de festejos y lleno de esperanza, porque el productor sabe que el agua de mayo le trae a esas tierras que ha ido preparando la posibilidad de sembrar y cosechar y tener buenos resultados. Es como cuando empezamos el año que siempre nos disponemos a tener un año mejor que el que se va, cuando nos preparamos para la siembra y esperamos el agua de mayo, y esperamos que todo salga mejor nos llenamos de esperanza y esa esperanza es alegría en todas partes", afirmó.

"No me canso de repetir que este pueblo nuestro va por más victorias porque merece todas las victorias y todas las glorias del mundo. Vamos adelante, hermanos, hermanas y vamos paso a paso restaurándonos y avivando en todo y entre todos. Nicaragua está hecha de vigor y de gloria, Nicaragua está hecha para la humanidad, para la fraternidad, para la libertad, para crecer, aprender todos los días y para que ese espíritu infinito que tenemos no solo cultive más victorias sino que esas victorias nos lleven a una vida de felicidad que es lo que todos merecemos”, dijo.

Finalmente, sobre la carretera que une el Pacífico con el Caribe, la vicepresidenta indicó que es una carretera histórica Símbolo del esfuerzo, la determinación y la convicción de victorias de nuestro pueblo”.