La Asamblea Nacional aprobó el decreto de pensión de gracia a favor del cantautor nicaragüense Mario Montenegro, el atleta Iván Turcios Chavarría y al músico Adán Hernández, quienes han brindado sustanciales aportes a la cultura y el deporte en Nicaragua, lo cual es digno del reconocimiento del pueblo nicaragüense.

Durante la presentación del decreto, los diputados manifestaron su respeto y admiración por los tres grandes hombres que han llenado de gloria a la tierra de lagos y volcanes, además, de representar al país en eventos internacionales y ser parte de la continuidad de la cultura y las tradiciones.

Hoy esta Asamblea Nacional, este poder del Estado, hace un merecido reconocimiento a un hermano, compañero y amigo extraordinario como lo es Mario Montenegro, un poeta y artista cuyo compromiso con los niños y niñas de Nicaragua y el mundo se extiende hasta la preservación del medio ambiente y la madre tierra. Mario es un orgullo de nuestro país y del pueblo quien hoy le reconoce la grandeza como buen hijo de Nicaragua, expresó el diputado Filiberto Rodríguez.

En cuanto al atleta Iván Turcios Chavarría, los parlamentarios destacaron la entrega del mismo al deporte en diferentes disciplinas con las cuales ha obtenido importantes reconocimientos a nivel nacional e internacional en competencias de gran relevancia.

Iván ha sido fiel al sandinismo y al deporte, ha sido profesor, atleta y creo que tiene más que merecida esta pensión de gracia, un hombre que ha llenado de gloria a este país y siempre ha mostrado su humildad ante el pueblo”, expresó el diputado Jacinto Suárez.

Nos regocijamos al ver que un deportista de la calidad de Iván sea reconocido por la Asamblea Nacional, es un hombre miembro del salón de la fama, es uno de los atletas que más medalla le ha dado a Nicaragua y hoy retribuimos en alguna medida toda esa gloria dada al país. Su talento demuestra la calidad humana y de entrega de Iván para con su pueblo, enfatizó el diputado Edwin Castro.

Asimismo, Adán Hernández, cuenta con una larga trayectoria artística, siendo una de sus más representantes obras musicales “El grito del bolo”, que hoy es un símbolo de la cultura nicaragüense, aporte que es admirado por los nicaragüenses.