Las promociones escolares que se celebran en colegios del país es para el estudiante y su familia un logro más y un avance a otra etapa educativa, pero para el emprendedor nicaragüense dedicado a la confección y costura significa dinamizar su economía, al ser protagonistas en la elaboración de togas, birretes y estolas escolares.

En Managua, específicamente en el barrio Nora Astorga en el distrito III, se encuentra el taller “Bendición de Dios” de doña Rosa Corina Pérez Ascencio, una mujer que sobre sale por la calidad que impregna en la elaboración de togas y birretes que usan los estudiantes en las promociones escolares.

Ella es ejemplo de emprendedores nicaragüenses con manos laboriosas que transforman tela en vestuarios elegantes que usan los estudiantes en desfiles de promociones de preescolar, primaria y secundaria.

PROMOCION

Nos abrió la puerta de su hogar, el que ha transformado en un pequeño taller en el que trabajan 4 mujeres, quienes suman esfuerzos para sacar la producción acordada en estas fechas.

Doña Rosa, hizo una pausa en su jornada para poder conversar con nosotros y contarnos sobre el proceso de elaboración de estos trajes que dan elegancia a los estudiantes en el desfile de su promoción.

“La calidad de cada toga elaborada también va con amor y empeño. Yo trabajo con mi mamá que está un poco enferma, pero me ayuda bastante, se suma mi hija haciendo detalles pequeños y le damos trabajo a una muchacha que me plancha”.

PROMOCION

Cadena de bendición

Doña Rosa resaltó que el apoyo de gobierno a la educación y el incentivo que tienen los bachilleres significa para el emprendedores dedicado a la costura una cadena de bendición.

"El Buen Gobierno ha hecho bastante para mejorar la educación, el Presidente ha hecho buenas cosas, ayudando a los alumnos, les da su bono y le damos gracias al Presidente porque ayuda a los estudiantes y a través de eso a nosotros, porque con eso pueden costear su toga, esto es una cadena de bendición para todos”, dijo.

En su jornada contó que, para la confección, su mamá es la que corta y luego ella arma, “yo voy de mi cama, al baño y a mi trabajo y finalizo a las 11:00 pm para lograr con los pedidos de los colegios, que iniciamos en agosto y ya hicimos alrededor de 500 togas”, señaló.

PROMOCION

En otros meses del año, también trabaja en la elaboración de trajes deportivos y uniformes.

“En el año trabajo en la reparación de ropa, pero la mayor parte la trabajo en la elaboración de togas, así que estos meses los espero con ansias, porque es uno de mis grandes proyectos en el que el acabado elegante de cada toga resalta en la costura y abundante tela para los paletones”, subrayó.

Este taller tiene 13 años y doña Rosa lleva 10 años en dedicarse a la confección de togas. Con su trabajo, esta mujer emprendedora, esforzada y luchadora, saca adelante a sus 5 hijos.

PROMOCION

Sus togas recorren los departamentos

Doña Rosa explicó que es gracias a la calidad de sus trabajos ha logrado ganar clientes en los departamentos.

“El cliente de los departamentos manda el dinero por western, yo me tomo un día para buscar la tela y el tono y cuando tengo el pedido lo llevo al Mayoreo y ellos lo manda hasta Matagalpa o cualquier otro departamento”, explicó.

Expresó su alegría por contribuir con su trabajo en la felicidad del estudiante y su familia que celebra nuevos triunfos.

 

“Yo me siento contenta, porque no todos los estudiantes cumplen esa meta en sus estudios y esa toga representa el esfuerzo y empeño que le ponen al estudio. Incluso hay padres que no pueden costear la toga y mi mamá y yo decidimos donarle la toga y birrete, porque los niños esperan la alegría de salir en el desfile”, relató.

Contó que ella no se me enamoró de la costura, “mi bisabuela, mi abuela, mi mamá y mi hermana son costureras, entonces ellas me empujaron aprender la costura, mi mamá me decía que eso me iba a servir en un futuro para la sobrevivencia de mis hijos y mía y le agradezco a ella que me enseñó y gracias a Dios hoy me considero una profesional armando toga”.