El presidente de la República, comandante Daniel Ortega Saavedra y la vicepresidenta compañera Rosario Murillo, presidieron en Managua el acto central del homenaje al general Augusto C. Sandino, en el 85 aniversario de su paso a la inmortalidad.

En el acto participaron el jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés; el director de la Policía Nacional, primer comisionado Francisco Díaz Madriz; la ministra de Defensa, Martha Ruiz; y la ministra de Gobernación María Amelia Coronel.

Asisteron a este acto, el compañero vicepresidente del CSE, Lumberto Campbell; la fiscal general Ana Julio Guido; el procurador general Hernán Estrada; la procuradora de Derechos Humanos Corina Centeno; la presidenta de la Corte Suprema de Justicia Alba Luz Ramos, así como los embajadores de Cuba, México, Palestina, Venezuela, Panamá, República Dominicana, Federación de Rusia, China Taiwán, Uruguay, Bolivia, Ecuador, El Salvador, entre otros diplomáticos acreditados en nuestro país.

Como invitados especiales se encuentraban representantes del Encuentro Mesoamericano de Partidos Políticos de Izquierda, que emitieron una proclama de respaldo al pueblo y gobierno de Venezuela, liderado por el Presidente Nicolás Maduro Moros.

Al iniciar el acto conmemorativo, la vicepresidenta, compañera Rosario saludó a los Cachorros de don Felipe Urrutia, quienes fueron los encargados de cantar temas del folclore nacional.

Que viva don Felipe Urrutia aquí presente con sus Cachorros, siempre leales, siempre fieles, siempre caminando las rutas de amor, de cariño, de entendimiento, rutas de paz desde nuestra cultura, nuestro arte. Allá nos está viendo don Felipe disfrutando esta su Nicaragua libre. Gracia don compañero”, expresó.

Asimismo, envió un saludo especial a los familiares del general Augusto C. Sandino que se hicieron presentes.

Nuestro cariño, nuestro respeto, nuestro amor a ella que preside este acto de 85 aniversario, Blanca Segovia Sandino Aráuz, hija de nuestro general de hombres y mujeres libres Augusto C. Sandino. Como todos los días nuestro respeto, nuestro reconocimiento, nuestro amor y a todos sus hijos, su familia, a Walter, a Julio, a Augusto, su esposa, sus hijos, a todos ellos, todos los días caminamos el ejemplo de Sandino con esa valentía formidable, con esa espiritualidad inmensa y profunda que los llevó a recorrer esos caminos de esperanza, de lucha, caminos de victorias”.

La compañera Rosario Murillo recordó que “el martes estuvieron Walter, Julio y Augusto viendo a Blanquita allá en San Rafael y hoy en la mañana estuvieron con los abuelos en Niquinohomo, con doña Margarita y recorriendo la calle real desde el panteón hasta el monumento celebrando, conmemorando y compremetiéndonos todos a seguir adelante llenos de la fuerza, de la fe, de la esperanza, de la confianza en Dios”.

Seguir trabajando por la paz

Durante su intervención el Comandante Daniel saludó a los delegados que participaron del Encuentro Mesoamericano de partidos políticos de Izquierda “Saludamos a los hermanos de las fuerzas políticas, movimientos revolucionarios que en la lucha por la paz y en solidaridad con el pueblo de Bolívar, de Chávez, han tenido este encuentro aquí en Managua, en solidaridad con el pueblo y gobierno que encabeza nuestro hermano Nicolás Maduro”, dijo el presidente Daniel Ortega al saludar a los delegados del encuentro mesoamericano que tuvo lugar esta semana en Managua. También saludó a los miembros del consejo político del partido de izquierda Sinn Fein de Irlanda.

 DOS

El comandante Daniel Ortega ratificó el cariño y la solidaridad del pueblo nicaragüense, cuna del poeta universal Rubén Darío, y del general Augusto C. Sandino, para con el pueblo bolivariano “que hoy está librando una vez más la lucha por la paz”.

“Y eso lo ha expresado con toda claridad nuestro hermano el presidente constitucional Nicolás Maduro. Lo ha dicho con toda claridad: lucha por la paz, lucha por la soberanía, lucha por la independencia. La lucha por la paz es un compromiso, un compromiso que tiene sus bases en lo que es el espíritu, la convicción de nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños, que es su compromiso con la paz y así lo dejamos plasmado todos los países, todos los pueblos, todos los gobiernos latinoamericanos y caribeños en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, ahí están esos principios, en sus fundamentos. Toda la región latinoamericana y caribeña es una región, una zona de paz, así lo dijimos, así lo comprometimos, así lo juramos y así lo ratificamos hoy en el 85 aniversario de nuestro general de hombres libres”, señaló Daniel Ortega.

DOS

Indicó que la paz hay que defenderla “y la paz finalmente triunfará, más allá de las amenazas, porque estoy convencido y así lo han expresado todos los gobernantes latinoamericanos y caribeños, en eso han sido unánimes, más allá de las diferencias, en que no admiten, no avalan, una intervención, una agresión militar contra la República Bolivariana de Venezuela”.

Ese compromiso de paz también lo han ratificado los países de la comunidad europea “más allá de las diferencias, más allá de sus posiciones políticas, lo han dicho con toda claridad. Las diferencias no significan que estén a favor de la intervención, de la guerra, sino que hay una coincidencia en que tienen que buscarse, en que tiene que trabajarse, tienen que desarrollarse en todo caso iniciativas dentro del marco constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, iniciativas pacíficas para encontrar una solución por la vía pacífica. Así ha quedado consignado y todos esperamos, todos deseamos, que se pueda trascender a la amenaza, que se pueda trascender a lo que son los intentos de querer convertir la región, una región de conflicto bélico, que al final va a prevalecer la paz”.

Nicaragua debe retomar la ruta de bienestar

El comandante Daniel Ortega brindó el reconocimiento del Gobierno sandinista a las familias nicaragüenses por la forma como han venido enfrentando los retos y desafíos que dejó el intento de golpe de estado, no solamente la pérdida irreparable de vidas humanas, sino también el daño a la infraestructura, de centros hospitalarios, de escuelas, de viviendas y muchos otros daños a la economía y principalmente al empleo.

DOS

“En esa acción criminal lanzaron al desempleo a muchos hermanos nicaragüenses. Afectaron los cimientos de nuestra economía, que tenía un crecimiento sostenible de manera ininterrumpida, crecimiento que andaba entre 4.5% y 5 %, cómo se venía atacando la extrema pobreza y reduciendo la pobreza, desarrollando los programas de salud, la educación, todo en beneficio de los pobres que son la mayoría de nuestro país, todo en beneficio de los trabajadores, el pueblo trabajador, todo en beneficio de los campesinos, en beneficio de la juventud, en beneficio de las mujeres. Cuántos programas que venían caminando, que se venían multiplicando y la tenacidad del pueblo nicaragüense ganándose el respeto de la comunidad internacional y la comunidad internacional aportando recursos, proyectos, programas en beneficio de las familias, en beneficio de las comunidades, de las comarcas, de los municipios y cuánto agradecemos esa cooperación, esa solidaridad incondicional que han brindado y siguen brindando pueblos hermanos al pueblo nicaragüense”, expuso.

Señaló que el intento de golpe de estado fue tan fuerte para la economía, que ha obligado a discutir en la Asamblea Nacional con todos los sectores económicos sociales, pequeños y grandes, para que aporten y brinden propuesta a la iniciativa de reforma a la ley de reforma tributaria.

DOS

Una reforma tributaria que lleva como objetivo buscar cómo recaudar, en una situación extraordinaria, los recursos básicos para sostener los programas de salud, para que no se cierren los hospitales, para sostener las escuelas, los programas de educación y que no se cierren las escuelas, para garantizar los servicios básicos de la población, para inyectarle, a través de diferentes programas mayor fortaleza a lo que es el espíritu emprendedor del nicaragüense. Porque los hermanos que quedaron desempleados no se quedaron ahí sentados a la orilla de la acera, sino que inmediatamente ahí nació un emprendedor, porque todos tenemos el potencial de emprender la más diversas tareas, las más diversas actividades. Se han multiplicado estas iniciativas que dan lugar a que desde abajo se estén fortaleciendo actividades productivas, mientras los sectores medios y los sectores altos que fueron afectados, buscan también las formas de fortalecerse y que uniendo fuerzas todos los nicaragüenses podamos retomar el camino que veníamos caminando a buen paso, que podamos retomarlo, que podamos abrir de nuevo esta ruta de seguridad, de bienestar para las familias nicaragüenses”, dijo el presidente Daniel Ortega.

DOS

El Supremo Sueño de Bolívar

Indicó que recuperar esa ruta de bienestar y progreso en la que venía caminando Nicaragua en los últimos 11 años, debe ser la prioridad y “esa es la batalla de hoy y lo sabemos todos. Esa es la lucha de hoy y en esta lucha estamos comprometidos todos y en esta lucha nos inspira, claro que nos inspira el ejemplo de nuestro general Sandino, porque es una lucha por la soberanía, es una lucha por la autodeterminación, es una lucha por el bienestar de las familias nicaragüenses, porque bien sabemos que el pensamiento y el programa de lucha de nuestro general Sandino, no solamente se planteaba la defensa del territorio, la soberanía nacional frente a la invasión extranjera hasta expulsar, sino que también incorporaba los programas de orden social y hacía un énfasis muy grande en los programas en beneficio de los campesinos, de los artesanos, de lo que era la población económicamente activa en esos años, en esa época y como buen hijo de Bolívar reivindicaba también el Supremo Sueño de Bolívar, y que bien lo expresó, que bien lo presentó en su documento escrito allá en las Segovias, donde presentaba el plan para hacer realidad el Supremo Sueño de Bolívar, es decir la unidad de los pueblos latinoamericanos y caribeños”.

El comandante Daniel Ortega señaló que estamos inmersos en una lucha donde se mueve siempre los intereses expansionistas, se mueven siempre los intereses para los cuales no existen fronteras.

“Piensan que las fronteras tienen que estar constantemente delimitadas por la fuerza del poderío militar. Todavía, a pesar de que el mundo ha avanzado en la pluralidad en el orden económico, en el orden comercial y en el orden militar, están los que se resisten a entender que el mundo desde hace un buen rato dejó de ser unipolar”, subrayó.

Recalcó que el planeta tierra no puede estar dominado y sometido a imperio alguno, pues esos tiempos ya quedaron atrás y ya se configuraron otras fuerzas económicas, políticas, culturales, ya se potenciaron, y ya estamos frente a lo que es el surgimiento de un mundo multipolar.

“Y es lo que tenemos ahora en nuestro planeta. Y es lo que tiene que consolidarse y es lo que vendrá finalmente a afirmar y firmar la paz en nuestro planeta. Y en esta región tenemos la posibilidad de desarrollar y fortalecer una potencia, sin armas atómicas”, enfatizó.

Añadió que nuestras armas tienen que ver con las enormes riquezas de nuestras naciones en América Latina y el Caribe. “La primera riqueza, (son) los pueblos con identidad, pueblos creativos, emprendedores, luchadores. Y luego los recursos naturales de toda la región”.

“Por eso Bolívar lo decía, y luego Sandino: Unida América Latina y el Caribe, no para hacerle la guerra a nadie, no para convertirnos en una potencia para ir a disputar territorios y dominios a otras zonas, sino para erradicar la pobreza de toda nuestra región y desarrollar el bienestar, desarrollar la salud, la educación, la cultura, la tecnología, todo lo que hoy está en manos del mundo desarrollado, desarrollarlo aquí en la región latinoamericana y caribeña y unidos todos claro que nos convertimos en una gran potencia, en una potencia para la paz y una potencia para hermanarnos con otros pueblos, con otras naciones para poner en práctica también el principio de la solidaridad, que es un principio que está en la naturaleza humana”.

El Comandante señaló que seguimos luchando mientras tanto para defender la paz y alejar las amenazas que siempre existen en el mundo, de provocar hechos de violencia o terrorismo, o hechos de violencia como lo vemos todos los días en otras naciones.

Agregó que en los mismos Estados Unidos de Norteamérica se dan hechos de violencia “y no nos alegra, nos duele, porque también somos hermanos del pueblo norteamericano, nosotros no somos enemigos del pueblo norteamericano, somos hermanos del pueblo norteamericano. Nuestro general Sandino no era enemigo del pueblo norteamericano, y así lo escribió, dio constancia, lo que sí es que no aceptamos que el más poderoso se sienta con el derecho de atropellar al que ve más débiles en términos económicos y en términos militares, eso no es democrático, eso no es justo, eso no es cristiano, eso va contra los principios que contiene la carta de Naciones Unidas que hemos firmamos todos en el planeta, desde los países más poderosos hasta los países pequeños. Que, está consignado ahí, tenemos iguales deberes y tenemos iguales derechos, por tanto, tenemos que respetarnos”.

Insistió en que la paz, como la economía, como la salud, la agricultura, la vida misma, hay que estarla cuidando todos los días, hay que estarla defendiendo todos los días.

La peste del narcotráfico y el crimen organizado

Mencionó que hay “otra peste que cruza por nuestra región: el narcotráfico y el crimen organizado, donde los grandes consumidores están en el norte, (tristemente, no deberían estar ni en el norte ni el sur, porque la droga es veneno, en todas sus formas)”. Explicó que ese veneno atraviesa Centroamérica y México para llegar al gran mercado, para legar a los Estados Unidos.

“Esto ha significado una lucha que amenaza la soberanía de nuestros pueblos, porque el narcotráfico y el crimen organizado aspiran a apoderase de las instituciones y de los estados que se encuentran a lo largo del camino, incluyendo las instituciones allá en el gran mercado de los consumidores, porque para que esa droga pueda penetrar allá (a los EEUU), tiene que haber complicidad, y para que luego pueda circular en los barrios de las ciudades norteamericanas tiene que haber complicidad, para que puedan lavar miles de millones de dólares en los grandes bancos norteamericanos tiene que haber complicidad.

“Es una actividad que va penetrando y que en nuestro caso en la región centroamericana es un tema vinculado a las pandillas, vinculado a la maras, entonces se crea una situación de inseguridad, de inestabilidad para las familias de la región, y no pueden desplazarse tranquilamente, no pueden vender sus productos tranquilamente, porque ahí les están poniendo el impuesto, y si no lo pagan los matan y le ponen el impuesto al transportista y si no lo paga le ametrallan los vehículos y matan a todos los pasajeros que van en el bus. Eso está aconteciendo con frecuencia en nuestra región, en toda Mesoamérica”, denunció el comandante Daniel Ortega.

No obstante, dijo que aquí en Nicaragua seguimos dando la batalla, con el presupuesto más bajo de toda la región centroamericana.

El pensamiento de Sandino

“Nicaragua tiene el presupuesto más pequeño, Nicaragua tiene el Producto Interno Bruto más pequeño de toda la región centroamericana, nuestros soldados del ejército, nuestra Policía, tiene el salario más bajo de toda la región centroamericana, y con esos recursos limitados, aquí se ha venido dando la batalla y se ha venido ganando esa batalla., por eso hay que defender la paz y la estabilidad todos los días hay que defender la seguridad todos los días, y se ha venido dando esa batalla para darle seguridad a las familias nicaragüenses todos los días, para darle seguridad, estabilidad y paz al país, se ha venido librando esa batalla”, reiteró.

“¿Y qué es lo que inspira a los mandos del ejército, a los soldados de nuestro ejército, a los mandos de la policía? Los inspira el pensamiento del general Sandino, los inspira la lucha heroica, valiente, de nuestro antepasado, y esa lucha tiene un elemento que es fundamental: la mística”.

Finalmente, dijo que el Ejército y la Policía, con esa mística, saben librar la batalla contra el narcotráfico y el crimen organizado. Y saben que para lograr efectividad en la batalla no bastan los compañeros que están en la nómina de la policía, ni los compañeros que están en la nómina del ejército, “ellos saben bien que para que esa lucha por la seguridad, por la estabilidad sea efectiva, el ejército y la policía tiene que vincularse con la comunidad, con el barrio con la gente del campo, y ahí está la gran fortaleza, una unidad de la instituciones con el pueblo, lo que explica la efectividad que tienen nuestras instituciones para haber logrado construir un muro de contención contra el crimen organizado y el narcotráfico”.