Una delegación del Ministerio de Salud de Nicaragua participó en el taller de implementación de guías de la Organización Mundial de la Salud, sobre preparación normativa para la concesión de autorizaciones de comercialización de vacunas contra la gripe humana pandémica, en países no fabricantes de vacunas.

El taller, que se llevó a cabo en Lima, Perú, contó con la participación de representantes de Bolivia, Honduras, Haití, Guyana y Perú. Por Nicaragua asistieron Abelardo Mayorga Navarrete, químico farmacéutico de la Dirección de Farmacia del MINSA y Martha Lorena Jiménez, médico epidemiológico del equipo de la Dirección de Vigilancia de la Salud. También estuvo presente la doctora Patricia Arce, representante de la Oficina de la OPS en Nicaragua.

El licenciado Mayorga habló sobre la experiencia de Nicaragua durante la pandemia de influenza H1N1 del año 2009. Contó que el MINSA elaboró un Plan Nacional que, adaptando las recomendaciones de la OMS a la realidad nicaragüense. Lanzó una campaña para la prevención, estimulando a la población a acudir a los centros vacunación: “Juntos podemos evitar que se propague… La solución somos [email protected]. Además, se fortalecieron la vigilancia epidemiológica y el Laboratorio para desarrollar el método diagnóstico molecular del virus A(H1N1).

 

peru-oms

La doctora Jiménez explicó que Nicaragua juega un papel importante en la vigilancia de la gripe humana pandémica en la región de las Américas. “Nuestro Laboratorio está en capacidad de hacer la tipificación del virus y enviar la información epidemiológica al Centro Colaborador OPS/OMS. Semanalmente colectamos cepas de influenza estacional, las aislamos y las enviamos. Los virus de la influenza son muta génicos: cambian cada año. De modo que, dos veces al año, enviamos cepas para contribuir a la vacuna anual”.

Nicaragua ha dado un salto cualitativo, expresó el licenciado Mayorga, desde que pasó de ser un importador de vacunas a ser un país que acondiciona vacunas. En Nicaragua se envasa, empaca, etiqueta y distribuye a nivel nacional la Vacuna Antigripal Inactivada Fraccionada (cepa sur tetravalente), fabricada en Rusia. La transferencia de tecnología ha significado para nosotros un paso significativo. En la Planta de Fabricación de Biológicos pronto estaremos introduciendo insulina y otros cinco productos, a través del Instituto Latinoamericano de Biotecnología. Nicaragua será el primer país de la región en fabricar biofármacos para la prevención, tratamiento y diagnóstico de diversas enfermedades.”

Tenemos un Sistema Nacional de Farmacovigilancia y hemos creado un específico Plan de Farmacovigilancia para la vacuna contra la influenza pandémica. Estamos trabajando para alcanzar el nivel que la OPS recomienda y así poder exportar una vacuna segura, eficaz y de primera calidad, a nivel regional. Lo importante es que tenemos la voluntad política.”