Aún es incomprensible como se puede llenar un cerebro de odio a base de mentiras.

Aunque analistas mundiales explican que la creación de falsos escenarios y sucesos al mejor estilo fantasioso pueden torcer las ideas, lo que no se logra aún comprender es cómo gente de "buena preparación", de mediana y poca enseñanza, haya podido subvertir sus actuaciones atacando a quien pensaba diferente, ofendiendo, descalificando, humillando, pero, sobre todo, pecando y tirando a la basura las enseñanzas del "No matarás", creando mentes zanguaceras ansiosas de venganza cruel y despiadada.

Hubo actuaciones carroñeras, fue triste ver personas cercanas y lejanas que fueron rociadas como con "agua de zopilotes", rondando, acechando y deseando la muerte atroz de sus fantasiosos enemigos.

El país se llama Nicaragua, sitio donde la saña de un plan macabro de intentona de golpe de Estado exprimió lo más bajo y ruin de los que fueron llevados a una sinrazón, a la perdida de la razón, que ni familia ni amistades ni vecindades quedaron exentas de iracundos mensajes y amenazas "Made in USA", donde la izquierda, el sandinismo y la reconciliación fueron intentados echar al fuego.

Qué pena. Qué vergüenza. Todo tuvo una continuidad de planes ya en proceso, un aprovechamiento de temas sensibles, los que, sin mediar ayuda, fueron la excusa y pretexto exactos para derrocar un gobierno legítimo e imponer uno -bajo órdenes en inglés- transferidas a traidores a la Patria, a la soberanía. Títeres que, como todos, quedan sin cabeza. Peleles desechables.

Sus caras salieron, los carroñeros aparecieron, desisten a perder, pero siguen con la cizaña, la misma cizaña diabólica de las campanas templarias, intentando verter todo el lastre destrucción y vergüenza.

No respetaron Patria, ni bandera, ni leyes, ni autoridad, ni vidas. Deben rendir cuenta de tantos muertos, heridos, disturbios, destrucciones, así como deberán responder a la historia y a Dios por toda su ignominia.

Ellos (los golpistas) los mataron y los llevarán como remordimientos en sus conciencias.

"Los traidores y cobardes serán referencias de una vieja historia...", dice una épica canción, que de letra y mano de un traidor será ejemplo de cómo se vende un malhechor.

Al ser derrotado el intento de golpe, salió una expresión sin duda de victoria: ¡No pudieron, ni podrán! Ahora a reconstruir la paz, la economía, la confianza y la nicaraguanidad.