Históricamente el Real Estelí se ha conocido por ser una franquicia de fútbol, pero desde hace dos años se convirtió en una potencia del baloncesto de Nicaragua a través de la Liga Superior, lo que le permitió representar al país en el Campeonato Centroamericano de Clubes Campeones (Cocaba), donde logró ganar la final a los Correcaminos de Panamá.

Tal resultado hizo que el Real Estelí se pusiera en el mapa del baloncesto en América y que fuera considerado para participar del Basketball Champions League Américas 2019, representado a Centroamérica y el Caribe y consiguiendo una histórica victoria de visitante en contra de Capitanes de la Ciudad de México.

Ahora los rojiblancos afrontarán dos partidos de la misma fase del campeonato como locales, el 25 de noviembre enfrentado a Fuerza Regia de Monterrey y el 28 de noviembre midiéndose nuevamente con los Capitanes de la Ciudad de México en el Polideportivo Alexis Argüello. De ganar uno de estos dos partidos obtendrían una inédita clasificación a la siguiente ronda.

Es por tal razón que los estelianos se han venido preparando para afrontar estos dos partidos de suma importancia a nivel internacional. David Rosario, entrenador del equipo, dijo que están teniendo dos sesiones de entrenamiento por la mañana y en la tarde: “Estamos buscando ritmo de juego que es lo más importante, estamos trabajando bien y haciendo de todo, estamos claros de lo que tenemos que hacer para poder jugar bien”, afirmó.

Asimismo, Rosario enfatizó que existe confianza, pero que los demás equipos también son profesionales y serán partidos complicados, por tal motivo se debe seguir trabajando, buscando la manera de que el grupo tenga más cohesión.

Por su parte, el destacado jugador Guerrel De Jesús, oriundo de Puerto Rico, expresó que “la preparación es genial, estamos creando una química en el equipo. Para el primer juego no tuvimos mucho tiempo en prepararnos pero gracias a Dios pudimos salir con la victoria. Ahora que tenemos que poquito más de tiempo estamos buscando hacer nuestros ajustes”.

En estos partidos, la escuadra nicaragüense busca sacar buenos resultados y hacer una vez más historia para el baloncesto pinolero, siempre esperando que el público amante de esta disciplina respalde al equipo y sea el jugador extra en el duelo.