Apenas escapando del primer indicio de invierno en la ciudad de Nueva York, cuando mi avión aterrizó en Managua, exhalé un aliento que había estado conteniendo durante meses. La temperatura rondaba los 90 grados y me sentí agradecida de estar en un lugar con sol y agua salada.

Estaba en camino a Rancho Santana, una comunidad turística de lujo en la Costa Esmeralda de Nicaragua. El equipo de Rancho Santana invitó a los periodistas de viajes a experimentar la suave apertura de su nuevo Spa en El Bosque, y a familiarizarse con las aparentemente interminables actividades del resort. Situado en un istmo, Rancho Santana está flanqueado por el agua y parece tener una constante y suave brisa de playa.

La propiedad de Rancho Santana es enorme, de 2700 acres, y cuenta con cinco playas privadas. La propiedad ofrece una mezcla de residencias privadas, condominios coloniales españoles y habitaciones boutique en su posada. Con un escenario tan espectacular y el nuevo y excitante spa, es la última selección de nuestra serie de hoteles, “The New Room with a View” (el nuevo cuarto con  vista).

El hotel frente al mar no tiene teléfonos ni televisores en las habitaciones, lo que sugiere que tal vez debería dejar el teléfono y sumergir los dedos de los pies en el Pacífico.

El encanto de la escapada es la mezcla de alojamientos de lujo y entornos naturales: "rugoso por naturaleza, elegante por diseño", susurra prácticamente la página web.

A pesar de su tamaño, la mayoría de las mejoras se encuentran en la costa y gran parte de la tierra de la propiedad permanece intacta.

"No queremos construir nada que no sea un muelle", dijo Alberto Marín, Director de Experiencias de Huéspedes, al Daily Beast. Aunque las playas son claramente el atractivo del resort, el área ofrece densos bosques, vida silvestre y volcanes cercanos para explorar.

"No somos un hotel o un centro turístico en sí mismo, sino una comunidad para viajeros de lujo", aclara Marín.

No se equivoca, Rancho Santana es tanto una comunidad para residentes como un resort para viajeros, construido para ser bastante autosuficiente. Tiene su propia granja en el sitio: 30 manzanas de ganado, 7 manzanas de productos agrícolas y una cocina industrial que produce su propio queso, carnes y comidas para los cuatro restaurantes y la pequeña tienda de comestibles de la propiedad.

Brian Block, Director Culinario de Rancho Santana, dijo al Daily Beast que la única carne que se subcontrata parcialmente es la carne de vacuno, y el pescado y los camarones se obtienen de socios locales en Nicaragua. Los pollos, cabras, cerdos y ganado son criados en el sitio.

Las cebollas, los ajos, las papas y el repollo no crecen en la zona, por lo que también se traen, pero la mayoría de los alimentos que se consumen son cultivados orgánicamente en el cálido clima centroamericano.

La sostenibilidad ecológica de Rancho Santana nació de la misión y la necesidad. Block señala una carpintería, un molino de hierro y una granja solar en nuestro camino para recorrer la granja. Gran parte del área que rodea a Rancho Santana es rural y carece de carreteras principales, por lo que conseguir suministros en la propiedad es seguramente una hazaña que se facilita haciendo todo por sí mismo. Hay un pequeño aeropuerto cerca, pero la mayoría del tráfico viene a través de Managua - un viaje accidentado de 3 horas desde el resort. Hacer todo lo posible en el sitio hace que los suministros sean más accesibles para los residentes y emplea a 600 nicaragüenses de tiempo completo.

Varias personas compararon el resort con un campamento de verano para adultos. Hay una gran variedad de actividades si se siente activo: surfeo, surfeo de arena, paseos a caballo, caminatas, pesca, y tres piscinas y mucha playa si prefiere descansar.

Comencé una mañana con una hora y media de yoga: una mezcla de Hatha reconstituyente con un toque de Vinyasa, dirigida por una instructora rubia y alegre llamada Britt Quinn. La intención de la clase era la gratitud, anunció Quinn, estar agradecida por lo que tienes y no desear más.  Pasando un día de la semana con vista al océano, enviando saludos al sol hacia el sol real, era difícil imaginar querer algo más.

Más tarde me dirigí a Playa Santana, la playa más cercana a la posada del resort. La arena es oscura y gruesa y moteada con madera y piedras de deriva suavizadas por la marea. El océano Pacífico estaba frío. La playa no está cuidada como un resort caribeño todo incluido, pero tampoco está llena de turistas. En esta tarde en particular, mis únicos compañeros de playa fueron dos enormes buitres, secando su envergadura, de cara al horizonte.

Al atardecer, dos vaqueros -padre e hijo nicaragüenses, ambos de nombre Lorenzo- dirigen un grupo de jinetes de silueta por la playa mientras los surfistas desaparecen en las olas detrás de ellos.

"Una vista desde El Bosque, el spa de Rancho Santana".

Sarah Rogers/The Daily Beast

Ubicado en el bosque a lo largo de una encantadora escalera de piedra, El Bosque, el spa de Rancho Santa, es un relajante retiro del sol y de las actividades. Inaugurado en enero, el spa tiene lujosas casas de madera para masajes y tratamientos de la piel. La suave música de piano y el ruido blanco de la brisa del océano fluye por todo el espacio, ocasionalmente puntuado con el gorjeo de los pájaros y los sonidos del bosque.

Opté por el "Nica Night Cap", una experiencia combinada de spa que incluye sumergirse en sus piscinas frías y calientes, un masaje estilo sueco de 80 minutos y un exfoliante corporal de manzanilla que es más aromático que exfoliante. El Night Cap terminó con la opción de tomar una copa de ron o un té de hierbas, sentado en una lujosa bata, con vista a los densos árboles. Era innegablemente decadente, y me encontré luchando por reestructurar mi rutina para incluir de alguna manera más de esto.

Si está buscando desconectar, Rancho Santana es una excelente opción. Si está buscando presumir de Instagram o reinventarse como un influyente de lujo, es una mina de oro.

*Traducción-No Oficial

https://www.yahoo.com/news/forget-caribbean-nicaragua-next-beach-101136114.html