Medios internacionales informan que los incendios forestales han provocado destrucción en parte del estado australiano de Victoria desde el pasado fin de semana.

Los fuertes vientos y las altas temperaturas han empeorado la situación y los servicios de emergencia aún no controlan las llamas.

Atienden la emergencia más de 2.000 bomberos del estado de Victoria quienes luchan por sofocar los focos activos que han acabado con el ganado, las viviendas, los cultivos y otras pertenencias de los residentes mientras las autoridades han evacuado varias ciudades.

También puedes leer: