La directora del Invur, Olivia Cano y el director general de Inifom, Iván Lacayo, presentaron a organismos internacionales y al gabinete de gobierno de Nicaragua el plan de trabajo y las perspectivas en las viviendas sociales, un programa de gobierno que ha permitido que miles de personas tengan la oportunidad de adquirir una vivienda a bajo costo.

Estas viviendas se entregan a personas con un techo salarial no muy alto, población que por este motivo no habían podido tener la oportunidad.

El acceso a la vivienda es un derecho fundamental. El gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha incorporado en el plan nacional de desarrollo humano la política nacional de vivienda que tiene como prioridad restituir el derecho humano a una vivienda digna, segura a las familias nicaragüenses de escasos recursos económicos para alcanzar un nivel de vida adecuado”, dijo Cano.

A través de un modelo de responsabilidad compartida entre el gobierno central, las alcaldías municipales y el sector privado, organismos y cooperación, para garantizar ese derecho el gobierno aprobó una ley en el año 2009, que es la ley especial para el fomento de construcción de fomento de viviendas de acceso al interés social, que permite generar subsidios directos a las familias, a las alcaldías municipales y urbanizadoras”, agregó.

Un uso de ventanilla única que exonera todo gasto tributario para permisología en distintas instituciones que tienen que participar en los procesos de construcción de viviendas, la indemnización a la antigüedad laboral que es para todas aquellas instituciones públicas y privadas, trabajadores que puedan acceder a recibir por adelantada su liquidación”.

El subsidio a la tasa de interés que eso se trabaja a través de los bancos y permite que las familias se ahorren 40 dólares mensuales de la cuota por 10 años y la más reciente que es la deducción de nómina, que permite a los bancos que ofrece el crédito hipotecario tener la certeza a través de la deducción automática que los pagos sean puntuales”, detalló.

Todo eso ha venido a contribuir a mejorar las condiciones de las familias en todos los municipios del país.

El parque habitacional de Nicaragua es de 1 millón 116 mil 350 viviendas, de las cuales el 56 por ciento está ubicado en la parte urbana y el 44 por ciento en la zona rural.

Se estima que es necesario que construyamos alrededor de 950 mil viviendas, de las cuales 350 mil son viviendas nuevas y 600 mil requieren mejoras”, apuntó.

Agregó la directora del Invur que “el 24 por ciento de la población se encuentran en condiciones de pobreza extrema lo que para ellos genera una dificultad para tener una vivienda propia, ya que con sus recursos y falta de financiamiento les es difícil”.

Del 2007 al 2018 el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha construido alrededor de 118 mil 45 viviendas en todo el país.

Al año 2020 el gobierno tiene programadas construir con presupuesto nacional y recursos externos alrededor de 24 mil 468 viviendas en todo el país.

Solo en el año 2020 se ha trabajado para construir 2 mil 592 viviendas, de las cuales 885 serán ejecutadas en articulación con alcaldías municipales en 27 municipios, se realizarán mejoras a 300 viviendas en 7 municipios y trabajaremos con agentes productores 1 mil 437 viviendas, esto significa que recibirán estas últimas dos mil dólares”, explicó Olivia Cano.

Nicaragua ha gestionado a través del BCIE un préstamo de 171.6 millones para la construcción de 14 mil viviendas en todo el país.

Por su parte, el director general de Inifom, Iván Lacayo, explicó que en el año 2019 las alcaldías del país iniciaron un programa dinámico para asegurar viviendas y lotes, es así que nace el programa Bismarck Martínez.

El programa comprende lotes urbanizados en su primera fase y en la segunda se vienen construyendo viviendas. El objetivo es facilitar alternativas para las familias. El programa tiene una meta para el 2020 de 11 mil 019 lotes y 4 mil 764 viviendas”, aseguró.

Destacó que en el año 2019 las alcaldías entregaron a familias un total de 10 mil lotes y al año 2022 se espera lograr la meta de colocar 50 mil soluciones entre viviendas y lotes.

El programa da facilidades de pago en plazos de 5 a 6 años, con cuotas mensuales entre 20 y 30 dólares. Son viviendas que tienen un costo de 7 mil 500 dólares.