Familias capitalinas departieron este domingo en la sorbetería La Hormiga de Oro, como parte de un programa diseñado por el Ministerio de la Economía Familiar (Mefcca), que tiene la finalidad de llevarle esparcimiento a las familias.

La actividad incluyó la participación de payasitos, pinta caritas, globoflexia y diversas dinámicas para los infantes y los padres de familia, que contaron las anécdotas más divertidas de su infancia.

Desde la dirección de pequeños negocios del Mefcca se viene impulsando una serie de actividades en las diferentes casas temáticas los fines de semanas.

Entre los lugares donde actividades similares se han llevado a cabo, está la Casona del Café, la Casa del Maíz, el parque Nacional de Ferias y este domingo correspondió a la Hormiga de Oro.

HORMIGA1

La primera actividad la abrió un payasito, quien llevó a cabo varias dinámicas con los niños, entre ellas bailes y concursos.

La primera niña que recibió un juguete por su participación en un concurso de baile, con un sombrero fue Greshel Hernández, de 5 años de edad.

Posteriormente el payasito llevó a cabo otra actividad. El concurso consistió en que cada padre debía bailar con sus pequeños hijos.

La señora Gred Mejía quien llegó con su pequeña hija a degustar un sorbete dijo que se sintió a gusto en el lugar, al tiempo que calificó de importante el tipo de actividades que promueve el Ministerio de la Economía Familiar.

HORMIGA1

Don Gabriel Gaitán, dijo que no logró conocer la Hormiga de Oro original, la que destruyó el terremoto del 22 de diciembre de 1972, pero “me han contado que fue un lugar muy bonito”.

La sorbetería original fue una referencia de la vieja Managua, ubicada entre los barrios San Sebastián y San Antonio, sobre la calle Momotombo.

La Hormiga de Oro fue fundada en 1937 por doña Lucila Miranda Orozco y hasta que sucumbió durante el terremoto de 1972 deleitó a los managuas con helados de ciruela, cocoa, albaricoque, entre otros, que durante años fueron hechos de forma manual.

También se vendían bebidas y entre las más demandadas estaban la semilla de jícaro y el fresco de granadilla.

HORMIGA1

Padres de familia se divirtieron

La madre de familia Valeska Rodríguez resaltò: "estamos pasando una tarde alegre en la Hormiga de Oro disfrutando con los niños y me parece muy bien este tipo de actividades que organiza el Mefcca con los niños y padres de familia”.

Verónica Mejía dijo que la actividad que presenció en la sorbetería fue muy bonita “porque así los niños y sus padres se divierten". Recordó que una de sus hijas partiticipó en una dinámica sobre un cambio de sombrero y después en el baile de padres e hijos.

El niño Oscar René Silva Meneses confesó que la pasó bien en la sorbetería porque se pintó la cara (pinta carita) y le dieron un globo, “por lo que he pasado muy bien en la Hormiga de Oro y cada vez que vengo me divierto mucho”,dijo.

 

HORMIGA1

HORMIGA1

HORMIGA1

HORMIGA1

HORMIGA1

HORMIGA1

HORMIGA1