En un vuelo fletado por las autoridades migratorias de los Estados Unidos, arribaron este miércoles a Nicaragua 93 ciudadanos nicaragüenses deportados por esa nación.

Los 89 varones y 4 mujeres fueron recibidos en la terminal aérea por representantes de la Policía Nacional y de los ministerios de Salud y de la Familia, quienes les dieron la bienvenida a nombre del presidente Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo.

A cada uno de los deportados se le hizo un examen médico rápido con una pistola térmica para determinar si alguno venía con temperatura fuera de lo normal.

A los ciudadanos que padecen enfermedades crónicas como la diabetes se les informó que a partir de mañana pueden presentarse en los centros de salud más cercanos a su residencia donde recibirán los medicamentos completamente gratis.

deportados-nicaraguenses

Además de recibir sus respectivos enseres que trajeron en el vuelo número N313XA, las autoridades nicaragüenses les proporcionaron dos unidades de autobuses que los llevaron a las terminales de buses interurbanos para los que viven en los departamentos del país.

El ciudadano deportado Gerardo Jirón agradeció el saludo de recibimiento que les envió el presidente Daniel Ortega y la compañera vicepresidenta Rosario Murillo y agregó que la odisea que le tocó vivir en Estados Unidos “no se la recomiendo a nadie”.

José Ramón Centeno, de Jinotega, dijo que se sentía feliz de estar nuevamente en su tierra y precisó que no logró conseguir en los Estados Unidos “lo que llegué buscando”.

Pasó cinco meses presos en Estados Unidos

Rudy Rodríguez solamente llegó a Estados Unidos a caer preso “y no puede cruzar (la frontera) y cumplir el sueño americano, pero ya estoy de regreso en mi país a seguir luchando”.