Las comisionadas generales,Vilma Rosa González González, Jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional y la Comisionada General Thelma Isabel Collado Cerda, Jefa de la Policía del Distrito III estuvieron en la Revista En Vivo con Alberto Mora de Canal 4.  

En el acto del 43 Aniversario de la Policía Nacional, el Presidente de Nicaragua Comandante Daniel Ortega ascendió al grado de Comisionados Generales a 9 comisionados mayores de la Policía Nacional. Tres varones y 6 mujeres policiales.  Ambas jefas policiales fueron ascendidas y ellas hablaron de equidad de género y del trabajo que desarrollan en dicha institución.

Para la Comisionada General Thelma Isabel Collado, el haber sido ascendida a un grado superior, como Comisionada General, “es un espacio que hemos ganado todas las mujeres en esta institución, y estos grados son un reconocimiento que nos ha dado todo el trabajo que hemos venido realizando porque nosotros, este trabajo, lo venimos haciendo en conjunto con el pueblo, porque la Policía Nacional es nacida del seno popular y somos parte del pueblo”, dijo.

Y hemos estado trabajando día a día, noche a noche junto con la comunidad, y esto viene a hacer un compromiso con nuestros héroes y mártires, que han ofrendado su vida en estos 43 años, y un compromiso más que logramos tener ahora, más comprometidos con la institución policial, con nuestro gobierno, nuestra jefatura suprema”, añadió.

A la Comisionada Vilma Rosa González dice que el ascenso  “creo que me agarro movida, no lo esperábamos, la realidad, no lo esperábamos, creo y me atrevería a hablar en nombre de las seis compañeras, que nos hemos sentido privilegiadas, independientemente de nuestra trayectoria dentro de la institución policial, ha sido un reconocimiento en todo este trabajo que hemos venido haciendo, formado por varias décadas  ya dentro de la carrera policial”.

“Nos sentimos privilegiadas, porque en primer lugar seis mujeres en la Policía son ascendidas al grado de Comisionadas Generales, y eso deja claramente patentado la política de nuestro buen gobierno de la equidad de género en las instituciones policiales”, reflexionó.

Puso en perspectiva que una de las características de la Policía es que las mujeres representan el 35 por ciento “y ayer, que seis mujeres honrosamente nos dieron el grado de Comisionada General, además de sentirnos contentas, felices, es un reconocimiento al trabajo que hemos venido realizando, pero también es un reconocimiento a la labor que miles de mujeres, cantidad de compañeras que están trabajando en las filas de la Policía Nacional, y esto no solo nos insta a nosotros a continuar en la labor cotidiana y ser cada día mejores, sino también es un estímulo para las otras compañeras que vienen en este relevo generacional”.

“Entonces es un punto de referencia, 2022 para las mujeres en la Policía Nacional, porque se deja de manifiesto la voluntad de la jefatura de la Policía, la voluntad de nuestro gobiernos, porque en este caso los Comisionados Generales son autorizados por un acuerdo ejecutivo, a propuesta del director general y es un reconocimiento de nuestra jefatura policial hacia el trabajo de las mujeres de la policía, y un reconocimiento de nuestra jefatura superior, al Comandante Daniel y a la Compañera Rosario, a la labor que hemos venido realizando las mujeres en la Policía Nacional”.

Sus historias

La compañera Thelma contó que ingresó a la Policía por parte de la Juventud Sandinista. Tenía 16 años cuando ingresó a las filas de la Policía Nacional, pero nunca pensó que llegaría a los 43 años de la Policía, “porque a mi quien me captó fue el Comisionado General Julio Sánchez, el fue quien me ingresó a la Policía Nacional, pero nunca me imagine llegar a tantos años y entonces ahí inició mi carrera”.

Siempre mi carrera policial ha sido en el área operativa, y he venido desarrollando trabajo de investigaciones”, comentó.

Relató que fue la primera mujer jefa de compañía en vigilancia y patrullaje, “andaba con aquellas boinas rojas, posteriormente fui fundadora de la brigada de tránsito. Fui una de las mujeres mujeres que anduve en moto, me volví motorizada, fue un impacto que vieran a una mujer vestida de policía, con boleta, radio, manejando motos y aplicando  medidas. Asustados hasta los conductores de buses mirándome a mí bajándome de la moto”.

“Posterior pasé a jefa de tránsito en los diferentes distritos, Ciudad Sandino, distrito III, distrito VIII, distrito VI y nuevamente retorno a la brigada de tránsito y estuve por 11 años de jefa de la brigada de tránsito”.

Con el tiempo pasó a ser Segunda Jefa del Distrito III “que fue una experiencia nueva a ser una mujer más integral, porque cuando está en un distrito tiene que dominar todas las especialidades: investigaciones, seguridad pública, transito”.

“Entonces eso fue un impacto para mi novedoso, pero tomé el reto, lo asumí y después me mandaron de jefa de distrito IV, estuve 6 años, esa fue una nueva experiencia, porque ese distrito atiende todo los objetivos económicos que hay en Managua y también el mercado oriental. Me cayeron la mayoría de los incendios del mercado. Y ahora que tengo 2 años de estar en distrito III que es un territorio bastante extenso”.

La historia de la Comisionada Vilma

En el caso de la compañera Vilma, “yo era dirigente estudiantil, en el 82 un contingente de la juventud pasó al Ministerio del Interior, y ahí pasamos un bloque de compañeros al Ministerio”.

En mi caso, mi vida fue en Chontales, yo soy de Chontales, y en esta ocasión llegue a Juigalpa a estudiar y me quedé por 20 años aproximadamente. Ingresé a la policía, ingresé en el Ministerio, y producto de la agresión imperialista nos convertimos en una zona de guerra, atendíamos una área regional y visitábamos Río San Juan, Nueva Guinea, El Rama, Boaco y Chontales. Eso impidió tener una experiencia un poco diferente, porque independiente del trabajo ordinario y cotidiano de la policía, también tuvimos que estar sujetos a ese tipo de estres”.

“En eso hubieron muchas experiencias hasta en 1990 que comenzó una nueva etapa para la Policía Nacional siempre trabajando en Chontales, en diferentes áreas. Estuve en secretaría de la policía, después fuí asistente del Primer Comisionado Caldera, luego con el Primer Comisionado Cordero, luego con el Comsionado General Báez, estuve de jefa de tránsito en Chontales por 10 años y luego me pasaron al Centro de Educación Vial de Managua, en tránsito nacional”.

Añade que posteriormente la mandaron a relaciones públicas, donde estuvo como segunda jefa por seis años. Después pasó a un área de supervisión y control, fue jefa de asuntos internos, y luego retornó a Relaciones Públicas, donde ya lleva 7 años.

Ambas se refirieron a los 16 años de Gobierno neoliberal. Cuenta la Comisionada González que para la policía fue difícil. La academia se tuvo que cerrar porque no había presupuesto, se redujo al mínimo.  

Agregó que habían 40 municipios sin unidades policiales, pero se resolvían las situaciones básicas de la ciudadanía,  destacando que pese a la situación difícil, se mantuvo ese espíritu de la policía nacional de trabajar con la comunidad, “como un binomio perfecto, de la mano con la comunidad y nunca perdimos ese horizonte, esa perspectiva. No nos desvinculamos de esta razón de ser, en el caso de nuestra institución policial, ese vínculo, nunca nos desunimos, siempre tuvimos junto a la comunidad, que más bien nos fortalecía”, comentó.

Dijo que fueron años difíciles donde hasta había falta de uniformes, pero siempre se mantuvieron fortalecidos moralmente.

No obstante dijo que en este nuevo periodo, el Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario le ha venido a dar un vuelco total a la policía, una de las principales fortalezas es que somos pioneros en el ámbito digital, se han construido unidades en todos los municipios y en zonas alejadas.

Destacó el reforzamiento de la técnica, las patrullas policiales, las patrullas de carreteras y la construcción de nuevas unidades en cada distrito de Managua.

Pero sobre todo dejó claro que para las mujeres que hoy están en las filas de la Policía Nacional, en este periodo no hay barreras para ostentar un cargo, “se nos ha dado esa igualdad de oportunidades. Hoy se ve la capacidad de la persona y no el género”.