Recientemente el portal web Morning Star publicó un artículo titulado “Lo que realmente está pasando en Nicaragua”, referido a los hechos ocurridos en la comunidad indígena Alal, Bonanza, en el que Louise Richard analiza los detalles de lo acontecido y denuncia inexactas publicaciones de los medios de comunicación corporativos que tergiversan la información.

Luis Richard, coordinadora de comunicaciones y sindicatos en la Campaña de Solidaridad con Nicaragua.

LOUISE RICHARDS analiza más de cerca los detalles del ataque reportado contra el pueblo Mayangna de la Reserva de la Biosfera de Bosawas en el norte del país. Los medios de comunicación corporativos no han perdido tiempo en aprovechar otra oportunidad para denigrar injustamente a Nicaragua a raíz de un ataque de hombres armados contra la comunidad indígena de Alal, cerca del pueblo de Bonanza en Bosawas el 29 de enero.

La BBC publicó un artículo bajo el título "Seis indígenas" masacrados "en Nicaragua", informando acusaciones no corroboradas de grupos de "derechos" de que al menos seis personas fueron asesinadas y otras 10 secuestradas. La pieza incluía una denuncia del "grupo ambientalista", la Fundación Río, que calificó el ataque de "masacre" (la Fundación Río es, de hecho, una de las ONG que perdió su estatus legal en 2018 debido a su complicidad en el intento de golpe) ; y una cita de Gustavo Lino, quien dicen que es el "líder de más alto rango" de la comunidad indígena Mayangna, diciendo: "Nos están exterminando poco a poco y el estado no está haciendo nada".

Para no quedarse atrás, The Guardian publicó una pieza casi idéntica. También afirmó que "las comunidades indígenas han criticado más recientemente al gobierno por no hacer lo suficiente para protegerlos a ellos y su forma de vida".

Y Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Internacional para las Américas y conocida defensora de los grupos de oposición de Nicaragua, tuiteó: “Este ataque es otro ejemplo de la indiferencia del estado hacia los sufrimientos de las comunidades de indígenas nicaragüenses que enfrentan intentos ilegales de ocupar sus territorios."

Estos informes son muy inexactos y no tienen ninguna realidad en relación a los hechos. Una vez más, Amnistía Internacional y los principales medios de comunicación han basado su información incuestionablemente en fuentes de la oposición sin intentar corroborar los hechos o informar sobre las cuentas de los líderes Mayangna locales o la versión de las autoridades del incidente. El ataque contra el grupo Mayangna tuvo lugar en una reserva natural protegida (la Reserva de la Biosfera de Bosawas) en el norte del país.

La reserva ha sido durante mucho tiempo el foco de disputas de tierras entre grupos indígenas y nuevos colonos, pero también hay disputas entre Mayangna y otros grupos de pueblos indígenas, algunos de los cuales están tratando de vender ilegalmente sus tierras comunalmente tituladas.

Como The Guardian informa correctamente, la reserva es enorme, la segunda selva tropical más grande de las Américas, y difícil de controlar de manera efectiva dada la escasa población, la falta de carreteras y el terreno difícil.

Los acontecimientos de los últimos días en Alal han sido investigados por el ejército y la policía. Aunque los primeros informes sugirieron que el incidente había resultado en muertes, las investigaciones policiales iniciales confirmaron posteriormente varios casos de lesiones graves y que 12 casas habían sido incendiadas, pero no había evidencia de muertes.

Esto ha sido confirmado por Eloy Frank, presidente del gobierno de la nación Mayangna, quien ha refutado la información que se publica en las redes sociales sobre la magnitud de las muertes y los presuntos secuestros. También destacó el hecho de que ha habido una comunicación continua con la policía y las autoridades regionales y que las organizaciones indígenas Mayangna han trabajado en coordinación con la policía nacional en materia de seguridad territorial, patrullas y paz en las comunidades y tienen plena confianza en que Puede aclarar la situación.

Los investigadores policiales ya han identificado al líder del grupo responsable de los crímenes y dicen que se asegurarán de que comparezcan ante la justicia.

Los resultados de las investigaciones policiales se informaron en un comunicado de prensa policial el 1 de febrero, señalando que durante el curso del 31 de enero a lo largo de partes del río Kahaska Kukun, a siete millas y media al este de Alal, en la comunidad de Wakuruskasna, un lugar diferente de donde se informó por primera vez: un total de cuatro personas, dos en una parte del río y dos en otra parte, fueron encontradas muertas por heridas de bala.

La declaración policial informa que las comunidades locales en las áreas dicen que no conocen a nadie que haya desaparecido o desaparecido. La investigación policial continúa. Taymond Robins, otro líder de Mayangna, también ha resaltado el tratamiento del gobierno del tema y la confianza en la aplicación de las leyes relevantes en las áreas afectadas.

"Tenemos ese compromiso inevitable con nuestros principios y con el gobierno para trabajar en la protección, conservación y gestión de los recursos naturales en lo que es la Reserva de la Biosfera de Bosawas", dijo.

La Nación Mayangna está compuesta por 75 comunidades en todo el país. El gobierno ha estado asistiendo y trabajando con las comunidades a través de sus instituciones, ayuntamientos, policía nacional, Conadeti (Comisión Nacional de Demarcación y Titulación) y el ejército nicaragüense y los líderes indígenas han destacado los logros y avances en materia de restitución de derechos en sus comunidades por el gobierno.

Las comunidades indígenas, antes invisibles, ahora reciben apoyo en su trabajo de limpieza de caminos, protección, manejo de áreas forestales, incendios, entre otras actividades cubiertas por el gobierno, autoridades territoriales, guardaparques y oficiales voluntarios indígenas.

Se han logrado avances considerables en términos de carreteras, salud, educación con un programa intercultural bilingüe, medicina tradicional, programas de bioclima, reforestación de la reserva, protección de recursos y cuencas fluviales y secuestro de carbono. Noe Coleman, diputado del Parlamento de Centroamérica y representante de los pueblos indígenas, también ha declarado que se está trabajando en coordinación con el gobierno, como resultado de lo cual se ha avanzado mucho en el tema de los derechos a la tierra. 

"Gracias a nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, estas comunidades han cambiado drásticamente temas de salud, la educación y un programa de educación bilingüe que se desarrolla en su propio idioma en las diferentes variantes lingüísticas que tienen", dijo Eloy Frank.