El presidente de la Asociación de Transportistas Nicaragüenses (ATN), Marvin Altamirano, informó al pueblo nicaragüense y a los trabajadores del servicio de carga pesada, la situación que actualmente enfrenta el sector con sus homólogos de Costa Rica, quienes pretenden entorpecer el ingreso de los transportistas nicaragüenses a su frontera.

En Costa Rica se ha hecho una odisea para poder transportar y poco a poco han ido desplazando a algunos transportistas nicaragüenses los transportistas de Costa Rica, he incluso hasta llegar algunos transportistas en Nicaragua en decir que no van a trabajar a Costa Rica por los problemas que se dan en la frontera de Costa Rica", expresó.

Otros de los mecanismos implementados por Costa Rica para impedir el ingreso del transporte de carga procedente de nuestro país es el establecimiento de tarifas alteradas, como el pago de un seguro para obtener un certificado de exportación temporal.

Hoy Nicaragua le pone un cobro de 50 dólares por el registro de importación temporal, que es la medida recíproca, pero no significa que Costa Rica no nos está cobrando, sino que siempre están haciéndonos cosas indebidas con el propósito de que nosotros no entremos. Además indicó el pago obligatorio de seguro "te obligan a que si no pagas el seguro para lograr entrar a Costa Rica no te dan el certificado de importación temporal, ese registro en Costa Rica ese seguro cuesta 42 dólares y dice que es por tres meses, pero cuando un camión ingresa con 20 o 25 días que tiene el seguro lo obligan a pagar otro seguro porque no le permiten y no le dan el certifcado de importación temporal porque no le cubre con 25 días los 30 días que ellos dan para estar en Costa Rica, es decir que nos cobran de dos formas", dijo.

Afirmó que lo que se está haciendo en este momento es aplicar medidas recíprocas.

"Nosotros sabíamos que una vez que se aplicaran medidas recíprocas los ticos iban a reclamar y por eso es que tienen cerrada la frontera para que no ingresemos ahora los nicaragüenses a Costa Rica", sostuvo al informar que en este momento Peñas Blancas está cerrado para los transportistas nicaragüenses.

Ellos mismos han establecido estos cobros para impedir de alguna manera que nosotros no estemos yendo a trabajar a Costa Rica, el cobro por el permiso internacional de tránsito en Costa Rica cuesta 34 dólares, por ello, Nicaragua cobra 35 dólares como una medida recíproca, estamos de acuerdo que la única forma en la que el gobierno de Nicaragua acepte suspender la medida, sea siempre y cuando Costa Rica acepte suspender los cobros que nos realizan”, manifestó.

Altamirano señaló que Costa Rica aduce que las medidas corresponden a las leyes nacionales, lo que para el transportista es irracional, tomando en cuenta la participación de ese país en la firma de convenios regionales.

No puede ser posible esta posición, todos somos centroamericanos y todos debemos de trabajar en igualdad de condiciones”, subrayó.