El Hospital Psicosocial José Dolores Fletes conmemoró este 10 de septiembre, el Día Mundial de la Prevención del Suicidio con una serie de conferencias sobre esta temática ya que la salud mental es muy importante para erradicar las conductas suicidas.

"Como país hemos venido trabajando primero en los sistemas de referencia y contrarreferencia para poder hacer un abordaje integral en las unidades de salud de la atención primaria desde el área de hospitalización y luego garantizar la prevención y la promoción, porque uno de los mitos y tabúes que tiene este día particular y por eso existe este día a nivel mundial, es el hecho que no hablamos del tema", dijo la doctora Ethelmina Salazar, directora del citado centro médico.

La conducta suicida en una persona debe tratarse como un tema de salud pública, porque no solamente compete al sistema de salud, sino que también deben involucrarse la familia y la comunidad.

Salazar señaló que el sistema de salud pública viene trabajando en la prevención del suicidio, abordando el tema en las comunidades y unidades de salud, capacitación al recurso humano en el tema de salud mental.

"Nuestro éxito tiene que ser en prevenir los intentos, las ideas (suicidas) y trabajar con la gente que ha tenido un intento para que podamos fortalecer desde el punto de vista de la comunidad y a nivel familiar podamos fortalecer los valores, la integración de la familia y los estilos de vida saludable", subrayó Salazar.

En estas conferencias se abordó el tema con familiares que tienen pacientes con conductas suicidas y que reciben tratamiento psicológico en este centro asistencial.

"Todos podemos estar expuestos a tener estas ideas suicidas y está históricamente perfilado a no hablar del tema, a pensar que es malo, a pensar que no va a pasar, a que no existe, pero estadísticamente a nivel mundial es una de las causas de muerte que puede ser prevenible y que podemos disminuir las posibilidades y estadísticas", agregó Salazar.

En Nicaragua a pesar de que el problema de las conductas suicidas están presentes, los índices de muerte están muy por debajo de las cifras registradas en otros países centroamericanos o latinoamericanos.

"Nuestro problema no es el suicidio consumado sino más bien el crecimiento de los intentos suicidas que tenemos que prever, porque el que intenta suicidarse es el potencial suicida", dijo.

Las señales que da un potencial suicida pueden ser vagas, pero en general una persona que está tentada por suicidarse puede escribir una carta de despedida, cambiar bruscamente su estado de ánimo, hacer cosas inesperadas y/o expresar frases refiriéndose a su probable ausencia.

De diez personas que hacen el intento o se suicidan, nueve lo anunciaron con una o varias de las características antes descritas.