El barrio Adolfo Reyes se llenó de fiesta al entregarle la Alcaldía de Managua y la embajada de China‑Taiwán una vivienda digna a la señora María Lucrecia Urbina Guzmán, quien a sus noventa años hizo sueño realidad.

Doña Lucrecia tiene más de cincuenta años viviendo en este barrio de Managua y durante su vida se ha dedicado a vender tortillas, cuajadas y frijoles cocidos.

"Me siento bien gracias al Señor que sin él no tendría esta vivienda y gracias al comandante Daniel y a la compañera Rosario y a los de otro país porque ya no me voy a mojar a como me había pasado en otros años", nos comentó Lucrecia.

"Mi casita era vieja, de tabla, toda ahumada, contilosa, pero ahora dormiré más segura con mis dos hijos en mi casa bien bonita", contó.

La alcaldesa de Managua, Reyna Rueda, expresó que le han entregado una vivienda segura y bonita.

"Para el equipo de trabajo da mucha satisfacción ver el cambio en la vida de la familia. En este caso doña Lucrecia con noventa años prácticamente es fundadora de este barrio", comentó.

"Nosotros nos sentimos motivados y comprometidos acompañar a las familias en las diferentes aspiraciones que tienen para ir mejorando sus condiciones de vida", aseguró Rueda.

Por su parte, el embajador de China-Taiwán, manifestó que para ellos es un gozó acompañar y apoyar a las familias humildes de Nicaragua.

"Acabo de ver la foto de la casa anterior y da una tristeza ver como estaba, pero también es una alegría ver la construida por la Alcaldía de Managua. La protagonista es una emprendedora y siempre han recibido apoyo del gobierno", dijo el embajador.