El ministro de Hacienda y Crédito Público, compañero Iván Acosta, durante una entrevista brindada al programa En Vivo del Canal 4 de televisión, calificó de exitosa la consulta iniciada esta semana por la Comisión Económica de la Asamblea Nacional, sobre las Reformas Tributarias.

Acosta mencionó que el primer día hubo como 40 o 50 representantes vinculados a cooperativas, a los trabajadores, y a distintas asociaciones que tienen que ver con las reformas, pero también participaron las organizaciones y empresas pymes y las cámaras, así como empresas grandes —casi todas las transnacionales—, en diferentes sectores.

“Este es un tema nacional, no solo del Gobierno (…), es un tema que les interesa a todos porque es para fortalecer los espacios fiscales, para fortalecer la senda del crecimiento y, sobre todo, para que las empresas sigan generando empleos y riquezas”, explicó el ministro de Hacienda.

Una reforma equilibrada

“Ahí está el Gobierno haciendo una reforma que ha estado tratando de ser lo más equilibrada, lo más técnica y armoniosa (posible), con la situación del país en este momento. Estamos claros que tenemos que compartir todos los costos que lleva volver a la senda del crecimiento”, añadió.

Señaló que retornar a la senda del crecimiento es algo que favorece tanto a las empresas como a los trabajadores y a todo el país. “En eso estamos”, recalcó Acosta.

Indicó que en esa tarea están comprometidos la mayoría de los sectores y la buena participación alcanzada —estima— es ya un gran resultado.

Respaldo popular a medidas

Por otro lado, destacó el respaldo popular a las medidas, indicando que, en los mercados, los sectores populares, los barrios y las diferentes comunidades donde se ha monitoreando la reacción popular, la gente muestra entender hacia dónde van las reformas.

“Esta es una reforma profundamente equitativa y progresiva, si la gente está diciendo ‘que pague más el que tiene más’ y todos están de acuerdo con eso. Todos debemos estar de acuerdo con eso, los grandes empresarios, los medianos, los pequeños, los trabajadores, los campesinos; todos debemos estar de acuerdo que no sea al revés”, comentó.

Pero, acotó, que hay algunos que piensan que eso debe ser al revés, es decir, que paguen más los que no tienen.

Una contribución menor de la mayoría del pueblo

“Eso —dijo—, demuestra la seriedad, la sensibilidad política de asegurar que la mayoría de nuestro pueblo tenga una contribución menor, de acuerdo a su situación socioeconómica y ahí es importante, cuando decimos que siguen exentos los alimentos, que sigue exenta una gran lista de productos”.

“Que hay cero IVA vinculado al agua y a la energía, por ejemplo. Eso es importante, que nunca hemos tenido algún área donde vamos a golpear a la mayoría de las pymes. Decimos: si hay 135 mil (empresas) registradas (en el país), el efecto va a ser fundamentalmente en un poco más de 630 (empresas); que no va a haber ningún cambio, es para protegerlos, para proteger el empleo, proteger el bienestar y fortalecer las capacidades para que el país vuelva rápidamente al crecimiento”, dijo.

Recordó el progreso que se ha registrado el país y que ya lo conoce nuestro pueblo, como lo que han hecho el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y el presidente Daniel Ortega con los impuestos en carreteras, energía, agua y saneamiento, en el desarrollo de los parques, en las mejoras a los hospitales y en la construcción de hospitales nuevos.

Más hospitales y obras

El periodista Alberto Mora señaló que el promedio de la construcción es a más de un hospital por año y ese esfuerzo no se había hecho antes, solamente con un gobierno comprometido con el pueblo, como el del presidente Daniel Ortega.

También destacó que los presupuestos para el área social son intocables, se garantizan y la gente entiende y reconoce esa preocupación por el bienestar.

“No tenemos que leer libros ni buscar en Wikipedia, aquí hubo tres gobiernos (neoliberales) y cada uno como digo yo, muchas veces, destrozaron el gasto social, cortaron la salud a la mitad, prácticamente privatizaron la educación con la famosa autonomía, eso no debe hacerse porque afecta a la mayoría, a los más pobres”, expresó el ministro de Hacienda.

“Cuánta gente perdió de mandar a sus hijos a estudiar en esos años a los que no queremos regresar”, señaló recordando que hoy la situación es diferente a las puertas de un nuevo ciclo escolar.

“Cuántas veces hubo lágrimas de las madres por no poder llevar a sus hijos a la escuela, y cuando un hijo pierde un año escolar, es un grave daño a su desarrollo futuro. Cada año que pierda en la niñez puede significar que no vaya a tener oportunidad de terminar un curso universitario” en el futuro, añadió.

Daños del golpismo son irreversibles

El ministro comparó a los golpistas y a los economistas neoliberales que impulsan reformas basadas en recortes y privatizaciones con “un cirujano que está cortando sin compasión en la nación, en el pueblo, y no tiene sensibilidad social”.

“Debemos tener sensibilidad con nuestro pueblo, cuando tomamos una medida, debemos buscar que tenga el menor impacto sobre las amplias mayorías de la población, ese es un tema que no solo lo hemos hecho ahora, sino también en las reformas de 2013, 2009 y también en el gasto social se expresa eso”, explicó.

Añadió que el presupuesto del gasto, es el corazón de la política: “dime dónde pusiste el dinero y yo te diré cuál es tu prioridad”, acotó.

“¿Dónde pusimos el dinero? 56, 57%, de cada presupuesto en el gasto social, en la lucha contra la pobreza, eso significa más maestros, tener servidores sociales vinculados a la salud pública, tener servicios para desarrollo rural, eso significa poder movilizar recursos importantes para la universidad, estamos hablando que la última movilización del 6% fue en 2006”, dijo.

Derecha quiere confiscar al país

Explicó que hacer lo contrario “es confiscar el desarrollo del país, cortar la posibilidad de cambiar la ruta de desarrollo, es confiscar el futuro de los pobres, no tenés oportunidad, eso quiere decir que (el pueblo) va a tener un futuro laboral muy difícil. La corriente contraria (es la) de que el recurso humano es importante, la de que la educación es importante; hay que invertir en ellas, hay que darle un mejor impulso en inversión social (…) hay que buscar salvar vidas o alargar la vida”, prosiguió.

Resaltó que se ha logrado una media de 74 años de esperanza de vida, 76 para las mujeres y el 72 y medio para los hombres, habiendo dejado atrás aquella esperanza de vida que era de 57 años en 1973 y de 61 años en 1990.

El ministro dijo que ha podido ser posible financiar esos programas porque el Gobierno ha sabido manejar bien los recursos de los impuestos de la ciudadanía.

“Yo decía en la presentación ante el plenario: ‘¿Por qué podés invertir bastante en caminos, carreteras, energía?, ¿Por qué te financia la comunidad internacional, los organismos multilaterales? Porque hay suficiente capacidad para contrapartida’”, explicó.

“Si no tuviéramos contrapartida, si no manejáramos bien los tributos de la sociedad y el pueblo, entonces no podríamos llevar tantos recursos, porque tenés que llevar una contrapartida por cada proyecto, tenés que tener suficientes recursos para mejorar las condiciones del país que es lo que permite al final atraer inversiones privadas nacionales o extranjeras y generar los empleos que genera el país”, consideró.

“Eso es muy importante, la capacidad de mostrar inversión pública o asociación pública, es lo que moviliza recursos a la inversión privada y eso es lo que al final genera stock de inversión, de exportación y eso es lo que genera bienestar y eso es lo que venimos construyendo día a día”, manifestó el ministro Iván Acosta.

El país en la dirección correcta

Acosta se preguntó por qué iba el país a cambiar una dirección que todo mundo reconoce es la correcta y que permitió reducir la extrema pobreza de 48.3 a 24%. Esa es la mayor reducción en el menor tiempo de la historia desde que se registran estadísticas de la pobreza en el país.

“Eso es importante y eso tiene reconocimiento internacional”, comentó.

Más adelante señaló que la “reforma viene a apuntalar, impulsar, a mover al país, hacia la dirección correcta, no a la que nos querían llevar los golpistas o los que estuvieron en los incidentes sociopolíticos de abril a julio. Al final (el objetivo) de todo era destrozar la economía”.

Dijo que los daños en la economía de la intentona golpista son 3 mil 200 millones, con un efecto expansivo.

El daño provocado por el golpismo es altamente relevante y lo que se va a construir en el primer año de la reforma, son 300 millones de dólares, detalló.

“Cuando hacemos las comparaciones, lo que es fuerte es lo que perdimos por el egoísmo, por la irresponsabilidad, por la politiquería y por estar alineados con grupos internacionales, eso provocó un daño al país que hizo perder 84 mil empleos directos y 137 mil en la seguridad social.

Explicó que esos daños no se pueden obviar y por eso instó a proteger estas medidas para proteger la seguridad social, asegurar las pensiones de 160 mil pensionados adultos mayores, la salud a todos los afiliados a la seguridad social que son como 850 mil trabajadores y sus familias, y garantizar las jubilaciones futuras con el aporte del estado.

Señaló que hay que proteger también el gasto social, la educación y la salud como un principio.