Boaco, llamada la ciudad de dos pisos y la tierra de encantadores, es un pequeño pueblo que avanza a pasos agigantados en su cultura, tradición e historia.

Pese a ser pequeño tiene su comida, bebida y por supuesto su traje típico, el cual  lleva el mismo nombre de la pieza musical del municipio “El Guaro Blanco” ,es muy representativo por los petroglifos grabados en su blusa, cotona y enagua.

El traje típico de la boaqueña es una falda recta, llegando un poco mas abajo de la rodilla con los petroglifos, pintados en su entorno; la blusa es boca redonda y sin mangas, llega hasta la cadera y en toda su extensión lleva pintados unos triángulos.

El rebozo o chal es de color que armonice con el vestido. Lleva un calabazo con chicha o bien una alforjita con su comida (tamales, queso, pinol, etc). Cabe destacar que tanto el traje del varón como de la mujer deben ser semejantes en su color.

El cabello se lo peinan con un partido en medio y se hacen dos trenzas que le caen bien hacia adelante, sobre el pecho, adornadas con cintas. Se colocan peinetas con flores silvestres. Suelen ponerse sombrero adornado con flores y cintas, medio echado hacia atrás, con un doblez en el ala delantera. Va descalza.

En cuanto al traje masculino; la indumentaria del varón es una cotona tradicional que lleva pintados los petroglifos al igual que la blusa de la mujer, el pantalón de dril, hasta la media pierna, en donde se lo doblan y amarran con tule o burillo; sombrero de palma con cintas arrolladas a la copa y flores en el ala. Portan calabozos con chicha o guaro. Lleva caites.

Este traje fue creado y diseñado en 1968 por el profesor Roberto Guillen Barquero, al ver la necesidad de un traje típico que representara originalmente a Boaco, y que mejor que con nuestros petroglifos que son diferentes a los grabados en otros municipios y departamentos, pese al paso de los años este traje sigue vigente, es un patrimonio para los boaqueños.

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional se ha preocupado por rescatar este tipo de patrimonios a través de los encargados de turismo, casas de cultura, museos y otros entes que preservan la historia, lo que ningún otro gobierno ha realizado, luchar por el rescate de la identidad.

En Boaco, cada vez que se realizan revistas culturales se resalta su traje típico.