El pueblo de Monimbó en Masaya le rindió homenaje al doctor que cura sin medicina San Jerónimo, al reeditar una vez más la procesión del Torovenado organizado por el Consejo de Ancianos de ese aguerrido barrio.

A las 12 del mediodía los tradionalistas disfrazados de mujeres y ocultando sus rostros con máscaras típicas elaboradas en Masaya salieron de la Plaza Magdalena.

Los tradionalistas acompañados de carrozas entre ellos un taller ambulante que procesa diversos productos con palma, recorrieron unas 40 cuadras de la ciudad de Masaya.

torovenado-masaya-

Los datos del origen de esta fiesta popular son variados.

Para algunos, se originó en la ciudad de Masaya como contraparte al significado de la ciudad en lengua náhuatl ("Mazalt" = Venado, "Yan" = lugar. "lugar de los venados").

Para otros estudiosos, la tradición comienza porque en los inicios de las fiestas de San Jerónimo, en los tiempos de la conquista española de América se hacía el baile con un toro y un venado, significando así las confluencias de poderes: el toro representaba al pueblo español y el venado simbolizaba al Sol y representa el poder mítico del indígena.

Rafael Rodríguez Ruiz secretario del Consejo de Ancianos de Monimbó dijo “hablar de nuestras tradiciones es llenar muchas páginas y hablar días y días, pero la actividad que estamos realizando (Torovenado)  es un arraigo popular y una sátira donde el monimboseño sale a burlarse”.

torovenado-masaya-

Desde el Consejo de Ancianos “buscamos como rescatar nuestra identidad y hoy lo hacemos con el torovenado del 2020 y donde podemos apreciar muchas particularidades de los amigos monimboseños”.

Indicó que la parte política no se escapa de la sátira y la parte ancestral que recopila nuestras raíces y de igual manera la parte social, dijo el secretario del consejo de ancianos quien indicó que al final del recorrido del torovenado se entregaron premios a los primeros lugares.

Precisó que los cuadros que representaron en el torovenado los monimboseños son los que se van a premiar y porque “recogen lo que nos dejaron nuestros ancestros. Además se premiarán aquellas actuaciones durante el recorrido que represente “la vida social en la que vivíamos antes”.

torovenado-masaya-

Dijo que las carrozas y vestimentas que utilizaron los monimboseños en el torovenado es costeado por ellos mismos, independiente del apoyo que recibieron del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional y la Alcaldía de Masaya.

Aclaró el líder de los ancianos que antes los premios en el torovenado era chicha y resoquillas “pero ahora serán electrodomésticos y canastas de productos básicos”.

Lo que dijeron los participantes

Un grupo de jóvenes de Monimbó disfrazados de mujeres hicieron la representación de las lavanderas de ese barrio. Dijeron que todos los años participan con ese número en el recorrido del torovenado, dijo Miguel Antonio Mendoza Flores uno de los participantes.

Otros jóvenes representaron a las trabajadoras artesanales en palma. Ellos se desplazaron con una carroza donde iba otro joven vestido de mujer terminando a elaborar en una máquina de coser una variedd de productos confeccionados con palma.

torovenado-masaya-

Luis Gerardo Ruiz Gaitán dijo que esta práctica “es algo que se ha ido perdiendo con el tiempo pero nosotros lo rescatamos ya que hay familias que los transmiten de generación en generación”.

Otros monimboseños como Rigoberto López participo en el torovenado junto a varios compañeros vestidos como las mujeres que antes vendían flores por las calles de Monimbó.

Juguetes antiguos

Douglas Soza fue otro de los participantes que iban mostrando en el recorrido los juguetes antiguos que elaboraban los ancestros monimboseños entre ellos una matraca gigante, el trompo coyote, trompo elaborado a base de un jícaro sabanero y al girar emite un sonido parecido al de un coyote.

También mostró la carretilla de madera que todo niño anhelaba tener y la patineta de madera. El joven también presentó una concha extraída del mar que les gustaba a los chavalos de las generaciones ancentrales.

Otros tradicionalistas desfilaron mostrando la comida de pobres que consumían “nuestros abuelos en Monimbó y el objetivo nuestro de participar en este torovenado es no dejar morir las tradiciones de nuestro pueblo”. Ese grupo fue encabezado por José Dávila acompañado de sus hijos y algunos amigos.

Varias personas del público calificaron de excelente las tradiciones ancestrales que son reflejadas en el torovenado.

“Esto es divino (el torovenado) y lo que más me llama la atención son los disfraces que utilizan los monimboseños” dijo doña Gloria.

Otro grupo de jóvenes simularon lo que eran los soldadores de pailas de cocinar.

“Esto (de soldar paílas) ya no existe, pero nosotros lo retomamos para ir transmitiendo a las nuevas generaciones parte de la cultura de nuestros ancestros”, dijo el joven José Daniel López.

Doña Carmen Jirón habitante de Monimbó dijo que este torovenado “fue algo emotivo, muy propio, muy tradicional que hacemos nosotros los monimboseños y es bonito venir a divertirnos con nuestra cultura”.

En el tornvenado también desfilaron adultos y niños disfrazados con trajes de brujos, muertos y otras imágenes que le dieron colorido a la actividad central que tuvo Masaya este domingo 25 octubre.