La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de República destacó la figura de San Jorge, a quien el pueblo de Nicaragua dedica sus oraciones este 23 de abril, “gran guerrero vencedor del dragón y le pedimos que ruegue por nosotros, gran protector”, subrayó.

“Que venga en auxilio, quiere decir dándonos la energía necesaria para trabajar. Lo pedimos humildemente, que nos proteja de las asechanzas del demonio, de los peligros, de las aflicciones, que nos cobije bajo su manto poderoso, santo, que nos oculte de aquellos enemigos, los amigos del mal, de las envidias, de los hechizos, de los maleficios”, dijo.

“Protegidos y protegidas con el manto de San Jorge caminaremos a través de los mares y la tierra, noche y día, mes a mes, año tras año, y las personas que son amigas del mal no nos verán, no nos oirán, no nos seguirán”.

“Bajo tu protección San Jorge no caeremos, no nos perderemos, no sangraremos, igual que nuestro salvador, nuestro Jesucristo estuvo nueve meses protegido en el vientre de nuestra Madre María, así estaremos nosotros protegidos bajo el manto de San Jorge, teniéndolo delante de nosotros armado con su lanza y con su escudo”, expresó la compañera vicepresidenta.

Destacó que el día de San Jorge, venerado en todas comunidades cristianas, celebrado en el santoral de la iglesia y también parte de la devoción popular, en muchos países del mundo se le reconoce como protector frente a la perversidad, frente a la maldad.

Protector a quien los devotos dicen: andaré vestido y armado con las armas de San Jorge para que mis enemigos teniendo pie, nuestros enemigos, quiénes son los enemigos del bien, los que van por caminos de mal, por caminos diabólicos, la oración nos dice que esa persona, que no me gusta a mi utilizar la palabra enemigo, porque uno debe creer que el entendimiento, que la confianza puede ser, pero quienes no creen en el bien, teniendo pies no nos alcancen, teniendo manos no nos atrapen, teniendo ojos no nos vean y ni con el pensamiento puedan hacer daño, puedan hacer mal, puedan asediar o acosar la paz que todos queremos en esta Nicaragua bendita”, sostuvo la compañera Rosario Murillo.

Añadió que como familia cristiana, como devotos invocamos a San Jorge, los nicaragüenses invocamos su cruz y nos unimos en la fe de tantos pueblos, en la devoción de tantos pueblos, “allá en Reino Unido, en España, en el Vaticano y ahí tenemos que decir que el Santo Padre, al llevar su nombre, porque Jorge se llama el Papa Francisco, estamos seguros que pide su intercesión por la humanidad al santo con el nombre del cual fue bautizado. Hoy en día de su onomástico y estamos seguros que está orando, rezando, pidiendo como buen cristiano fortaleza para la misión de amor, paz y bien, la misión de Cristo Jesús”.

“Entonces en este día de onomástico de tantos hermanos encabezados por el Santo Padre, Jorge Bergoglio, Papa Francisco, pontífice de la iglesia católica, invocamos la bendición de Dios y de San Jorge, que en su valentía siempre supo que seguir a Cristo es saber amar y defender al prójimo”, finalizó.