El alcalde de la ciudad de Nagasaki en Japón, recibió el día de hoy una simbólica ofrenda de paz elaborada personalmente por parte de nuestro embajador en el país nipón, el compañero Rodrigo Coronel.

La ofrenda de paz en conmemoración del aniversario de la pérdida de vidas y destrucción ocasionada por la bomba atómica detonada en Nagasaki, consiste de mil grullas de origami hiladas juntas en hileras.

La vicepresidenta compañera Rosario Murillo destacó que la ofrenda fue elaborada personalmente por el embajador nicaragüense.

grullas-japon

Es "una ofrenda de paz que representa la voluntad, el compromiso de fortalecer la paz en nuestro mundo, en nuestro planeta, una ofrenda de paz del gobierno y pueblo de Nicaragua al conmemorar el aniversario de la destrucción, de la muerte ocasionada por la bomba atómica en Nagasaki", dijo.

"Eso es lo que representó nuestra ofrenda, la esperanza de la sanación desde el amor, desde la fe, de los valores humanos, en los mejores ideales", añadió la vicepresidenta.

Las mil grullas de origami se convirtieron en símbolo de paz en Japón, debido a la historia de Sadako Sasaki (1943-1955), una pequeña niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad (leucemia), producida por la radiación de la bomba atómica construyendo mil grullas de origami. También se ofreció al alcalde un dibujo simbólico hecho por un famoso maestro de la caligrafía japonesa con las palabras “Por la Paz Mundial” con simbolismos de paz en la cultura del país nipón.

El alcalde de Nagasaki, dijo sentirse sumamente conmovido por la ofrenda de paz de Nicaragua ya que expresa un entendimiento profundo de su cultura y está lleno de simbolismos de paz. Expresó que es la primera vez que un embajador de un país personalmente elabora y le entrega mil grullas de origami las cuales tienen un significado muy especial por su complejidad de elaboración; recalcó también que muy raramente ha visto mil grullas de origami tan pequeñas lo cual le da un significado aún mayor, por su difícil elaboración versus las versiones mucho más grandes que generalmente se ofrendan. El alcalde también mencionó que considera a Nicaragua como un gran aliado en la misión por la paz mundial ya que somos el único país con todos nuestros alcaldes inscritos en el programa de paz mundial, llamado alcaldes por la paz.

Nuestro embajador reiteró al alcalde de Nagasaki, el deseo de paz mundial de nuestro comandante el presidente Daniel Ortega y nuestra vicepresidenta la compañera Rosario Murillo.

Finalmente, explicó que cada una de las mil grullas de origami lleva el deseo de paz de cada uno de los nicaragüenses. Espero este acto ayude a recordar a las víctimas de esta gran tragedia, ya que si olvidamos a las víctimas se repetirán los errores del pasado, así se expresó el compañero Rodrigo Coronel.