Parafraseando la parte bíblica “Hay más felicidad en dar que recibir” de Hechos 20:35, la alcaldesa de Managua Reyna Rueda junto al embajador de la República China (Taiwán) Jaime Chin Mu Wu entregaron este miércoles una vivienda digna.

La beneficiada con la vivienda digna fue la señora María Nieves Pavón Jarquín del barrio Grenada del distrito V de Managua quien dijo: “me siento alegre gracias al Señor, también le doy gracias al presidente Daniel Ortega, a la compañera Rosario Murillo y a la embajada de la República China (Taiwán)".

Gracias al Señor y que Dios los siga bendiciendo” dijo la beneficiada quien vivía en una casita vieja que “casi me cae encima, pero gracias a Dios que me hicieron mi casita”.

Antes de que la beneficiada recibiera las llaves y escritura de la vivienda la alcaldesa de Managua compañera Reyna Rueda inició su intervención con la siguiente frase: “Que viva el amor, realmente el amor es el motor que mueve al mundo…”

Y “me encantó lo que dijo el pastor Félix Delgadillo de que esta bendición se va extendiendo y así es porque estamos entregando la vivienda número 144 y esto se va extendiendo porque es una muestra de amor, somos un país bendecido y tenemos mucho que agradecerle a Dios”.

De paso la jefa de la comuna capitalina recordó a las madres de familia de ese sector capitalino a tomar en cuenta la jornada epidemiológica que las autoridades del Minsa llevan a cabo en todo el país “porque el dengue mata y son sencillas las acciones que debemos hacer para podernos cuidar”.

Recordó que esta es también la vivienda número 8 que entregan en el barrio Grenada, gracias a esa cooperación del pueblo y gobierno de la República China Taiwán.

Informó Reyna que los proyectos más grandes de infraestructura que ha llevado a cabo la comuna en la capital “los tenemos en este barrio como el drenaje pluvial donde se han hecho inversiones de 60, 40 y 30 millones de córdobas en proyectos en los que vamos avanzando por etapas”.

El embajador de la nación asiática Jaime Chin Mu Wu recordó que la vivienda número 144 se entregó el mismo día que en Taiwán se celebra el día del amor.

Explicó que esa tradición de su país es porque “un Ángel y una Ángela se enamoran contra la ley de Dios y los castiga viviendo separados cada uno en dos estrellas y solamente les permite encontrarse una vez al año”.

Pero qué bueno que acá (en Nicaragua) nadie prohíbe a los enamorados verse y por lo consiguiente vivimos en un país democrático y libre”, añadió el diplomático quien también informó sobre otras actividades que Taiwán lleva a cabo en Nicaragua como el caso del II congreso internacional sobre el plátano.