Como parte del reconocimiento de los organismos internacionales al liderazgo alcanzado por nuestro país en el fortalecimiento de nuestras capacidades frente a eventuales fenómenos naturales, Nicaragua es el país anfitrión de la Vigésima Octava Reunión del Grupo Intergubernamental de Coordinadores del Sistema de Alerta y Mitigación de Tsunamis en el Pacífico, que es apoyado por la Unesco y por el Centro de Alerta de Tsunami para América Central (Catac).

En este encuentro participan 70 especialistas de 22 naciones ubicadas en la cuenca del Pacífico, como Australia, Canadá, Estados Unidos, México, Japón, China, Congo y otras naciones latinoamericanas que tienen costas en el Océano Pacifico.

Parte de los objetivos de esta reunión es la homologación de las normas o sistemas de monitoreo de alerta temprana para tsunamis, fortalecer el intercambio tecnológico y científico, evaluar la eficacia de los simulacros virtuales y la preparación a las poblaciones ante la ocurrencia de este tipo de fenómenos.

TE SUNAMI
En este encuentro participan 70 especialistas de 22 naciones ubicadas en la cuenca del Pacífico.

El codirector de Ineter, compañero Vladimir Gutiérrez, manifestó que Nicaragua, gracias a la preocupación del Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta compañera Rosario Murillo, ha dotado, actualizado y modernizado el sistema de alerta ante tsunami, lo que ha sido reconocido por las entidades internacionales y las naciones del mundo.

“Para nuestro Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, el tema de las amenazas naturales, de los riesgos socio naturales y en particular los terremotos, los tsunamis, es un tema muy relevante y nos mandata a instituciones como el Ineter y Sinapred a mantener un constante fortalecimiento en esta temática y en ese contexto estamos alojando esta importante reunión y tenemos la participación de distintos países”, indicó Gutiérrez.

JAPON
Asesor científico del Catac, doctor Nobuo Furukawa.

Esther Kuisch Laroche, representante de la Unesco para América Central, manifestó que desde hace varios años viene trabajando la temática de alerta ante tsunami con las autoridades de cada país, para capacitar a la población a poder enfrentar este tipo de fenómeno con el interés de protección a la vida.

Hemos hecho varios simulacros y ahora la idea es certificar algunas comunidades como localidades que están preparadas. Esto es parte de un gran proyecto para Centroamérica y lo estamos implementando con varios países con el apoyo de la Comisión Europea. Esto es seguimiento de otro proyecto que tuvimos entre el 2015-2017, es un trabajo continuo y no se puede pretender que con un ejercicio ya todo el mundo sabe qué hacer, es algo que debemos continuar”, valoró Kuisch.

Aplaudió que los gobiernos de la región y particularmente Nicaragua mantengan un esfuerzo permanente para proteger la vida de las comunidades ante la ocurrencia de fenómenos como terremotos o tsunami.

NICARAGUA
El Catac es un organismo especializado y es financiado por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

“Proteger la vida es importante y fundamental, es algo que todos los países debieran de hacer, porque esa es la clave, para salvar vida la gente tiene que estar preparada y eso algo que tenemos que continuar haciendo porque no es suficiente hacerlo una vez, es algo que debe ser parte de un modo de vida”, sostuvo la representante de Unesco.

El asesor científico del Catac, doctor Nobuo Furukawa, indicó que Japón por medio de la organización que dirige, está apoyando los esfuerzos de cada país para proteger la vida ante la ocurrencia de los tsunamis.

“En Japón hemos tenido muchas experiencias con tsunamis y desastres relacionados con terremotos, entonces en cada desastre nosotros mejoramos como prevenir y mitigar desastres. Por ejemplo, nosotros emitimos alerta de tsunamis después de la ocurrencia de terremoto inmediatamente y esas experiencias o cada mejora en nuestro país, la queremos compartir con ustedes para que mejoren sistema de alerta de tsunami”, declaró Furukawa.

El Catac es un organismo especializado y es financiado por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA). Este encuentro se realiza entre los días 2 y 5 de marzo en el hotel Montelimar en San Rafael del Sur e incluye trabajo de campo en las comunidades costeras.