La vicepresidenta compañera Rosario Murillo, destacó este 21 de febrero la conmemoración del 85 aniversario del paso a la inmortalidad del general de hombres y mujeres libres, Augusto C. Sandino, señalando que el héroe nacional nos enseña a caminar con fuerza de esperanza y certeza de victorias.

Hoy “conmemoramos 85 años de carácter nicaragüense, 85 años de espiritualidad inmensa, 85 años de heroicas batallas en claves de tiempos históricos que no pueden medirse con nuestros calendarios comunes, claves de tiempos espirituales, memorias sagradas de nuestros pueblos que siempre saben ver el infinito, el horizonte, el más allá, que siempre también es más aquí porque nos enseña a caminar con fuerza de esperanza, amaneciendo cada día con optimismo y certeza de victorias”, expresó la compañera Rosario Murillo.

“A 85 años de otro nacimiento de nuestro general de hombres y mujeres libres, de su precursor el general Benjamín Zeledón, y de todo el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua, asumimos la valentía extraordinaria de Benjamín, de Augusto, santo y seña en nuestro caminar hacia horizontes siempre dignos”, aseguró.

Dijo que hoy 21 de febrero “saludamos el infinito amoroso y luminoso coraje del pueblo nicaragüense. Nos asumimos orgullosos como pueblo de Rubén Darío, de Augusto Sandino, inmortales y universales cada cual en su humanidad diferente y trascendente”.

“Nicaragua única y original vibra con Rubén Darío, nicaragüense genial, y con Augusto Nicolás Sandino, héroe de nuestra Soberanía Nacional. La fe, la esperanza y la grandeza espiritual, dones de Dios, forjan estos nuevos tiempos de nuestra historia que recorremos convirtiendo todos los caminos en posibilidad para el encuentro, la armonía, el cariño y la paz”, añadió.

La vicepresidenta afirmó que “a Sandino lo iluminó el amor y ese es el legado que orgullosos y empeñados recorremos. Vamos adelante en victorias de la esperanza, del amor, de la paz”.

En su mensaje de mediodía, la compañera Rosario Murillo, dio lectura al poema “Aquel Amigo”, escrito en 1960 por el poeta chileno Pablo Neruda.

AQUEL AMIGO

Después Sandino atravesó la selva y despeñó su pólvora sagrada contra marinerías bandoleras

en Nueva York crecidas y pagadas: ardió

la tierra, resonó el follaje:

el yanqui no esperó lo que pasaba: se

vestía muy bien para la guerra brillaban

sus zapatos y sus armas pero por

experiencia supo pronto quiénes eran

Sandino y Nicaragua: todo era tumba de

ladrones rubios: el aire, el árbol, el

camino, el agua, surgían guerrilleros de

Sandino hasta del whisky que se

destapaban y enfermaban de muerte

repentina los gloriosos guerreros de

Luisiana acostumbrados a colgar los

negros mostrando valentía sobrehumana:

dos mil encapuchados ocupados

en un negro, una soga y una rama. Aquí

eran diferentes los negocios:

Sandino acometía y esperaba,

Sandino era la noche que venía

y era la luz del mar que los mataba,

Sandino era una torre con banderas,

Sandino era un fusil con esperanzas.

Eran muy diferentes las lecciones,

en West Point era limpia la enseñanza:

nunca les enseñaron en la escuela

que podía morir el que mataba:

los norteamericanos no aprendieron

que amamos nuestra pobre tierra amada

y que defenderemos las banderas

que con dolor y amor fueron creadas.

Si no aprendieron esto en Filadelfia

lo supieron con sangre en Nicaragua:

allí esperaba el capitán del pueblo:

Augusto C. Sandino se llamaba.

Y en este canto quedará su nombre

estupendo como una llamarada

para que nos dé luz y nos dé fuego

en la continuación de sus batallas.

Tras la lectura, la vicepresidenta comentó que es un “extraordinario poema que retrata a nuestro Sandino y a nuestros pueblos, retrata cómo desde ese siempre más allá a este más aquí, Sandino nos envía luz, nos envía fuego, nos envía amor en la continuación de sus batallas”.

La vicepresidenta también agradeció los mensajes de los presidentes de Venezuela y de Bolivia, que recordaron la gesta de Sandino.

“Saludamos y agradecemos los mensajes publicados por nuestro querido compañero Nicolás Maduro. Gracias Nicolás, compartimos este mensaje que nos llena de orgullo a todos en estos caminos de fraternidad, de amor, caminos sagrados de Soberanía, de Libertad”, dijo.

Y sobre el mensaje del presidente Evo Morales, la compañera Rosario Murillo, también destacó que Sandino sigue vivo en la misma causa que es la del amor.

La compañera también se refirió a una entrevista que el embajador de Nicaragua en España, Carlos Midence, le hizo a la sobrina nieta del compañero periodista vasco Ramón de Belaustegigoitia, quien visitó a Sandino y publicó el libro Con Sandino en Nicaragua, en 1934.

Finalmente, la vicemandataria destacó que en todo el país se están realizando caminatas y ofrendas “honrando ese legado amoroso, victorioso, de paz, de armonía, de entendimiento, que caminamos con orgullo y decisión en esta Luz, Vida y Verdad”.