El Güegüense es una de las máximas representaciones culturales de los nicaragüenses, conocido popularmente como una pieza artística de baile; sin embargo, es mucho más que eso.

No se trata nada más de una danza, como es comúnmente conocida, más bien corresponde a una obra de teatro callejero del siglo XVII de la cual se desconoce el autor y es considerada la primera obra literaria de Nicaragua e incluso de Hispanoamérica.

José Martí la llamo “Obra Maestra” y desde el año 2005 la UNESCO la declaró como “Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad”, debido al valor literario y exquisitez artística que esta representa.

¿Las verdades del Güegüense?

1- El Güegüense y el Macho Ratón son personajes completamente diferentes, el primero corresponde a un hombre en edad adulta el cual se describe que tenía un bigote, por otro lado, Macho es como se les llama a animales utilizados especialmente para trasportar carga, siendo 4 tipos de machos los que aparecen en la obra.

2- Lo único que se conoce de la obra es que data del siglo XVII, no se conoce el año exacto en que fue escrita, el autor, ni siquiera se tiene certeza del origen de esta, manifestando algunos expertos que podría ser Masaya su origen, debido a las descripciones que contiene.

3- Desde la década de 1940, desapareció como una teatral y se mantuvieron nada más algunos fragmentos de danza.

4- Durante muchos años, ha sido apropiado como un símbolo que representa la forma de ser de los nicaragüenses; sin embargo, esto ha sido un error por completo.

El personaje que hace referencia a El Güegüense, trata de un viejo comerciante lleno de antivalores tales como: mentira, corrupción y completamente sin escrúpulos.

Se hace valer por sus mañas para evadir impuestos y engañar, la obra se presentaba en las calles, sin saber los españoles que era una obra burlándose de ellos.

Debido a las características presentadas en el personaje principal, no existen argumentos más que el ingenio de este, para decir que se trata de la imagen que representa a los nicaragüenses.

A nivel literario, representa la calidad de escritores que Nicaragua ha tenido durante el tiempo, poetas que han puesto en lo más alto el arte nicaragüense.