La legendaria Comandante Doris Tijerino, guerrillera histórica y primera mujer jefa de la Policía Nacional, destacó este martes que las mujeres nicaragüenses se ganaron un lugar en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), a base de una participación destacada en la lucha de liberación y en la construcción de una nueva sociedad.

Tijerino evaluó como positivos los esfuerzos del Gobierno Sandinista por abrir espacios de participación en las estructuras gubernamentales y políticas con la Ley del 50-50 y también resaltó los programas emblemáticos que benefician a las mujeres y las hacen protagonistas de su desarrollo.

Recordó que eran pocas mujeres cuando el Frente inicio su lucha, pero acotó que siempre hubo mujeres en alguna actividad, incluso alrededor  del surgimiento de Frente Sandinista.

Tomás era muy ocurrente, una vez le pregunté por qué cuando el Frente hizo un trabajo a lo interno de la Juventud Socialista, hablaron con todos menos conmigo. Él dijo, bueno es que el problema es que era una época cochona. Realmente lo que quiso decir es una época machista, más que ahora, por supuesto, entonces consideraron que no les importaba agarrar mujeres, porque iban a una guerra, porque estaban preparando una organización político militar y entonces las mujeres no contaban y me dejaron en la Juventud Socialista”, dijo.

Pero después regresé y me les metí. Aquí estoy desde el 65, por ahí. Pero sí eran poquísimas las que se incorporaron después del 63, obviamente. Luz Daniela Talavera, doña Aurora Núñez, son los primeros nombres que a mí me surgen, posterior ya comenzó a crecer la membresía sandinista”, precisó.

Comentó que esa “era una concepción errada de la guerra, era una concepción estrictamente militar y consideraban que la mujer no estaba para eso después las mujeres mismas demostramos que sí estábamos para eso”, añadió.

“Quiero decirte que Tomás Borge siempre decía que él consideraba que la mujer era mejor que el hombre”, apuntó la Comandante Doris Tijerino.

Y (Tomás) explicaba que no traicionaban, éramos leales, éramos decididas probablemente porque para incorporarnos a una organización como la del Frente Sandinista teníamos que resolver un montón de problemas, con la sociedad, con la familia, no era bien visto aquí que las mujeres intervinieran en política por cuenta propia, como popularmente se puede decir porque generalmente aquí las mujeres iban a los partidos donde el marido militaba”, dijo.

Todo eso era en plan de acompañarlo, la tomaban en la foto, “pero no decidían y es hasta que el Frente Sandinista surge es en donde las mujeres nos incorporamos independientemente de la familia, independientemente de los maridos, de los hermanos, y participábamos en el Frente en condición de militantes”, explicó.

Conchita Alday 

Relató que una vez reclamó porque no la mencionaron en una proclama, pero si se referían a una persona denominada Conchita Alday.

“Yo pregunté quien es Conchita Alday y el comandante Carlos Fonseca me relató quién era”, dijo.

Recordó que cada vez que está en una situación de crisis o complicada entiende el porqué le puso Conchita Alday.

Era una mujer de occidente esposa o compañera de vida de un general, que le llamaban General Cabuya, de occidente. Estábamos ocupados por los marines y lo llegan a buscar a su casa, la encontraron a ella embarazada, la asesinaron y con una bayoneta le sacaron al bebé del vientre. Entonces cada vez que tengo complicaciones en mi vida, entiendo por qué Carlos me puso Conchita Alday”, resaltó.

Creo que me estaba diciendo que debía tener la entereza de esa mujer, que en esas circunstancias no entregó al marido”, prosiguió.

Señaló que después de concluir la etapa de acumulación de fuerzas que se da entre 70, 72, hasta el 74 que se rompe el silencio, “ya la cantidad de mujeres no se puede ya contabilizar, ya no solo era en las organizaciones de masas, en las movilizaciones, sino también en las estructuras militares del Frente Sandinista y en actividades políticas”.

Las colaboradoras históricas

También se refirió a las colaboradoras históricas que eran mujeres y hombres que arriesgaban la vida, igualmente. “Imaginate que las personas que nos acompañaban como legales, nosotros decíamos las coberturas o manto de las casas, arriesgaban sus vidas y muchas murieron”.

Expresó que es un mérito trabajar con la Asociación de Colaboradores históricos de la Guerrilla del FSLN, compuesta por colaboradores, excombatientes y militantes, algunos con la Orden Carlos Fonseca y muy integrados a la guerrilla

Creo que siempre Carlos Fonseca fue nuestro principal colaborador. Porque había la tendencia a veces que cuando había una compañera que era llevada a la clandestinidad, o estaba en una casa de seguridad, la remitían a las labores domésticas y yo recuerdo que habían muchos compañeros que no estaban de acuerdo con eso y era impulsado por Carlos”, dijo.

Él lo primero que hacía era tratar de exigirnos igual que a los hombres, que los compañeros varones y en las casas de seguridad las tareas se compartían, no siempre los hombres tienen capacidad de hacer todo lo que hace la mujer”.