A pesar de la gran variedad de comidas y bebidas que nos ofrece el maravilloso país nicaragüense, no puede hacer falta la gran variedad de dulce que nos dejan sorprendidos con todos los sabores, colores y texturas que existen.

En una celebración nicaragüense siempre deben estar presentes estos deliciosos dulces. Una de ellas es entre las últimas semanas de marzo y primeras de abril, se celebra la “semana santa” donde no puede hacer falta el sabroso “almíbar”.

Cuenta de frutas frescas como: jocotes, mango, grosellas, ralladura de papaya y el delicioso atado de miel. Este dulce es disfrutado por todos los veraneantes, ya sea que lo hayan querido pasar en casa o de viaje a una de las hermosas playas.

Otras de las festividades es la adorada “purísima” que año tras año se celebra y entre las regalías que dan están los deliciosos gofios hechos a base de pinolillo y también cajetas de toda clase.

Entre la gran variedad de dulces están las deliciosas cajetas, entre ellas de leche, coco, collolito y papaya. También está el ayote en miel, leche burra, churros, buñuelos, cosa de horno, perrerreques y rosquillas.

Aunque muchos pueden pensar que la cosa de horno y el perrerreque son comidas por su elaboración a base de maíz y que se puede comer como desayuno con su taza de café, ¡no señores!, estas dos son postres que bien se pueden comer a cualquier hora del día.

Todas estas delicias pueden encontrarlas en los mercados capitalinos como Mercado Oriental y el Roberto Huembés que son los que ofrecen más variedad. Al igual que en los departamentos como Masaya y Chontales. 

Al igual que municipios como Somoto, caracterizado por buenas rosquillas. Sin embargo actualmente puedes encontrar dulces nicaragüenses en los supermercados cercanos a tu colonia empacados y listos para el consumo. 

Los dulces nicaragüenses al igual que las comidas, bebidas, trajes, tradiciones o costumbres forman a ser parte de la caracterización para un habitante de Nicaragua que disfruta de lo que le ofrece su país.