La Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua otorgó el doctorado honoris causa en educación al profesor Miguel de Castilla Urbina y a la maestra Alina Giusto Largaespada, como profesora Emérita de la Facultad de Educación e Idiomas.

El título y posterior colocación de medalla, se hizo además, en celebración del sesenta aniversario de fundación de la Facultad de Educación e Idiomas.

La rectora de la alma mater,  Ramona Rodríguez, expresó que este título honorífico se da a dos académicos que dejaron huella en la formación de profesionales que sirven al país.

 “Para nosotros dar este reconocimiento es muy importante porque de esta manera nos inspiramos e inspiramos a la comunidad universitaria con estos ejemplos de profesionales que han tenido mucho sentido humanístico y mucho compromiso con la educación de Nicaragua”, expresó la rectora.

Son profesores, investigadores que han aportado al desarrollo de la educación para que exista una mayor calidad y pertinencia, por eso hoy Nicaragua junto a la Unan-Managua se honra al otorgar los reconocimientos a estos académicos de una gran trayectoria”, sostuvo Rodríguez.

Por su parte, la maestra de generaciones y honoris causa, Alina Giusto Largaespada, expresó que este reconocimiento anima a seguir a otros educadores inspirándose para enseñar a cada estudiante.

 “Es un honor el recibir este reconocimiento. He sido maestra y seré maestra y esa es mi misión. Es un honor invaluable el hecho que mi casa de estudio, la mejor universidad del país, esté haciéndome un reconocimiento”.

Asimismo, el profesor Miguel de Castilla Urbina, manifestó que este título  le hace recordar sus esfuerzos en investigación culminados con una serie de libros que hoy sirven a los miles de estudiantes que cada año se integran a los colegios y universidades.

Soy profesor de esta universidad desde hace treinta años y esta distinción da cuenta de esa historia, de mis trabajos y libros académicos, que han tenido su fuente en el aula de clases con los estudiantes”.

Doy gracias a la universidad, a los consejos universitarios, al consejo facultativo por este reconocimiento (…) veo que hoy hay otra educación en Nicaragua a como es la universidad en el campo. La lucha está en mantener la calidad, elevar la calidad de esos estudiantes, enseñanzas y profesores para que la sociedad avance más y mejor”., señaló.