La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República, destacó que Nicaragua que este fin de semana se realizarán una serie de eventos que reflejan la alegría de nuestro pueblo.

“Alegría porque somos un pueblo agradecido a Dios, alegría porque estamos en paz, alegría porque fortalecemos la paz desde la familia, desde el hogar todos los días. Alegría porque como familia nicaragüense vamos avanzando. Alegría porque Dios nos bendice, porque con Dios prosperamos, porque vamos en victorias del amor, en victorias del trabajo”, subrayó.

Destacó que somos un país de amor a Dios sobre todas las cosas, una Nicaragua cristiana donde celebramos y honramos la victoria de Dios todos los días. “Esta Nicaragua que quiere paz, encuentro, reconciliación. Esta Nicaragua que avanza de la mano de Dios, con su gracia y para su gloria, las obras y la palabra de Dios se cumplen en Nicaragua”.

La compañera Rosario dio lectura al Salmo 19

Los cielos cuentan la gloria de Dios,
Y el firmamento anuncia la obra de sus manos.
Un día emite palabra a otro día,
Y una noche a otra noche declara sabiduría.
No hay lenguaje, ni palabras,
Ni es oída su voz.
Por toda la tierra salió su voz,
Y hasta el extremo del mundo sus palabras.
En ellos puso tabernáculo para el sol;

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma;
El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.
Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón;
El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos. El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre;
Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.
Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado;
Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.
Tu siervo es además amonestado con ellos;
En guardarlos hay grande galardón.
¿Quién podrá entender sus propios errores?
Líbrame de los que me son ocultos.
Preserva también a tu siervo de las soberbias;
Que no se enseñoreen de mí;
Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión.
Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti,
Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.

La compañera vicepresidenta agregó que, en nuestra Nicaragua, los cielos cuentan, la tierra cuenta la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos y sabemos que la obra de Dios es el amor, la paz, la tranquilidad, la convivencia armoniosa en nuestra Nicaragua. Que la gloria de Dios en nuestra Patria Libre, Patria Unida, Patria de Dios, la gloria de Dios es la familia, la persona, el ser humano, es el que cree, es el que sabe, es el que avanza porque cree.

“En Nicaragua honramos y vivimos la gloria de Dios y se anuncian sus obras, sabemos que la obra de Dios es la restauración, el avivamiento y la recuperación de las rutas de prosperidad. Trabajo paz, seguridad, prosperidad en nuestra Nicaragua, agregó.

Nicaragua es de Cristo, proclaman los distintos hermanos y hermanas que agradecen todos los días a Dios, todo el pueblo, por la vida, por la salud, por la fortaleza, por la luz que la derrama sobre nuestros corazones”, reiteró.

“Aquí Dios nos bendice y nos ha bendecidos para siempre. Nos sentimos engrandecidos por el poder de Dios, todo lo que hacemos en nuestra Nicaragua es porque Dios dispone que se haga para avanzar y para que esa fe que anima, que alienta a cada nicaragüense crezca cada día porque confía en él, y el que confía en Dios y la misericordia del altísimo no será conmovido. ¡Gloria a Dios en Nicaragua! Vamos adelante con la fe, esperanza y la confianza en los caminos que Él abre para Nicaragua, que son caminos de paz, caminos de bien, de prosperidad y victoria”, finalizó.