A cinco días que el 2019 pase a formar parte del pasado, las familias nicaragüenses siguen aprovechando sus días de descanso para sentir la alegría, la paz y tranquilidad que se vive en el país y de manera exponencial en la colorida Avenida de Bolívar a Chávez.

En este espacio lleno de luces, colores y de vida a partir de las 4 de la tarde la afluencia de visitantes incrementa sustancialmente algo que reconocen los emprendedores que están ofertando diversidad de productos como camisetas, nuestras comidas populares, artesanías para el hogar y muchos juguetes.

Mientas los comerciantes por cuenta propia ofertan sus productos, las familias llenan ambos lados de la avenida, se detienen en cada uno de los altares dedicados al nacimiento del Niño Dios, se toman fotografías con sus celulares y comentan lo bonito que está cada uno.

“Me han gustado todos los altares, están bien arreglados, están muy bonitos y son indicados para venirse a divertir”, señaló doña María Jiménez.

AVENIDA

Agradeció al gobierno sandinista por promover este tipo de actividades que resaltan nuestras tradiciones “y es el único presidente que ha hecho esto”.

“Los dos momentos me han gustado mucho, vine la primera vez con los altares dedicados a la virgen María todos estaban preciosos, hoy vine con mi nuera y mi nieto a ver al Niño Dios, son una preciosidad y las luces navideñas más bonitas”, comentó Marina Gutiérrez del barrio Boer.

Las bendiciones la sienten todos

En nuestro caminar por los altares conversamos con algunos vendedores entre estos la salvadoreña Liliana Márquez que vende productos cosméticos de belleza. Ella nos contó que todos los días obtiene bendiciones porque siempre logra vender.

“Los fines de semanas las ventas se ponen buenas, los días de semana son rogaditos, pero sí puedo decir que todos los días Dios me bendice porque logró vender algo”, afirmó Liliana mientras acomodaba sus productos en una mesita.

“Que nos permitan vender aquí en la avenida es algo bueno porque son espacios que nos brindan para poder llevar el sustento a la casa. Soy salvadoreña y gracias a Dios aquí me dan las mismas oportunidades que a los nicaragüenses, puedo vender tranquilamente y no puedo quejarme de Nicaragua”.

AVENIDA

A pocos metros estaba Jonathan Aburto, un joven que elabora artesanías que resaltan el orgullo de ser nicaragüense, y comentó “gracias a Dios nos ha ido bien, han estado buenas las ventas”.

“En este mes de diciembre ha estado bien, ayer estuvo buenísima la venta y ahorita hay bastante gente y eso es bueno. Yo le pido a la gente que venga a disfrutar de los altares y de paso que nos compre porque vendemos barato, que nos compren cosas y así nos ayudamos unos a los otros”.

Jonathan tiene 5 años de dedicarse a las artesanías en madera como llaveros, porta llaves, encendedores, carteras de cuero.

“Esperamos que el próximo sea mucho mejor, los nicaragüenses tenemos fe de que vamos a salir adelante, eso es lo esperando, lástima que ya pronto los altares serán retirados, pero ha sido bueno este mes”, comentó el artesano nicaragüense.

AVENIDA