La ministra de la familia Johana Flores, aseguró que el Ministerio de la Familia continúa profundizando los procesos de defensa que sustentan la vida buena que merecen todas las familias nicaragüenses.

Durante una entrevista con el periodista Alberto Mora, la titular de ese ministerio recordó que la familia es el primer espacio natural en el que se desarrolla el ser humano, donde se deben de promover valores, y se debe fortalecer la cultura de unidad, para garantizar el entendimiento y el respeto hacia las mujeres en todas las edades, desde todos los entornos y desde todos los ambientes en los cuales nos interrelacionamos como seres humanos.

Debemos continuar trabajando, hay mucho que celebrar, hay mucho que reconocer y hay mucho pendiente, por lo que hay que seguir trabajando, seguir avanzando”, dijo la compañera Flores, en relación a los logros que se han obtenido desde el Ministerio de la Familia para el pueblo nicaragüense.

Nosotros desde la primera infancia, desde los más chiquitos y chiquitas, estamos trabajando por un cambio, por una transformación, por una cultura basada en el respeto, basada en el amor. Estamos fortaleciendo los modelos de crianza de los padres y de las madres para crear, para construir familias amorosas, familias donde los hogares sean hogares seguros”, expuso.

Estamos en función de fortalecer las capacidades de las mujeres en adquirir habilidades para la vida, en que se puedan desarrollar ellas integralmente desde el ámbito personal, desde el ámbito espiritual, emocional, y que puedan ellas crear esos mecanismos de defensa hacia lo que puede representar cualquier situación de riesgo, de vulnerabilidad, de violencia”, añadió.

Recordó que las bases del cambio están en cada uno de nosotros. “Están en cada persona, en la familia, en la comunidad. Nosotros como buen gobierno queremos contribuir, impulsar, fortalecer esos procesos de cambio, ese fortalecimiento en las relaciones en la comunicación afectiva, asertiva, queremos ir fortaleciendo esa cultura de amor, de unidad, de principios y de valores en los corazones de cada familia nicaragüense”.

En ese sentido, aseguró que el trabajo del Ministerio de la Familia es en el territorio, es de casa a casa, y “la respuesta de la población siempre ha sido positiva en el sentido de que nos escuchan, de que nos atienden, de que participan en estos procesos, y nosotros básicamente la gran fortaleza es de lo que hacemos es estar en ese contacto directo con la familia, estar orientándolos, acompañándolos, atendiendo las situaciones y cualquier situación de desentendimiento, de dificultad que exista en la familia, orientándolos y aconsejándolos como superarlo de una manera pacífica, de una manera amigable, sin tener que recurrir a una situación de agresividad o de violencia que implique un riesgo hacia la mujer o hacia los niños principalmente”.

La ministra destacó que el Mifan ofrece servicios que han sido bien recibidos por la población, entre los que destacó las consejerías familiares que están establecidas en la política de protección de la familia.

Estas consejerías familiares son una herramienta para la familia, para poder lograr superar estos procesos de desentendimiento, de controversias, dificultades, cualquier situación que este perturbando la tranquilidad de la familia”, comentó.

Destacó que en el 2019 el Ministerio de la Familia brindó 42 mil 73 consejerías familiares a padres y madres que acudieron voluntariamente a hacer uso de este servicio, para buscar una ayuda para poder salir adelante con su familia.

Otro servicio son las escuelas de valores para padres y madres que son escuelas donde se abordan diferentes temas que vienen a fortalecer a la familia en si.

En el 2019 fueron más de 65 mil padres y madres que hicieron uso de este servicio. Destacó que a las escuelas de valores van madres, padres y tutores, y es un servicio al que se puede recurrir de manera voluntaria.

Además, comentó que los jueces están incluyendo en sus sentencias asistir a las escuelas de valores.

Son espacios participativos, la idea es con estos temas fortalecer a la familia, ayudarlas a superar todas las situaciones que puedan afectar la tranquilidad y la unidad familiar”, dijo.

Entre otros servicios, Flores destacó los procesos de conciliación, cuyo objetivo es el de acercar los intereses para que las parejas se pongan de acuerdo amigablemente, de cómo van a relacionarse con sus hijos, principalmente el régimen de visita, de comunicación y la pensión alimenticia.

En 2019, se realizaron 7 mil 200 trámites conciliatorios administrativos, acumulados tenemos en curso 34 mil 347 pensiones alimenticias, de esas 16 mil 172 son derivadas del proceso de conciliación del ministerio de la familia y 18 mil 175 son derivadas de las sentencias judiciales de los juzgados de familia”, detalló.