Conmemoramos el duodécimo aniversario del paso a la inmortalidad del Comandante Tomás Borge Martínez, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y artífice clave en el triunfo de la Revolución Popular Sandinista. Su legado perdura, y para reflexionar sobre su impacto continuo y la huella indeleble que dejó en la historia, sus hijas Valeria y Ana Josefina Borge comparten sus valiosos testimonios sobre su vida y obra.

Nicaragua recuerda al Comandante Tomás Borge, como un hombre leal, consecuente.

- "En realidad sí, mi padre era todo eso y mucho más; para mí era un hombre muy amoroso, era un hombre que me llenó de momentos únicos de mucha calidad, de tiempo con él, quizás no tanta cantidad, pero mucha calidad; creo que mi papá nos enseñó por el ejemplo", recordó Valeria.

Tanto Ana Josefina y Valeria señalan que siempre para la Navidad, el Comandante Tomás estaba con su familia, "siempre, siempre, siempre", expresaron.

Ana Josefina, agregó, "como dice la Valeria, un hombre lleno de amor, sí tenía amor para toda Nicaragua, pero, obviamente, también tenía amor para nosotros y, él tenía un sentido del humor, Te morías ¿Me entendés? O sea, era súper divertido, estabas con él y estabas riendo".

TOMAS

Lealtad

En cuanto, a lo que significaba la lealtad para el Comandante Tomás Borge, Ana Josefina recuerda que su padre se los transmitía.

"No le gustaba que le pusieramos quejas de nosotros, por ejemplo", en ese sentido, agregó Ana Josefina que les decía el Comandante Tomás Borje, "o sea, es tu hermana, tenés que protegerla; no me vengás a poner queja, para hacerla quedar mal. Siempre nos decía: ustedes tienen que respaldarse, ustedes son hermanas, ustedes tienen que estar apoyándose todo el tiempo".

Ana Josefina puntualizó que la lealtad, para su padre el Comandante Borge, era fundamental.

Al respecto, Valeria agregó, "mi papá, tenía una forma bastante particular de hablarnos, no muy común como todos los papás".

TOMAS

Ana Josefina recuerda que su padre, el Comandante Tomás, le escribió un poema hermoso, cuando estaba en la cárcel, "a él le dieron un papel y un lápiz, para confesarse y él, lo que hizo fue escribirme una carta".

El poema hablaba de que tenía que ser generosa, recordó Valeria, "de que tenía que imitar a mi madre, porque ella era increíble, que confiaba que yo iba a poder ser una persona de bien; yo estaba muy pequeñita, tendría 2 años, tal vez, cuando él me escribió esa carta, creo que en sus libros, nos mencionaba siempre".

Hay una parte del libro "La Paciente impaciencia", en él que dice: "Y se hizo la luz y nació Valeria", recuerdan.

En cuanto, a qué debe emular el ser humano, las personas, los nicaragüenses, del legado que dejó el Comandante Tomás, Valeria expresó, "la generosidad, el desprendimiento del egoísmo, el tratar de dar más de lo que recibimos, creo que eso es algo de que él estaría orgullosísimo de que todos los nicaragüenses lo pudiésemos hacer; para mí, sin duda, la lealtad era su principio. Seguir ese legado, es una gran responsabilidad que él dejó; esa entrega que él hizo por todos los nicaragüenses; él y tantos héroes y mártires. Yo creo que mi papá luchó por todos; eso es lo que él hizo, vivir para todos nosotros, para que fuéramos libres y nos mantengamos libre".

El Comandante Tomás admiraba mucho al Comandante Daniel y la Compañera Rosario

Respecto a la amistad cercana que tuvo el Comandante Tomás Borge y su familia, con el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, las hijas del Comandante Borge lo aprecian de la siguiente manera.

Valeria comentó que su papá "admiraba mucho al Comandante (Daniel Ortega), yo creo que lo quería como un hermano; siempre estuvo consciente de la gran capacidad del Comandante (Daniel Ortega), para liderar el país y sentía una gran admiración hacia la Compañera (Rosario Murillo), porque la Compañera no solo es una mujer extremadamente inteligente, sino que es una persona capaz, es una persona incansable; los dos, la Compañera Rosario y el Comandante (Daniel) (es) el mejor equipo que tenemos para seguir en sendas de paz, en la senda de la prosperidad, en seguir creciendo como el país, como hemos crecido en estos años, de la mano de ellos dos".

Al Comandante Tomás, lo movía el interés supremo de ver a las familias nicaragüenses salir de la pobreza. Tuvo el gusto de ver encaminada a la Revolución, en su segunda etapa, hacia ese gran objetivo; desde el punto de vista de esas conquistas sociales.

Valeria está segura "que mi papá lo estaría disfrutando mucho, ya que en estos años hemos visto, cómo hemos mejorado en todos los ámbitos, desde la medicina, los colegios, ahora hay tantos lugares, para que los chavalos se entrenen en técnicos, cuántos hospitales hay, donde antes no lo había, cuántas universidades para que las personas se preparen", destacó.

Según Valeria, para su padre el Comandante Tomás Borge, la educación era una de las cosas más importantes, "por lo menos, las personas que trabajaron con él, siempre me han dicho eso: 'tu papá nos mandaba a estudiar y, nosotros a veces teníamos cierta resistencia y él nos obligaba a que teníamos que estudiar; teníamos que prepararnos, era muy importante'. Eso, sacar una profesión, que las personas leyeran, que las personas se educaran, que las personas alimentarán el cerebro".

A como están las cosas hoy en la Nicaragua Bendita y Siempre Libre, el Comandante Tomás Borge estaría orgulloso, aseguró Valeria, "a pesar de los tropiezos que nos han puesto, verdad, porque sí hubo un traspiés ahí, después del 2018, sin embargo, hemos logrado que la economía continúe avanzando".

En ese sentido, Valeria aconsejó que es importante que se sigan renovando los valores que dieron inicio a la Revolución, como, "el amor al pueblo, el antiimperialismo, creo yo que hoy en día es más evidente para muchísimas personas que antes no lo veían, que realmente no es un anacronismo hablar de Estado Unidos como un imperio, hay que crear más conciencia y seguir en esa veta, la veta Revolucionaria, de la independencia, de la soberanía, de la autonomía nacional".

Para finalizar, la entrevista Ana Josefina Borge manifestó que "la mejor manera de seguir el legado de mi padre, es seguir de la mano de la Compañera (Rosario Murillo) y del Comandante (Daniel Ortega); eso es lo que mi padre haría, seguir de la mano de ellos dos, como nuestros líderes".

La vida del Comandante Tomás Borge Martínez nunca dejará de inspirar historias. Como uno de los pilares fundacionales del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y arquitecto del triunfo de la Revolución Popular Sandinista el 19 de julio de 1979, su figura trasciende en el tiempo. Más allá de su papel histórico, su valioso legado sigue vigente en la actual fase de la Revolución, la cual continúa forjándose bajo la diligente dirección del Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo.