El Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República de Nicaragua, durante su mensaje al pueblo de Nicaragua, en el marco de la celebración del 43 aniversario de Constitución de la Policía Nacional afirmó que debería ser la población católica del mundo la que elija a sus autoridades religiosas si esta institución realmente siguiera los principios de la democracia.

Opinó que sería una revolución, “Que al Papa lo eligiera el pueblo católico del mundo, porque entre ellos hay varios candidatos, cuando van a esas elecciones, solo los cardenales, no crean que ahí va todo el mundo tranquilo… yo voto, no, entre ellos están ahí las rivalidades, unos quieren que el Papa sea este, otros quieren que el Papa sea el otro, ya tienen sus amarres como dicen”, expresó.

Al respecto dijo que “lo más limpio, lo más sano sería que presentaran a los que quieren ser, a los cardenales que aspiran al papado y que la población del mundo católica con su voto decida quién pasa a ser el Papa y que la población elija también quienes son los cardenales y que elija quienes ser los obispos y que la población elija en cada barrio, en cada comunidad, quienes deben ser los curas del barrio, eso es democracia, eso es democracia”, afirmó.

Participación de la iglesia en intento de golpe

El mandatario reconoció el valor de oficiales héroes de la patria que "combatieron el terrorismo golpista que en 2018 contaba con la bendición de algunos malos cristianos, mejor dicho por algunos que visten pero no tienen nada de cristianos”.

Citó el dicho que reza “el hábito no hace al monje”, para referirse a los miles de crímenes cometidos por los mismos mal llamados religiosos.

“Cuántos de hábitos han cometido miles de crímenes en el mundo, miles de crímenes que se denuncian, desde lo que fue la inquisición, donde quemaban, asesinaban, al que no pensaba como ellos, no repetía sus dogmas. Sí, la santa iglesia católica quemando, matando, incinerando, persiguiendo, organizando cruzadas para asesinar a los que no compartían su credo, bendiciendo y dando una santa ordenanza cuando los conquistadores invadieron nuestras tierras, y esa santa ordenanza, decían, que los conquistadores tenían el derecho de ser dueños de estas tierras simplemente porque venían a imponer a sangre y fuego una religión”, manifestó.

El Comandante recordó que los invasores traían con ellos la cruz. “¿Cuándo Cristo anduvo imponiendo a sangre y fuego el cristianismo? ¿Cuándo Cristo amenazó a los que no pensaban como él? Y supo distinguir cuando aquellos confundidos le reclamaban a Cristo, supo distinguir y dijo: dar al César lo que es del César y dar a Dios lo que Dios”, mencionó.

Afirmó que esa fue una iglesia que se corrompió “que se prostituyó, que denigró a Cristo, que manchó a Cristo, no todos, no todos, indiscutiblemente, no todas, los, las autoridades de la iglesia han caído en esos crímenes, en esos delitos. Delitos horrorosos, delitos horrorosos, que siguen ahí apareciendo miles de niños asesinados en Canadá, en orfanatos, orfelinatos católicos, ahí los recibían a los niños indígenas, hijos de los dueños de esas tierras que habían ocupado los europeos. Y los metían en los orfanatos y luego hacían tropelías, todo tipo de tropelías con los niños y al final los asesinaban”, aseguró.

El Papa pidió perdón

Recordó que el Papa tuvo que pedir perdón por esos crímenes cometidos en nombre de Dios. “Esos crímenes, que ameritan, tanto que se habla de la Corte Penal Internacional, ameritan ir a la Corte Penal Internacional. Y son crímenes que se multiplican en el mundo y aquí en el año 2018, algunos obispos y algunos sacerdotes aprovechándose de su investidura, en lugar de asumir una actitud cristiana, asumieron una actitud terrorista, al grado que ahí está grabado aquel cura, que cuando queman a un compañero allá en Masaya, él mismo se filmó, está la filmación está la grabación donde él le dice a los que han torturado y han quemado al compañero, le dice, vayan a tirarlo a un excusado, a esos de pompón, vayan a tirarlo a un excusado, dándole consejos para enterrar al asesinado”, refirió.

Del mismo modo recordó otros que acompañaron tranques en los que se cometieron terribles pecados. “Ahí estaban utilizando los símbolos religiosos para promover esos tranques que lo que hacían era quitarle a los nicaragüense el derecho al trabajo, el derecho a la vida, el derecho a la educación el derecho a la salud y mientras tanto la Policía en un acto de suprema disciplina acatando la orden que les habíamos dado, que no dispararon contra los terroristas. Y los terroristas atacando con armas, porque claro que tenían armas, financiadas por el imperio, tenían armas y atacaban todos los días cuarteles de Policía. Yo recuerdo lo difícil que era comunicarse con los jefes de la Policía en los cuarteles y decirles ‘aguanten compañeros, no disparen, no disparen’, mientras les estaban disparando”, mencionó.

Se refirió al caso de Masaya y otros cuarteles, donde de algunas iglesias varios salían armados para lanzar los ataques. “Salían de las iglesias, no de todas, pero sí de algunas iglesias, salían armados para lanzar los ataques contra cuarteles de Policía. Y el objetivo de ellos era claro, querían tomarse los cuarteles, tomándose los cuarteles entonces tomarse la ciudad, pensaban que se podía repetir la revolución del 79 y lo decían alegremente. Y algunos curas, algunos obispos llamando a la gente que me metieran plomo, ¿Qué esperaban para matarme? Fíjense qué clase de obispos, qué clase de curas, lo decían tranquilamente, es decir una banda de asesinos”, mencionó.
Asesinos encubiertos por la iglesia

Dijo que se trataba de una banda de asesinos encubiertos con la iglesia católica, “Porque no todos, repito, no todos los sacerdotes, no todos los obispos actuaron de la misma forma. ¿Y desde cuándo se ha visto? Recuerdo la reunión aquí en la casa de los pueblos, la reunión con los obispos, ahí estaban todos los obispos y ahí estaba leyendo un ultimátum ¿Para qué? Para que dejaramos el Gobierno, para que luego se diluyera la Policía y el Ejército, que se diluyera la Asamblea Nacional, los poderes del Estados, todo había que diluirlo y luego había que buscar la forma de armar una estructura de Gobierno y de seguridad con los terroristas, con los golpistas”, relató.

Afirmó que fue algo que resultó ridículo. “Y no quise entrar ahí en el debate de algunos, simplemente le recibimos los papelitos y le dijimos que lo íbamos a estudiar y recuerdo que estaba ahí con Denis Moncada, con el Canciller, con Rosario y les enseño… Golpistas me dicen, sí, son golpistas, son golpistas, un golpe de Estado, una institución como la iglesia católica utilizando a sus obispos aquí en Nicaragua para dar un golpe de Estado. Desde cuándo están para dar golpes de Estados ¿Y desde cuándo tienen autoridad para hablar de democracia. ¿Quién elige a los curas? ¿Quién elige a los obispos? ¿Quién elige al Papa? ¿A los cardenales? ¿Cuántos votos ¿Quién se los da?¡Ah! Si van a ser democráticos que empiecen por elegir con el voto de los católicos al Papa, a los cardenales, a los obispos con el voto de la población, elegir a los sacerdotes de cada comunidad, que se la población la que los elija y no que todo es impuesto, es una dictadura, la dictadura perfecta, es una tiranía, la tiranía perfecta”, señaló.

Lo decía Darío

Citó a Darío cuando le dijo a la iglesia “‘Dónde vas santo tirano”, santo tirano, lo diría Darío con toda claridad, santo tirano. ¿Con qué autoridad me hablan de democracia? ¿Cuántos votos tuvo el obispo de parte de la población para ser nombrado obispo, fue nombrado al dedo del vaticano, de parte de alguien que no ha sido electo por el pueblo, fue electo por un grupo de cardenales. Así eligen al Papa, un grupo de cardenales y de ahí van nombrando por todos lados”, cuestionó.

El Comandante afirmó que le diría a su Santidad el Papa “con todo respeto, a las autoridades de la iglesia católica, yo soy católico y como cristiano, como católico, no me siento representado. Y no me siento representado por todo lo que conocemos, esa historia terrible, pero también por el hecho de que los oímos hablar de democracia y no practican la democracia”, expresó.

Doble discurso

Señaló en ese sentido el doble discurso de esa entidad. “Por un lado hablan de democracia y no practican la democracia y que terrible fue en esos momentos verlos ahí a ellos con la actitud de confrontación, sirviéndole a los intereses del imperio, difamando y calumniando, no les importaba”, aseguró.

Añadió que con ellos estaba el capital. “Y el capital con el cual habíamos hecho una alianza y que venía caminando muy bien el país como nunca, trabajadores los empresarios, el Gobierno, pero claro eso no era un buen ejemplo para los imperialistas de la tierra que están acostumbrados a imponer gobiernos que le sean sumisos, que le sean sus hijos de perra como los llamó Roosevelt cuando le preguntaron por Somoza, como era amigo de Somoza, ah es cierto, ese es un hijo de perra, pero es un hijo de perra, ahí está la esencia de la democracia occidental”, expuso

nota

nota

nota

nota

nota