La ONG debe renunciar a toda pretensión de ser una fuente imparcial de información sobre derechos humanos en Nicaragua y en la región en su conjunto, dice LOUISE RICHARDS.

Nuestro informe “Descartando la verdad”, deja al descubierto la naturaleza sesgada y parcializada de los informes de Amnistía Internacional sobre Nicaragua.

Como dice el informe de la Campaña de Solidaridad con Nicaragua, Amnistía Internacional tiene una historia de producción de polémicos y desequilibrados informes sobre Nicaragua que comenzaron poco después de que la revolución sandinista derrotó a la dictadura de Somoza en 1979.

El sesgo de la organización ha continuado durante décadas, hasta tal punto que Amnistía ahora debería renunciar a toda pretensión de ser un fuente imparcial de información sobre derechos humanos en Nicaragua y de hecho en la región en su conjunto.

Una mirada rápida a las publicaciones en la cuenta de Twitter del director de Amnistía para las Américas, Erika Guevara-Rosas, muestra que - durante la crisis que envolvió a Nicaragua el año pasado- ella se alió abiertamente con el Oposición, regularmente marcando al virulento grupo de oposición #SOSNicaragua y re-tweeteando informes de Fox News.

Ya en 2016, antes de las elecciones presidenciales de Nicaragua, Guevara-Rosas escribió un artículo en el que contaba a sus lectores cuatro cosas que ellos debían saber.

Una de ellas fue un ataque directo al historial del gobierno sobre mortalidad maternidad -esto en un momento en el que la Organización Panamericana de la Salud, había declarado que la mortalidad materna había sido reducida por más la mitad desde que los sandinistas volvieron al poder en 2007.

En 2017, el Grupo de Acción de la Campaña de Solidaridad con Nicaragua (NSCAG) escribió una respuesta detallada a otro informe de Amnistía “Nicaragua: Peligro: Derechos a la venta”

El informe se basó en gran parte, si no exclusivamente, en el testimonio de un grupo minoritario de activistas opuestos a la propuesta nicaragüense de construcción de un
Canal interoceánico y vinculado con la oposición local de derecha.

Al igual que con los informes posteriores de Amnistía, presentaba una imagen inexacta e irreconocible de Nicaragua.

Comentamos en el momento que Amnistía había vuelto a ser víctima de la agenda de la derecha marginal de Nicaragua y su campaña para desestabilizar al gobierno nicaragüense.

En septiembre del año pasado, en otro intento de demonizar Nicaragua, Amnistía lanzó una campaña de “acción urgente” denunciando la “ola de detenciones de estudiantes y activistas en Nicaragua ", y pidiendo la liberación de los que denominó "prisioneros políticos".

Al hacerlo, Amnistía ignoró completamente el hecho de que aquellos detenidos no fueron víctimas sino perpetradores de delitos violentos, incluidos los secuestros, torturas y asesinatos.

Amnistía ha confiado en gran medida como fuente de gran parte de sus informes en Medios de prensa locales, redes sociales y las llamadas organizaciones de derechos humanos “independientes” nicaragüenses, como el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH).

En un análisis detallado de los informes sesgados y engañosos del CENIDH, el investigador local Enrique Hendrix acusó al CENIDH de tener “El objetivo específico de alimentar las emociones de las personas para crear discordia y deslegitimación del gobierno".

En todos sus informes, atribuyendo todas las violaciones de derechos humanos a la Gobierno, el CENIDH ignoró constantemente la violencia perpetrada por la oposición.

Esto incluyó crímenes tan horribles como el secuestro, la tortura y asesinato de trabajadores municipales y maestros, eligiendo como blanco a sandinistas en sus casas y la quema de sus propiedades, matando a policías y quemando sus cuerpos en la calle.

Ninguno de estos casos ha sido documentado, y mucho menos investigado, por CENIDH, o incluso por Amnistía Internacional.

Camilo Mejía, un nicaragüense ahora residente en los Estados Unidos, es un ex preso de conciencia de Amnistía Internacional por su postura al rechazar - como un soldado estadounidense - regresar al servicio en la guerra de Irak después de su experiencia amarga inicial de la guerra de Estados Unidos.

En un prólogo a nuestro informe, Mejía señala que Amnistía está ayudando a desestabilizar no solo a Nicaragua sino también a Venezuela.

Ha dicho que "las autoridades de Nicolás Maduro están tratando de utilizar el miedo y el castigo para imponer una estrategia repulsiva de control social contra quienes exigen cambio. “Su gobierno está atacando a las personas más empobrecidas que alega defender, pero en cambio los asesina, detiene y amenaza."

Estados Unidos ahora tiene sus ojos "firmemente" puestos en cambios de régimen, primero en Venezuela, luego en Cuba y Nicaragua.

Solo la semana pasada, el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, declaró que “los días de Ortega están contados” y el secretario de Estado Mike Pompeo ha prometido que los Estados Unidos tienen la intención de "ayudar a la gente de Nicaragua para resistir a los regímenes no democráticos en sus países ".

Lo que sucedió en Nicaragua el año pasado fue sin duda un intento de golpe de estado inspirado por Estados Unidos, algo que Amnistía también niega.

Aunque el intento fracasó, está claro que la presión de los EE.UU. y la oposición de derecha por el cambio de régimen continuará.

Es de esperar que la renovada convocatoria del presidente Daniel Ortega para un diálogo tendrá éxito. Para la gran mayoría de los nicaragüenses, el deseo es que la vida vuelva a la normalidad y que la paz y la estabilidad sea restaurada.

En un momento en que Amnistía Internacional debería apoyar tales movimientos, en lugar de ello, alimenta las condiciones del conflicto y proporciona su ayuda a aquellos que apoyan la intervención de los Estados Unidos y el derrocamiento. de los gobiernos elegidos democráticamente.

Al hacerlo, una organización que pretende defender a los derechos humanos, de hecho, está pisoteando los derechos humanos y la dignidad de millones de personas que solo quieren vivir en paz. Seguramente es hora que Amnistía ponga su casa en orden.

Tomado de: morningstaronline.co.uk