La ciudad de Chibi fue cerrada por las autoridades chinas, debido al brote de coronavuris. Este es el tercer conglomerado poblacional que experimenta este tipo de medidas en la provincia central de Hubéi en las últimas 24 horas.

También la Ciudad Prohibida, complejo palaciego e imán turístico situado en el centro de Pekín, cerrará sus puertas el próximo sábado como medida de precaución contra la propagación del nuevo coronavirus, que ha costado la vida de 17 personas e infectado a más de 500 en el país asiático, informa AFP citando el Museo del Palacio.

En la capital se han cancelado todas las ceremonias del Año Nuevo chino y los principales eventos públicos. La medida incluye las ferias que se llevan a cabo durante estas festividades e incluso los cines han suspendido sus estrenos.

La reapertura de la atracción turística más famosa de la capital queda pendiente de futuros anuncios, agregó la publicación.

"A partir de las 00:00 del 24 de enero se suspenderá el transporte público urbano, así como el transporte de pasajeros rural y provincial. La fecha de reanudación de las operaciones se anunciará separadamente", comunicó el centro de prevención y control de la infección del nuevo coronavirus.

En Chibi es una urbe con cerca de medio millón de habitantes. Se han implantado medidas similares a las que ya se impusieron a ciudades mayores —Huanggang, con más de 6 millones, y Wuhan, con más de 11 millones— que conllevan la suspensión de transportes.

En estas ciudades se han instalado puestos de control para medir la temperatura y aislar, de ser necesario, a los automovilistas que entren o salgan de dichas urbes.

La Comisión Nacional de Salud del país asiático cree que el nuevo virus, que se originó en Wuhan en diciembre pasado, podría mutar y propagarse, dado que se transmite a través del tracto respiratorio. Por ello hacen una serie de recomendaciones para contener el virus, incluida la desinfección y ventilación en aeropuertos, estaciones de tren y centros comerciales, precisamente en una semana en la que cientos de millones de personas viajan por el país con motivo de las vacaciones del Año Nuevo chino.

¿Cómo evoluciona el brote?

La neumonía atribuida al nuevo coronavirus no va asociada con síntomas especiales: los enfermos tienen fiebre, mientras que algunos sufren dificultades para respirar y sus radiografías muestran cambios en los pulmones.

Esta enfermedad de origen vírico no se cura con antibióticos y su tratamiento es sintomático, sin enfocarse en la etiología del mal.

La Organización Mundial de la Salud sigue evaluando la gravedad de la situación, aunque no recomienda medidas específicas a las personas que viajen a China. Tampoco se pronuncia a favor de restringir las visitas a ese país asiático.

Aunque la gran mayoría de los infectados vive en la provincia de Hubei, también se han registrado casos en Pekín o Shanghái, detectándose algunos casos en Japón, Tailandia, Corea del Sur y EE.UU., en personas que estuvieron en territorio chino.