La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, informó que los nicaragüenses nos estamos preparando para este último trimestre del año que tiene que ser festivo, en grande, celebrando y agradeciendo a Dios.

Dijo que se trata de un fin de año que pasa por las festividades propias de nuestra tradición, el día de los difuntos, con los campos santos listos para las visitas de las familias y los parques nítidos para el disfrute de las familias.

También mencionó las obras que van avanzando, las entregas de lotes, las entregas de títulos, la construcción de viviendas accesibles para nuestras familias, las familias que viven y trabajan en amor a Nicaragua.

Se refirió a todas las romerías de las purísimas, nuestra gran fiesta de cultura tradicional y solidaridad en honor a nuestras Madre María.

Las Purísimas en grande en todo el país, las ferias que anteceden las fiestas de las purísimas donde los artesanos, las artesanas y las dulcerías ofertan sus productos y las familias que celebramos a la virgen, que cantamos a la virgen, que gritamos a la virgen adquirimos también esos productos para entregar las ofrendas solidarias a los que llegan a cantarle a María, Reina de la Paz”, subrayó la compañera Rosario.

En su recorrido por las actividades de fin de año también mencionó las navidades, todas las promociones turísticas de nuestra Nicaragua siempre linda, siempre segura, ofertándose como destino cultural y festivo en diciembre.

Luego también las vacaciones de fin de año que tienen que ser largas como cada año, "porque son los momentos en que nos reunimos como familia y generalmente estas vacaciones van entre 12 y 15 días y aprovechamos para estar juntos, para darle gracias a Dios porque estamos juntos, para invocar bendiciones para el año que viene, para hacer cultos de oración, ruegos, rogativas para que el año que viene sea mejor, todo lo que tenemos que hacer es para hacer las cosas mejor", apuntó.

Finalmente, dijo que es un trimestre donde todos nos tenemos evaluar para planificar caminos de superación de transcendencia de los desafíos, “lo importante es que tenemos conciencia de los desafíos y retos, de las urgencias, porque todos queremos trabajar, avanzar, prosperar, hacer las cosas mejor, ser mejores, y seguir propiciando todo lo que esté a nuestro alcance para que todos esos procesos de diálogo, de reconciliación entre familias y comunidades sean más efectivos, cada vez más victoriosos”, finalizó la vicepresidenta compañera Rosario Murillo.